Para prevenir la contaminación en aguas de Alicante

Acuerdo para evitar el uso de combustibles con alto contenido de azufre en buques

Autoridad Portuaria, Capitanía Marítima y consignatarios de Alicante se reúnen para reforzar las acciones encaminadas a a ese fin

Archivado en: 

Imagen de la reunión mantenida con las consignatarias |E3

El capitán marítimo de Alicante, Cayetano Pérez, y el director del Puerto de Alicante, Carlos Eleno, han mantenido una reunión este lunes con las empresas consignatarias que desarrollan su actividad en el puerto, al objeto de informarles sobre las medidas que se están tomando con la entrada en vigor de la enmienda de la Regla 14.1 del Anexo VI del llamado convenio MARPOL -Convenio Internacional para prevenir la contaminación por los Buques-.

La citada enmienda entró en vigor el 1 de enero de 2020, con el fin de reducir el contenido de azufre del fueloil utilizado por los buques, estableciendo el máximo en el 0,5 % masa/masa. La última modificación, de enero de 2012, lo situaba en el 3,5 % m/m, por lo que se trata de una “reducción significativa con importantes implicaciones comerciales, técnicas y legales que influirán sin duda en el sector marítimo”, afirman desde la Autoridad Portuaria en un comunicado.

Además, como ha destacado el capitán marítimo, la norma no persigue solo la reducción de los óxidos de azufre que se producen al quemar el combustible sino que también se prohíbe llevarlo a bordo. Por ello, a partir del 1 de marzo de 2020, los barcos que lleguen a puerto transportando fueloil no reglamentario tendrán la obligación de descargarlo y cargar combustible que sí lo sea. Durante este proceso, el buque con combustible pesado tendría que parar toda su operativa y podría enfrentarse a sanciones ejemplares.

El objetivo principal de la reunión ha sido informar a las navieras, a través de los consignatarios, estableciendo medidas preventivas para evitar que lleguen a Alicante los buques con combustibles contaminantes por óxido de azufre, ya que el puerto está integrado en la ciudad y ambas instituciones han afirmado que coinciden en el objetivo de reducir la contaminación de la actividad portuaria a niveles más bajos que los permitidos por la normativa.

Suscríbete a nuestra newsletter