Eva Baró, directora gerente del Departamento de Salud de Torrevieja

“La reversión en La Ribera es un fracaso. No queremos que Torrevieja pase por lo mismo”

La representante de Ribera Salud destaca que el Hospital de Alzira le está costando 50 euros más al año a la Generalitat y, por tanto, al bolsillo de todos los ciudadanos

“La reversión en La Ribera ha sido un auténtico fracaso, cuyas consecuencias están pagando los ciudadanos de esta comarca. No queremos que los vecinos Torrevieja y su área pasen por lo mismo”, revela Eva Baró, directora gerente del Departamento de Salud de Torrevieja sobre el fin de la concesión en ese departamento y la posible reversión y sus consecuencias.

Tal y como recogía ayer Economía 3, el Departamento de Salud de Torrevieja es uno de los más eficientes de la Comunitat Valenciana según revela la auditoría de la Sindicatura de Comptes: tiene tres veces menos lista de espera que la media de los otros departamentos, mejor valoración por parte de pacientes y profesionales y, además, cumple con todos los acuerdos de gestión (comparativa anual que realiza la propia Conselleria de Sanidad para evaluar a todos los hospitales de la Comunitat).  En el ámbito económico, el modelo de gestión  supone un ahorro de 45 millones al año a las arcas públicas. Ante estos datos, recalca Eva Baró, “no nos gustaría que Torrevieja y el área de la Vega Baja perdieran todo esto por culpa de una decisión estrictamente política como es la reversión del departamento a la gestión directa de la Generalitat”.

Para reafirmar sus declaraciones, la directora gerente del Departamento de Salud de Torrevieja recuerda que “ahora sí que tenemos un precedente, con el Hospital de La Ribera, y sabemos, con datos objetivos, cuál ha sido la consecuencia de la reversión. Desde el punto de vista asistencial, las listas de espera se han incrementado, con lo que se está dando un peor servicio a los ciudadanos. Y con respecto a los profesionales, ellos mismos han mostrado su malestar a través de todos los sindicatos que ya han organizado movilizaciones y protestas por lo que han llamado textualmente ‘el maltrato de Sanidad a los trabajadores’”.

Baró destaca también que “en menos de dos años, las listas de espera y el absentismo se ha duplicado en La Ribera, se paga hasta tres veces más por los mismos materiales y medicamentos y, según nuestros cálculos, el Hospital de Alzira en su conjunto ahora le está costando 50 euros más al año al Gobierno valenciano y, por tanto, al bolsillo de todos los ciudadanos”.

Balance de la reducción de la demora asistencial

Por su parte, la Conselleria de Sanidad Universal ha hecho balance sobre la implementación durante 2019 del programa de autoconcierto, orientado a la reducción de la demora asistencial.

En este sentido, hay que destacar que durante 2019, las intervenciones quirúrgicas por autoconcierto se han incrementado un 24%.  En concreto, el año pasado se llevaron a cabo en los hospitales valencianos un total de 26.758 intervenciones dentro del Plan de Autoconcierto frente a las 20.375 intervenciones registradas el año anterior, lo que significa 6.383 intervenciones más que en 2018.

Por especialidades, el 23% de las intervenciones han sido de oftalmología, el 22% de cirugía general, un 18% de cirugía ortopédica y traumatología, un 16% de urología, un 5% de dermatología, un 3% de otorrinolaringología, el 2% de neurocirugía, el 2% de ginecología-obstetricia, el 1% de cirugía vascular, el 1% de cirugía torácica, un 1% de cirugía plástica, un 2% de cirugía pediátrica y un 4% de cirugía maxilofacial.

Para este año 2020, la Conselleria  destinará 16 millones de euros, frente a los 9 millones de euros de 2019 a este programa en los hospitales del sistema público valenciano. Además, el nuevo Plan de Autoconcierto de este año incluirá nuevos procesos relacionados con la reconstrucción de mama tras procesos neoplásicos, así como técnicas intervencionistas para tratamientos del dolor.

Suscríbete a nuestra newsletter