Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Nadia Calviño y Teresa Ribera ascienden a vicepresidentas del Gobierno

Montero repite frente a Hacienda y Yolanda Díaz ocupará la cartera de Trabajo, pero sin competencias en Seguridad Social

Publicado el:
Nadia Calviño y Teresa Ribera ascienden a vicepresidentas del Gobierno

Nadia Calviño y Teresa Ribera serán vicepresidentas en el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez | Archivo E3

La política económica tendrá especial relevancia en el Gobierno de coalición presidido por Pedro Sánchez, que contará con dos vicepresidentas con responsabilidad en esta materia: Nadia Calviño, que coordinará todos los asuntos económicos y la transformación digital, y Teresa Ribera, responsable de Transición Ecológica con competencias en Energía.

Según han avanzado este jueves fuentes de Moncloa, Nadia Calviño, será la vicepresidenta encargada de coordinar los asuntos económicos y además “impulsará el proyecto de digitalización de toda la Administración Pública, comprometido por el nuevo Gobierno”.

Teresa Ribera será la vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, un nombramiento, con el que no solo se cumple el compromiso de Sánchez de dar rango ministerial a esta segunda materia, sino que se va más allá al situarla en una vicepresidencia. Además, añaden las fuentes, tendrá como prioridad desarrollar las políticas con las que se hará frente a los desafíos de la España vaciada.

Los otros nombramientos en el área económica confirmados a lo largo del día corresponden a Mª Jesús Montero, que continuará al frente de Hacienda y añade a sus funciones la portavocía del Gobierno, y el de Yolanda Díaz, que desempeñará la cartera de Trabajo.


Nadia Calviño, la baza de Sánchez para transmitir tranquilidad a los agentes económicos y a Bruselas


La fiabilidad que trasmite Nadia Calviño, avalada por sus años al servicio de la Comisión Europea, le ha valido la promoción a vicepresidenta en un momento en el que el crecimiento se frena y el Gobierno necesita trasmitir credibilidad y confianza a los agentes económicos.

Calviño será la encargada de dar verosimilitud a la política económica de un Gobierno de coalición que despierta más recelos en el ámbito interno que en el exterior. También tendrá que trasmitir a las autoridades europeas que el compromiso de España con la disciplina fiscal sigue intacto, un entorno en el que sabe manejarse, después de doce años de trabajo en la Comisión Europea donde los últimos cuatro (2014-2018) desempeñó el cargo de directora general de Presupuestos.

Si hace unos meses veía “poco productivo” deshacer la reforma laboral, ahora tendrá que manejar un compromiso que se ha vuelto a incluir en el acuerdo de Gobierno PSOE-Podemos y cuyo formato legal tendrá que pasar su filtro como previsible presidenta de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos, trámite previo a la aprobación en Consejo de Ministros.

Licenciada en Económicas y Derecho, pertenece al Cuerpo de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado, desde donde dio el salto al Ministerio de Economía. Antes de dirigir el Presupuesto europeo, Calviño había sido directora general adjunta en materia de servicios financieros en la Dirección General de Mercado Interior y Servicios de la CE (2010-2014) y ocupado este mismo cargo en Fusiones y Defensa de la Competencia, en la Dirección General de Competencia del Ejecutivo comunitario (2006-2010).


Teresa Ribera se hace cargo de los temas energéticos y afrontar el reto de la España vaciada


Teresa Ribera, que repite como ministra para la Transición Ecológica y asciende a vicepresidenta, se ha convertido en una de las caras más reconocibles del Gobierno gracias al compromiso del Ejecutivo en la lucha contra el cambio climático, una apuesta que ha tenido como escaparate más relevante la Cumbre del Clima celebrada en Madrid.

En el ámbito energético, la ministra ha conseguido un acuerdo con las compañías eléctricas para cerrar de forma ordenada el parque nuclear, ha diseñado un plan para hacer frente a los efectos negativos del cierre de las plantas de carbón y ha eliminado el llamado “impuesto al sol”.

