Las administraciones instan a los ayuntamientos a colaborar

Consell y Diputación quieren tener 10.000 viviendas públicas en Castellón en 10 años

La Conselleria de Vivienda habilitará subvenciones para restaurar o acondicionar las viviendas cerradas en municipios del interior para atajar la despoblación

Martínez Dalmau (segundo derecha) flanqueado por Martí (primero) y Perez.

Disponer de un parque público de 10.000 viviendas en 2030 es el objetivo que se han fijado hoy el conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática y el presidente de la Diputación de Castelló, Rubén Martínez Dalmau y José Martí, respectivamente, en la reuníón mantenida en la sede de la institución provincial. Se pretende frenar la despoblación que afecta a los municipios del interior provincial.

La reunión de trabajo acabó en más acuerdos comunes como el de partir de un diagnóstico lo más preciso posible sobre la situación de la vivienda en la provincia, a fin de impulsar una política de recuperación de esas viviendas que están cerradas o abandonadas en los pueblos para ofertarlas a personas interesadas o necesitadas de tener alojamiento. De ahí que los ayuntamientos van a jugar un papel destacado.

Los objetivos fijados en el Plan Habitat es alcanzar las 35.000 viviendas públicas en la Comunitat Valenciana en una década. Actualmente hay 13.000, de las Castellón registra 5.000.

Martí ha destacado que “para nosotros es esencial que los pueblos de interior tengan viviendas en condiciones para mantener a los vecinos y, sobre todo, para que vengan familias a vivir”, de ahí que deje patente que “vamos a hacer todo lo necesario para colaborar, en la medida de nuestras posibilidades, con la Generalitat, desde donde se anima a que los municipios amplíen su parque de vivienda pública y a conseguir que los propietarios rehabiliten casas, las pongan en el mercado y activen alquileres en buenas condiciones”.

Martínez Dalmau aludió a las líneas de ayudas o subvenciones que impuso su conselleria y anima a la corporación provincial a divulgarlas entre los municipios para que cualquier ciudadano puede optar a esas subvenciones.

El Plan Renhata que concede ayudas para la reforma interior de viviendas, con 3 millones de euros de presupuesto este año es una de esas líneas apuntadas. Así, Martínez Dalmau indicó que su departamento trabaja ya para conseguir que el año próximo este plan de rehabilitación tenga una línea específica para el mundo rural, “porque acondicionar las viviendas es básico para hacer frente a la despoblación”.

En la reunión participaron también eldiputado provincial de Desarrollo Sostenible y Acción contra la Despoblación, Santi Pérez, y los secretarios autonómicos de Arquitectura Bioclimática y Sostenibilidad, Laura Soto, y de Vivienda y Función Social, César Jiménez.

En el encuentro se ha analizado también el estudio sobre la accesibilidad de todos los edificios públicos que quiere impulsar la Generalitat, así como el contacto directo con el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) para conseguir líneas de ayudas que permitan impulsar la promoción de viviendas y apostar, sobre todo, por la sostenibilidad.

Suscríbete a nuestra newsletter