Entrevista a Esther Navarro, cofundadora y directora de Comunicación de Genion

“La industria cultural debe estar en el eje del desarrollo de cualquier ciudad del S. XXI”

El programa Impulsa Cultura Proyecta ha lanzado al mercado 15 proyectos culturales y creativos en 2019, y el día 18 culmina con su Demoday en Las Cigarreras

Equipo director de Impulsa Cultura Proyecta: Elena Gomis, CEO de Glub; Pedro Picatoste, CEO de Gente Comunicación; Esther Navarro, directora de Comunicación de Genion; Rubén Martínez, director de Proyectos de Genion; y Diego Tomás, CEO de Genion. | E3

El programa Impulsa Cultura Proyecta es una incubadora cultural y creativa de Alicante. Es una iniciativa del Ayuntamiento de la ciudad, impulsada a través de la Agencia de Desarrollo Local Económico y Social con la colaboración del Centro Cultural Las Cigarreras y enmarcada dentro de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (Edusi). La segunda edición se culminará el miércoles 18 con la celebración del Demoday en La Caja Negra de Las Cigarreras, donde los 15 proyectos seleccionados se darán a conocer.

Para saber más de este novedoso y -como parece que siempre haya que decir cuando nombramos la palabra cultura- valiente programa formativo para el emprendimiento, nos pusimos en contacto con Esther Navarro, cofundadora y directora de Comunicación de Genion, empresa que gestiona espacios de coworking y lanzaderas de emprendimiento innovador.

-¿Quiénes estáis detrás de esta iniciativa?

-En esta edición de Impulsa Cultura Proyecta estamos tres empresas. Este año se ha unido la empresa Glub, que es un espacio de coworking especializado en gestión de proyectos y Gente Comunicación, una de las agencias más veteranas de la provincia. Las sesiones formativas en dirección de proyectos las coordina Glub, la comunicación e imagen Gente y toda la parte de gestión del grupo emprendedor y community building, consistente en gestar una comunidad cultural, emprendedora y transformadora en la ciudad de Alicante, es la que lleva Genion, con la labor fundamental de crear la comunidad que pueda alojarse en el futuro hub creativo de Las Cigarreras

Este programa nació en 2017. La Agencia de Desarrollo Local de Alicante encargó un estudio sobre los agentes y nodos de emprendimiento cultural de la ciudad. Ese estudio arrojó una serie de preocupaciones, de debilidades y, también, de oportunidades. Una de las cosas que se detectó, aparte del bajo nivel de ingresos de los emprendedores de industrias culturales y creativas, fue la falta de formación en determinadas áreas: gestión de sus propios modelos de negocio, internacionalización, desconocimiento de fórmulas jurídicas para el emprendimiento… De las conclusiones de ese estudio nació el primer Proyecta, que fue de tres meses, entre octubre y diciembre de 2017, gestionado por Genion. Reunió 12 proyectos y se dedicó a la formación, a través de networking y mentorización. La Agencia de Desarrollo Local quedó muy contenta con los resultados obtenidos y preparó una ampliación.

-¿Qué resultados se obtuvieron?

-En la primera edición el objetivo fue totalmente distinto al de la segunda. Se trataba de formar a los participantes, porque uno de los puntos que reveló el Estudio de Agentes y Nodos Culturales fue la desinformación sobre fuentes de financiación. Ese programa, cortito, se orientó hacia el crowdfunding, el micromecenazgo y las formas de financiación alternativa. Entramos en contacto con Verkami, la plataforma de crowdfunding más conocida. Se les capacitó para que, cuando consideren y según el estado de madurez de cada proyecto, presentaran una campaña de crowdfunding, y también para que fueran capaces de trabajar con modelos de negocio ágiles para avanzar en la gestación de sus ideas. Como he dicho, la Agencia quedó muy contenta con el resultado, los alumnos también, pero parecía que faltaba completar ese itinerario. Quisimos ampliar las habilidades, sobre todo en gestión de modelo de negocio y dirección de proyectos, dar un salto de calidad en el aprendizaje. En resumen, el objetivo era directamente la activación de empresas y profesionales de industrias culturales y creativas.

