¿Y si ganar más no siempre permite comprar más cosas?

Profesor | Edem
www.edem.es
Archivado en: 

Contratado! Después de un montón de entrevistas, dinámicas de grupo y algún que otro test online, la empresa de sus sueños le acaba de comunicar que ha sido seleccionado. Aunque, espere un momento. ¿Por qué le ofrecen más dinero si elige ir a Madrid o Barcelona? ¿Existe algún motivo?

Parece bastante claro. Madrid y Barcelona son ciudades caras. Por tanto, sus sueldos también deberían de ser más altos. La lógica parece buena. La realidad, les anticipo, que no tanto. Pero, ¿qué dicen los números? Vivir en Barcelona resulta un 35,5 % más caro que en el resto de España, siendo de hecho la ciudad más cara del país. Le siguen San Sebastián (+29,9 %) y Madrid (+25,2 %).
Otro dato curioso: siete de las diez capitales con un coste de vida más elevado forman parte del top 10 de localidades con mayores ingresos. Es decir, las ciudades más caras también suelen ser las que cuentan con los salarios más altos. Aunque cuidado. Porque solamente algunas presentan un equilibrio entre ingresos y gastos. Es el caso de ciudades como San Sebastián u Oviedo. Sin embargo, Madrid, Barcelona o València no siguen esta tendencia.

Así que esa lógica que parece tan clara, ahora ya no es tan evidente. Pero, ¿existe alguna ciudad que sea perfecta para vivir? Les seré franco. No. Porque cada uno tiene sus gustos. Sus preferencias. Sin embargo, y discúlpenme, pero a nivel económico, sí. La ciudad perfecta, sí existe.


“¿Existe alguna ciudad que sea perfecta para vivir? Les seré franco. No”


El caso de España es bastante peculiar. Y no, no es por su clima, sino por su prima urbana. O más bien, por la ausencia de la misma. El concepto hace referencia a la brecha existente entre el salario recibido por un trabajador de una gran ciudad y el obtenido por el de una de menor tamaño. En España es del 5 %. En otras palabras: vivir en ciudades como Madrid o Barcelona, no valdría la pena. Al menos económicamente”.

En otros países, en cambio, la situación es radicalmente distinta pues, esta prima suele ser de entre un 20 y un 30 %. Pero, ¿por qué en España no ocurre lo mismo? Principalmente, por tres motivos:

• El primero es porque en España, normalmente, los salarios se negocian a través de convenios nacionales o autonómicos. En otros países como Reino Unido, esta prima sí aparece reflejada en lo que se conoce como la ‘London weighting’.

• El segundo motivo viene dado por nuestro modelo productivo. Supongo que les sonará lo de la economía del turismo y bares. Con profesiones como la de camarero o albañil, no verían multiplicada su productividad por el simple hecho de encontrarse ubicadas dentro de economías de aglomeración.

• El tercer motivo se relaciona con la falta de competencia que existe a la hora de competir por trabajadores. España es una ‘rara avis’ en este aspecto pues, en muchos sectores, solo existe un mercado laboral: Madrid.


Reflexionen: ¿dónde les gustaría vivir? les toca fijarse en los costes económicos y en los personales


¿Sus consecuencias? La existencia de infinidad de personas con un poder adquisitivo comparativamente inferior al de otras por el mero hecho de vivir en una gran ciudad en la que sus ingresos no están equilibrados a sus costes. Por supuesto que habrá excepciones. Sin embargo, para ser fieles a la realidad y a la mayoría, únicamente deberíamos comparar profesiones análogas. Por ejemplo, lo que gana un camarero de Burgos y uno de Madrid. Pero no lo deberíamos comparar con lo que se embolsa un programador informático, porque en esos casos, sí que existiría una prima urbana. Porque aquí se incumplirían los tres motivos. Y porque aquí, la competencia, sería el mundo.

Así que, les pido que reflexionen: ¿dónde les gustaría vivir? Ya saben que deben fijarse en los costes. Los económicos, sí. Pero también deberían hacerlo en los personales. Esos costes tan difíciles de medir. Y usted, ¿qué elige?

Suscríbete a nuestra newsletter