Entrevista a Pablo Rodríguez-Gimeno

“Los fondos consolidan empresas más fuertes”

El director general de Romar Global Care explica los proyectos de esta empresa líder español en el envasado de aerosoles

El director general, Pablo Rodríguez-Gimeno. | Foto: Vicente A. Jiménez

La entrada del fondo GPF Capital en 2019 ha permitido la fusión de dos compañías relevantes en la fabricación y envasado de productos de higiene personal y cosmética, así como del cuidado del hogar: la valenciana Quimi Romar –fundada por la familia Martínez en 1968 y propiedad desde 2012 de la también firma de private equity Realza Capital– y Envasado Xiomara –con plantas industriales en Toledo y Madrid–. Romar Global Care es el resultado de esta operación que ha dado lugar al líder español en el envasado de aerosoles y un actor principal en cremas y líquidos para el cuidado personal y del hogar.

En el año 2012, Quimi Romar dejó de ser propiamente una empresa familiar al ser comprada en su mayoría por el fondo Realza Capital. Tanto Javier como José Martínez, hijos del fundador de la compañía, Abel Martínez, claves en la historia de la firma, permanecieron en el equipo como accionistas minoritarios.

Los años 2015-2016 fueron “muy complicados” y la compañía apostó por un necesario “cambio de rumbo”: se actualizó con un “equipo de operaciones muy potente” y con un nuevo director general que, con una mentalidad renovada, supieron dar un nuevo impulso a la compañía nacida en 1968. A raíz de ese giro significativo, entre 2017 y 2019 los indicadores de la compañía fueron otros: “se logró darle la vuelta, lo que nos llevó a visualizar la idoneidad de la operación”, explica su actual director general, Pablo Rodríguez-Gimeno.

Economía 3 se acerca a este empresario de origen madrileño que, tras medio año al frente de la gestión, está sabiendo adaptar y liderar con éxito la transición hacia el grupo Romar Global Care, que en estos momentos ya cuenta con unos 380 empleados y cerró 2019 con una cifra de negocio agregada de 85,5 millones de euros.

– Abogado de formación, aterrizaste en el sector hace casi dos décadas en Envasado Xiomara (Toledo)…
– Sí, es la compañía que fundó mi suegro, José Luis Labiaga, hace más de 40 años, con la experiencia que había adquirido en México donde fundó su primera empresa en los años 50. La vendió en los 70 cuando se trasladó a España y replicó el modelo aquí. Hoy aquella firma sigue siendo una de las líderes mexicanas en productos capilares.
En 2009, varios socios le compramos la compañía a José Luis, yo era el único familiar. Desde entonces impulsamos su crecimiento y la oferta de productos. Por el camino, en 2012 Xiomara compró un competidor directo, Aerosoles Preval (Madrid) y dos años después fundó Food Aerosols Spain, para el envasado de producto alimentario.
Hasta la operación de 2019, tres socios permanecimos en el accionariado Pablo Gaya, Francisco Collado y yo.

– ¿Cómo visteis la oportunidad de integrar a Quimi Romar?
– En una visita a Valencia en la que estábamos estudiando fórmulas de colaboración. Comprendimos que las sinergias entre ambas empresas eran muy significativas. Barajamos la posibilidad de ir solos a la operación, pero la tuvimos que descartar porque no era posible que el pez pequeño se comiera al grande solo –y es que Xiomara era casi tres veces más pequeña que Romar–. Veíamos muy claro el interés de la operación, la lógica, pero no teníamos tan claro nuestro encaje. Por lo que empezamos a buscar compañeros de viaje en los fondos.


Puedes leer la entrevista completa en REVISTA Economía 3

Suscríbete  o disfruta de la promoción especial #desdecasa

Suscríbete a nuestra newsletter