En 5 años su uso se habrá normalizado

La realidad virtual salta del mundo del gaming para aterrizar en la industria

El Parque Científico de la UMH celebra hoy una jornada sobre la implementación de las tecnologías inmersivas en diversos ámbitos de la actividad productiva

Showroom inmersivo de Innoarea Projects en Valencia Startup Market |Foto: Archivo

El mundo del gaming y del entretenimiento ha sido hasta la fecha uno de los principales territorios ligados a la realidad virtual (VR. Sin embargo las tecnologías inmersivas abren hoy un campo de posibilidades en cuanto a su aplicación en el ámbito industrial que los expertos vaticinan será imparable. “En estos momentos está todo por hacer. Su índice de aplicación en la industria está entre un 5 y un 10% pero va todo muy rápido y en un horizonte máximo de 5 años, su uso se habrá normalizado”, asegura Pedro Jiménez, CMO de  Innoarea Proyects, empresa valenciana especializada en realidad extendida.

El edificio  Quorum III del campus de Elche de la Universidad Miguel Hernández acoge este jueves una jornada organizada por su parque científico e Innoarea -con el apoyo de la Generalitat- sobre los beneficios que puede aportar al sector industrial este tipo de tecnología. Pedro Jiménez hablará sobre los tres tipos que existen en la actualidad: realidad virtual -caracterizada por ser 100% inmersiva-, aumentada y mixta. Asimismo, Laura Verdell, Account Executive de Innoarea, trasladará a los asistentes su visión sobre la evolución de la Industria 4.0. La jornada, dirigida a directivos, podrá seguirse por streaming.

Dos de los canales donde ya se está implementando este tipo de tecnología tienen que ver con la formación a distancia de personal cualificado y la venta de productos en ferias.  El CMO de Innoarea explica que su empresa está desarrollando por ejemplo un proyecto con la compañía naviera MSC. Por medio de la simulación de experiencias reales “estamos facilitando formación, a través de realidad virtual o aumentada, a miles de operarios de todo el mundo a los que nunca llegaremos a ver en persona“. También llevaron a cabo una acción formativa con los futuros operarios de una fábrica que iba a montarse en África para que pudieran aprender su cometido antes de entrar en actividad y estar preparados para llevarlo a cabo desde  su primer día de funcionamiento.

En esta línea, Innoarea ha desarrollado el primer sistema de formación nativo en realidad virtual para todas las plataformas. Bajo el nombre de InnoRooms, la herramienta permite reunir a varias personas en el mismo espacio virtual. Profesores y alumnos tienen su propio avatar y pueden interactuar con gran realismo. “La sensación es de presencia total. Es como un teletransporte. Y con ello rompemos además el concepto del aforo al no tratarse de un espacio físico”, explica.

En cuanto a las ventas, Jiménez hace hincapié en la utilidad que puede tener la realidad inmersiva para mostrar los productos de las empresas en certámenes y ferias “sobre todo cuando se trata de intangibles como puede ser un proceso químico que no puede mostrarse bien salvo a través de una recreación“, explica.

La teleasistencia, a través de realidad aumentada aplicada a la resolución de incidencias técnicas en los procesos industriales es otra de las posibilidades que ya se están llevando a la práctica. Con ello, explica Pedro Jiménez, los ingenieros o responsables de reparación de una máquina pueden guiar a distancia al operario para que él mismo ejecute la acción  necesaria para lograr restablecer el mecanismo.

Se ha demostrado que la aplicación de esta tecnología consigue aumentar los niveles de rendimiento, ya que la reparación se realiza un 80% más rápido que si se utilizan otras opciones“, afirma.

Suscríbete a nuestra newsletter