Este año, dependiendo del estado de cada proyecto, a unos se les incuba más y a otros se les acelera, directamente. Se trata de que sean capaces de vivir de eso, de rentabilizar sus proyectos al máximo, y si alguien ve la oportunidad de internacionalización, de ganar en prestigio digital, de aumentar cartera de clientes, se le da más formación en esos aspectos.

cultural

El grupo de emprendedores participantes en la segunda edición de Impulsa Cultura Proyecta. | E3

-Haces hincapié en el desconocimiento para emprender un proyecto cultural. ¿A qué crees que se debe? Quizá en otros sectores productivos no sea igual…

-Gestionamos para lanzaderas en toda la provincia de Alicante con otro tipo de emprendedores que tampoco conocen la manera de trabajar en torno a modelos de negocio. Sí que es verdad que en perfiles profesionales muy creativos es más complicado que la parte de modelo de negocio y de gestión financiera, por ejemplo, la lleven muy bien. No es que esté reñida una cosa con la otra, pero cuando hay un perfil muy creativo no se pude ser bueno en todo. Cuando uno emprende en lo creativo y en lo cultural, que requiere de un talento y de unos esfuerzos extraordinarios, pedirle que también sea bueno en todo lo demás, es pedir demasiado. Por eso para nosotros, la fórmula mágica era la de crear una comunidad en la que se apoyen unos a otros, y que entiendan que trabajar en comunidad es casi la base del éxito, porque uno solo no puede llegar a todo.

-¿Qué es lo que más se aprende en Impulsa Cultura Proyecta?

-Esta edición, el punto clave ha sido el project management. Es una metodología que viene de EEUU, y no hay mucha gente que la conozca a nivel nacional. Contamos con un equipo experto en dirección de proyectos que venía de Glub Center, que ha sido un privilegio absoluto. Estamos certificados en esta y otras metodologías del mundo startupero para sacar adelante lo que se llaman mínimos productos viables, es decir, no esperar a que lo tengas todo completamente desarrollado sino lanzarte al mercado con lo mínimo que puedas ofrecer y a partir de ahí ir creciendo.  Además, la formación en dirección de proyectos es costosísima, porque hay que desplazarse a Madrid o a Barcelona para hacerla. Pero también los hemos conectado a través de los networkings que hemos organizado en distintas empresas, en la universidad, y con distintos agentes culturales de la ciudad, un regalo de valor incalculable cuando uno está empezando.

-He visto que en los proyectos seleccionados hay de todo: Teatro, video, tecno-turismo, escuelas de cine y hasta uno relacionado con el menaje…¿Cuál es vuestro criterio?

-El criterio parte directamente de la Agencia de Desarrollo Local. Se establecieron unos porcentajes de puntuación. Este año se recibieron 76 candidaturas y se seleccionaron 15 proyectos por una baremación sobre la capacidad de generar negocio, la diferenciación, el género…Se hizo una mesa de selección que incluía técnicos de la Agencia de Desarrollo Local, y representantes del equipo gestor de Genion, Glub y Gente. Se trataba de tener una representación diversa de todos los sectores de las industrias culturales y creativas.

El proyecto de menaje, ya que lo has mencionado, es de Laura Maldonado, una arquitecta que ha montado un taller para hacer piezas numeradas de autor para menaje de alta restauración. Ha aplicado todas las técnicas aprendidas en su trayectoria de arquitecta, materiales que no se habían utilizado en el menaje hasta el momento, para crear junto a los cocineros complementos y cubertería específica.

– El 18 de diciembre se celebra en Las Cigarreras el Demoday. ¿En qué consiste?

