Estará operativa a partir de 2024

La APV aprueba la nueva terminal de pasajeros con el voto a favor de Ribó

El coste de la nueva terminal se estima que será de 20 millones de euros que se repartirán entre la Autoridad Portuaria y la empresa que obtenga la licitación

Imagen de archivo del Puerto de València | E3

El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de València (APV) ha aprobado esta mañana los pliegos para el concurso de licitación de la nueva terminal pública de pasajeros que se situará en el antiguo muelle de la Unión Naval de Levante, perteneciente al Grupo Boluda. El alcalde de València, Joan Ribó, ha dado su visto bueno a la terminal tras incluir en la propuesta diversas medidas de corte medioambiental. “He votado que sí, me parece una propuesta buena y positiva que conjuga con nuestros intereses medioambientales”, ha expuesto Ribó.

En concreto, el alcalde ha solicitado que la valoración medioambiental de los que accedan al concurso de licitación pase del 4 % inicial al 20 %. Además se han incluido otros “requisitos mínimos” como la instalación de placas fotovoltaicas en el techo, algo que realizará el puerto de València; que los edificios de la nueva terminal sean de consumo 0, un plan de residuos y la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos en el aparcamiento.

El presidente de la APV, Aurelio Martínez, ha confirmado a los medios que se han acogido las propuestas de Ribó, unas medidas que “encajan bien” con el plan del puerto de Valéncia, según ha comentado. La nueva terminal de pasajeros, ha señalado Martínez, se estima que costará alrededor de 20 millones de euros y estará operativa a partir de 2024. “Es un momento positivo, en el que después de muchos retrasos, hemos iniciado el proceso de este proyecto emblemático”, ha recalcado el presidente de la APV.

El reparto del coste de la nueva terminal entre el puerto de València y  la empresa que resulte del concurso de licitación no está definido y dependerá del proyecto que se establezca. El concesionario deberá construir dos diques y la propia terminal, pero la APV se encargará de realizar una obra previa cuyo plazo es de dos años. Además, los licitantes tendrán que garantizar un mínimo de tráfico de 150.000 pasajeros.

Actualmente el puerto recibe cerca de 1,1 millones de pasajeros al año y con la nueva terminal podría contar con una capacidad de 2,8 millones. En concreto, la terminal podrá acoger al mismo tiempo dos cruceros (uno de tamaño grande y otro mediano), así como dos ferrys, lo que significa que podrá absorber a 5.000 cruceristas, procedentes en su mayoría, como ha comentado Martínez, de las Islas Baleares, del norte de Argel y de los cruceros.

Tras el inicio del pliego, se abre un periodo de sesenta días para presentar ofertas y en ocho meses el Consejo de Administración seleccionará la que considera más ventajosa. La concesión durará 35 años, ampliables hasta 50, y prestará servicio al pasaje y el transporte RoRo. Además, según el presidente de la APV, respetará los edificios catalogados como históricos de la Cátedra Demetrio Ribes, un conjunto de cinco naves.

Suscríbete a nuestra newsletter