También ha logrado que se aprobara la norma que fija la rentabilidad de las instalaciones renovables para el periodo 2020-2025 -que incluye una propuesta para atajar las reclamaciones de los inversores internacionales- y que el Consejo de Ministros acordara el sellado definitivo del almacén de gas Castor.

La nueva vicepresidenta tendrá como tareas la reforma del sistema eléctrico y del mercado mayorista, la modificación de la factura de la luz, el diseño de un nuevo bono social, que incluya también el gas, y la fijación de las normas que regirán las futuras subastas de nueva capacidad renovable.

Administradora civil del Estado, Ribera es licenciada en Derecho. Fue consejera técnica en el gabinete del subsecretario de Medio Ambiente y en 2001, tras la creación de la Oficina Española del Cambio Climático (OECC), se convirtió en responsable de Área de Cumplimiento y Desarrollo de ese organismo.


Montero deberá presentar el nuevo presupuesto y abordar la reforma de la financiación autonómica


Montero ha sido clave en la negociación con Podemos para el acuerdo programático del Gobierno de coalición. Era uno de los nombres que se daban por seguros en el nuevo Ejecutivo, y en los últimos meses ha ganado peso político.

Su nombramiento viene avalado por su habilidad negociadora y su trabajo minucioso. Como portavoz podrá demostrar su carácter pedagógico y tratará de conciliar los puntos de vista de ambos socios de Gobierno, algo que agradecerán en Unidas Podemos, donde se le tiene en alta estima.

Montero asume también la portavocía del Gobierno

Médica de profesión, la ministra se incorporó a la Junta de Andalucía en 2004 de la mano de Manuel Chaves, donde fue consejera de Sanidad y Hacienda con fama de buena negociadora, capaz de sacar adelante varios presupuestos en la región y defender la financiación autonómica ante el entonces ministro Cristóbal Montoro.

Ya al frente del Ministerio de Hacienda ha defendido flexibilizar los objetivos de déficit público, aumentar el gasto social o incrementar la imposición a las grandes empresas con nuevos impuestos a la banca y las tecnológicas.

Ahora, Montero prosigue su labor con la aprobación de un presupuesto propio como primer gran objetivo, al que ella misma suma la reforma de la financiación autonómica.


Yolanda Díaz dirigirá Trabajo, pero sin competencias en Seguridad Social


Yolanda Díaz, una de las voces más combativas por los derechos laborales y en defensa de las pensiones, será la nueva ministra de Trabajo, cargo desde donde tendrá que promover el diálogo con los sindicatos y con una patronal que desconfía de la entrada de Unidas Podemos en el Gobierno.

Su designación, adelantada por fuentes del partido hace unos días y confirmada este jueves por Moncloa, cubre la cuota de la confluencia gallega En Marea con una persona de probada lealtad a Pablo Iglesias.

Yolanda Díaz ocupará la artera de Trabajo, pero sin competencias en Seguridad Social

Abogada y activista feminista, militó en el Partido Comunista y accedió a la coordinadora nacional de Esquerda Unida en Galicia en 2005 para crear posteriormente Alternativa Galega de Esquerda, el germen de En Marea.

Antes de entrar de lleno en la política nacional, Díaz creó un despacho de abogados especializado en temas laborales y tiene experiencia en asuntos de derecho urbanístico y ordenación territorial.  Fue teniente de alcalde en Ferrol, en una breve etapa de cogobierno con el PSOE.

Entró en el Congreso como diputada de En Marea y desde entonces ha ejercido como una de las diputadas más reivindicativas en comisiones como la del Pacto de Toledo.

Su oposición férrea a unas recomendaciones contrarias a Podemos -que defiende la jubilación a los 65 años- le llevó a presentar una batería de votos particulares que frustró un acuerdo casi cerrado en el marco del adelanto electoral del 28 de abril. No obstante, como ministra no tendrá competencias sobre la Seguridad Social, con lo que no dependerá de ella el diseño de una eventual reforma del sistema público de pensiones.

Sin pelos en la lengua, Yolanda Díaz ha apostado por derogar las reformas laborales para que los convenios sectoriales prevalezcan sobre los de empresa y para restablecer la ultraactividad y hacer que un convenio no decaiga cuando llegue a su fin.