Revista E3 | Living

El Sequé 2017 (DOP Alicante)

Su irrupción en el mercado fue un revulsivo para la DOP alicantina y para el varietal autóctono, que luchaba entonces por recuperar el protagonismo cedido a cepas galas

Archivado en: 

Un monovarietal Monastrell de Pinoso| Foto: V. Escamilla

Que grandes nombres del vino decidan aventurarse en los viñedos de la Comunitat Valenciana es una prueba del patrimonio vitivinícola y potencial que el vino valenciano posee. Un claro ejemplo es El Sequé, un monovarietal Monastrell de Pinoso (DOP Alicante), fruto del empeño del elaborador Juan Carlos López Lacalle (de la conocida bodega Artadi, entonces todavía dentro de la D.O.Ca. Rioja), por ofrecer su interpretación del vino Mediterráneo.

Para ello se hizo, en 1999, junto a Agapito Rico (Bodegas Carchelo, de Jumilla), con los viñedos del paraje de El Sequé, en Pinoso, a 600 metros de altitud y con viñas viejas enraizadas en terrazas de suelo arenoso y fondo arcilloso. Un suelo pobre para otra cosa que no sea la viña.

Su irrupción en el mercado fue un revulsivo para la DOP alicantina y para el varietal autóctono, que luchaba entonces por recuperar el protagonismo cedido a cepas galas. El Sequé 2017 resulta un vino de elegante color granate de capa media, con ribete todavía amoratado y reflejos rubíes brillante. Es glicérico y con cierta densidad.


Conoce todo el contenido:

Suscríbete a nuestra newsletter