Rafael Torres, presidente

Confecomerç CV: “Los ayuntamientos deben ayudar con vendas para taponar la herida”

La confederación envía un SOS a los consistorios a través de la FVMP para que doten de liquidez al comercio y lo exoneren del pago de impuestos locales

Archivado en: 

Rafael Torres, presidente de Confecomerç CV. | Imagen: E3

“Pedimos a los ayuntamientos medidas que generen liquidez y lo pueden hacer a través de ayudas directas y exonerando o suprimiendo un porcentaje de todos esos impuestos que dependen del Gobierno local”, ha subrayado Rafael Torres, presidente de Confecomerç CV. Una necesidad que le ha trasladado a la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP), a la que le pide que inste a los ayuntamientos a habilitar líneas urgentes de ayudas directas para el pequeño comercio, con el fin de poder paliar los efectos que esta crisis sanitaria está provocando en el pequeño comercio de la autonomía.

Torres adelanta que está viendo que hay mucha improvisación en las medidas que se están tomando por parte de los ayuntamientos. Por ello, “estamos intentando coordinar con la FVMP alguna reunión para coordinar cierto tipo de acciones encaminadas al tejido empresarial porque el comercio urbano de proximidad es fundamental para la economía de todos los pueblos y ciudades de la Comunitat Valenciana, que vertebra, que genera empleo estable y es al que hay que sostener y al que hay que ayudar porque estamos ante una emergencia”.

En concreto, ha indicado Torres, “queremos enviar un SOS a los ayuntamientos a través de la FVMP para que se pongan en contacto con las asociaciones de comerciantes y doten de liquidez al sector, más allá de las líneas de financiación que está posibilitando la Generalitat a través del IVF ya que, al final, se trata de endeudamiento, una opción a la que recurrirá el que pueda y el que tenga capacidad. Probablemente, aquellos comercios que tengan una capacidad crediciticia muy baja no podrán acceder a las ayudas del ICO y si lo hacen será a unos tipos de interés más altos, con lo cual, tampoco les va ayudar demasiado”, ha concretado.

Rafa Torres también pide a los gobiernos locales que “tengan imaginación y que liberen partidas”. Y pone como ejemplo aquellas que tienen los ayuntamientos destinadas a inversión y que, “teniendo en cuenta que parte del presupuesto se  queda sin ejecutar, se trata de un montón de millones que se pierden”.

En esta línea, reclama que se establezcan los mecanismos legales necesarios para que se liberen determinadas partidas sin ejecutar y que por tanto se van a perder. “En una situación de emergencia como la que estamos necesitamos esos recursos para ayudar tanto a la sociedad como a todo el colectivo empresarial afectado en los distintos municipios por la crisis sanitaria”. ha aclarado.

Torres también les ha pedido a los gobernantes que vayan por delante del problema y que  se aumente la cuantía de las ayudas para que estas lleguen a todos y se dejen de poner  “tiritas para contener una hemorragia”.

Por otro lado, además de que las cantidades que destinan los ayuntamientos son escasas, Rafa Torres ha mostrado su preocupación porque las ayudas  “van a tardar en llegar entre tres y seis meses ya que los procedimientos administrativos no se están acelerando y ya será tarde”.

El presidente de Confecomerç CV se ha atrevido también a pedirles que se bajen el sueldo en el Ayuntamiento de València, teniendo en cuenta que su masa salarial supera los 300 millones. “La subida de masa salarial aprobada en los presupuestos de 2020 era de 30 millones, a esta cantidad se puede sumar la subida de impuestos contemplada para este año y que asciende a 29 millones de euros. Esta cifra se podría liberar por solidaridad y repartirse entre todos. Estamos viendo como las empresas privadas se están volcando para fabricar material sanitario. ¿Por qué no se pueden tocar determinadas partidas? Liberar estos recursos no iría en contra del déficit”, ha incidido.

Por ello, Torres ha pedido que el dinero “llegue  mañana porque nuestros ingresos se han reducido desde un 50% a un 100%. Con lo cual, los ayuntamientos nos tienen que ayudar no con tiritas, sino con vendas para que la hemorragia se pare”.

El presidente de Confecomerç CV ha destacado también que los ayuntamientos, que son las entidades más saneadas de todo el país, conocen a sus comercios, a sus pymes, “se trata de una política próxima y de calle. Por ello, deben cuidar a sus comercios porque sino caerá la actividad, el empleo y por tanto la recaudación”.

Torres ha adelantado también que entre un 70 o 75% de los comercios en la Comunitat Valènciana se ha visto afectado por el cierre y “su facturación anual puede caer entre un 1o y un 15% si se pasa un mínimo de dos meses sin facturar  y eso pensando que se recupere la demanda a gran velocidad y que no va a ser así, será muy poco a poco y no sabemos cuál puede ser el daño económico”, ha recalcado.

 

Suscríbete a nuestra newsletter