-Son eventos en los que cada uno de los emprendedores presentan sus proyectos. Las fórmulas son diversas, porque cada escuela de negocios tiene su modelo. En este caso, al tratarse de industrias culturales y creativas quisimos hacer algo diferente. En La Caja Negra, que ya es de por sí un sitio especial de Las Cigarreras, los proyectos se van a presentar de manera audiovisual. La periodista Carolina Sellés dirigirá el evento y lanzará preguntas a cada uno de los emprendedores sobre algún tema relacionado con su proyecto, o sobre temas personales, metas en la vida…Básicamente, es para presentar los proyectos en el estado en que comenzaron y en el que están ahora. Hemos conseguido activarlos a todos. Ahora unos son autónomos, otros son cooperativas, otros sociedades laborales, pero están todos activados. Estamos absolutamente felices.

Además, se ha creado un grupo emprendedor que sabemos que va a seguir absolutamente conectado, y peleando. De hecho, en el Demoday van a leer también un manifiesto, porque ellos se reconocen como una red emprendedora cultural, absolutamente cohesionada, con valores muy cooperativos, y quieren reivindicarlo. Coincide que están todos, más o menos, entre los 25 y los 40 años, por lo que han conectado mucho a muchos niveles, y que el hub creativo de Las Cigarreras esté en el horizonte les mantiene bastante ilusionados. Poder tener un punto de efervescencia en el que les podamos conectar con el centro cultural La Térmica de Málaga, con Matadero, de Madrid, que para nosotros son referentes, les motiva mucho.

cultural

Esther Navarro. | E3

-¿Te atreves a ponerle fecha de creación a ese hub?

-Sí que confío en que pronto haya un hub de Las Cigarreras. Incluso se está hablando de un hub potente que además incluya coliving y zonas de alojamiento para artistas. Confío en que podría ser real, y lo digo a título individual. Vamos a pelearlo.

-Como se ha notado en esta conversación, se está moviendo mucho últimamente el concepto de “sector de la industria cultural y creativa”. Me gusta que la palabra industria acompañe a cultura, porque refuerza la idea de que es una verdadera forma de ganarse la vida. También se está repitiendo que con la llegada de la digitalización y la automatización la creatividad será más valorada en el futuro. ¿Cuál es tu punto de vista respecto a la afianzación de esa industria?

-A ver, la tecnología tiene mucho que ver con la industria cultural y creativa, de hecho ya se ha incorporado. Uno de los productos más importantes de la industria son los videojuegos. Hay que asumir que la transformación digital de las empresas se irá sumando con mayor o menor dificultad, las nuevas generaciones lo tienen totalmente interiorizado, y aunque sean emprendedores culturales y creativos también son nativos digitales. Incorporan desde el inicio ese conocimiento a sus empresas, igual que incorporan valores como la sostenibilidad o el impacto social y medioambiental, que antes no se tenían en cuenta. Pero efectivamente, la industria cultural y creativa está en el eje de la transformación y el desarrollo de las ciudades. Es imposible imaginar una ciudad del siglo XXI que no tenga un tejido y una industria cultural y creativa potente. No se avanzaría. Pero con la rentabilidad siempre ahí, que es a lo que se dedican las empresas, tienen que vivir de ello. No se puede vivir del arte porque te llene o te haga muy feliz, hay que tener ingresos.

-Yo insisto mucho en esto, y somos cada vez más los que estamos empujando en esta dirección, porque hay otros sectores a los que da la impresión de que les cuesta entender que la cultura genera riqueza, un mensaje que parece que hay que subrayar bastante para que llegue.

-Desde luego. Eso el resto de Europa lo tiene clarísimo. El desarrollo de las industrias culturales y creativas son fundamentales para el desarrollo de las ciudades. Hay que apoyarlo desde las administraciones, desde las instituciones, desde los fondos europeos. Tiene que haber una parte subvencionable, al igual que en otras actividades, pero también las empresas deben ser rentables por sí mismas. Ese espíritu emprendedor en el ámbito cultural y creativo debe alimentarse, debe formarse y debe inculcarse. En el eje del desarrollo de cualquier ciudad tienen que estar las industrias culturales y creativas, como motor de muchísimas cosas.

Suscríbete a nuestra newsletter