Casas InHaus, cuando el verdadero lujo es el tiempo

La "fábrica" de unifamiliares de Almussafes construye sus viviendas entre 5 y 7 meses, sin soportar obras, ruidos ni suciedad

La innovación transforma actividades tan tradicionales como la construcción. Los hermanos Rubén y Sergio Navarro han desarrollado un proceso industrial aplicado a la vivienda en su empresa Casas InHaus. Su fábrica está en el Parque Empresarial Juan Carlos I, donde sin duda se han inspirado para convertir la edificación en una actividad industrial perfectamente reglada.

Gracias a esa visión, la empresa puede presentar una oferta diferencial, en la que la elección personal del cliente y el tiempo son protagonistas; se puede disponer de una casa a la medida de los gustos y necesidades -y del presupuesto del que se disponga- en poco más de cinco meses.

Casas InHaus lleva poco más de tres años en el mercado, pero ya se han convertido en el paradigma de la innovación constructiva. Para empezar, han eliminado las connotaciones barateras que hasta hace poco penalizaban a la vivienda prefabridada, porque las suyas son de la más alta calidad.

Interior de la factoría de construcción de viviendas

Con más de un centenar de viviendas fabricadas, saben bien cuáles son sus puntos fuertes: “No es lo mismo decirle al cliente que va a tener su casa en dos años que en siete meses, solamente hay que pensar en el ahorro financiero que supone”, apunta Rubén Navarro.

“El perfil del comprador de una casa prefabricada ha cambiado un montón. El adjetivo prefabricado ya no es un hándicap, lo que cuenta es la calidad y la rapidez de ejecución. Sobre todo el cliente que tiene una larga experiencia en la compra de vivienda y sabe lo que es esperar años a que te la entreguen o los problemas a los que te tienes que enfrentar en una reforma. Ante eso, no tiene inconveniente en probar nuestro sistema”, subraya el cofundador de la empresa.

El perfil de cliente varía muchísimo, pero suele ser mayor de 55 años y de alto poder adquisitivo. Últimamente, además, mayoritariamente extranjero. “Tienen una gran experiencia, han cambio con frecuencia de vivienda, incluso de país. Saben lo que quieren y lo quieren enseguida”, asegura Navarro.


Los procesos industriales aplicados a la construcción permiten la máxima personalización y rapidez en la ejecución


El secreto para cumplir unos plazos reducidos con unos altos estándares de calidad es, sencillamente, aplicar a la construcción los procesos industriales. Eso permite tener planificadas todas las operaciones, cumplir unos plazos muy estrictos y presentar unos altísimos estándares de calidad.

Entre las ventajas del sistema, más allá de la personalización y el tiempo de ejecución, está la sostenibilidad, con una reducción de la huella de carbono y con indudables ventajas para los vecinos: sin ruidos, sin suciedad y sin escombros que hay que soportar durante meses en una construcción tradicional.

En la actualidad, la empresa tiene más de un centenar de modelos en catálogo, aunque reconoce que es posible que nunca haya fabricado uno. Estas propuestas se toman como base para desarrollar cada proyecto a gusto del cliente. Hay quien prefiere una planta, otros optan por dos alturas … Un catálogo que está en permanente evolución y que se alimenta de lo que expresan los más de 30 interesados diarios que se ponen en contacto con la factoría.

Gracias a esta interacción, el catálogo permite incluir nuevos desarrollos o materiales.


La vivienda como elección personal, pero con asesoramiento profesional


Una vez elegida por el cliente la tipología de la vivienda se pasa a determinar materiales y acabados. Un proceso en el que hay un asesoramiento permanente por parte de los expertos de InHaus y para lo que cuentan con su propio showroom en la factoría, de modo que puedan tomar la decisión con toda la información posible.

Exterior de la nave en Almussafes

“Ahora bien, -advierte Navarro- una vez cerrado el proceso, los cambios se penalizan. No pueden tener dudas, porque en el momento en el que nos llega el material empezamos a producir y no se puede paralizar el proceso de fabricación por un cambio. Eso supondría repetir un pedido, esperar a que llegue, normalmente semanas … y descabalga toda la planificación”.

Paralelamente se hace un estudio sobre la parcela que va a recibir la construcción para evaluar si hay que realizar movimiento de tierras o si existe algún problema que dificulte el proyecto. Con todo ello se hacen dos presupuestos, uno con las soluciones que precisa la parcela y otro que incluye proyecto arquitectónico, construcción, permisos, transporte, cimentación, instalación y hasta contración de suministros. Casas InHaus ha ido ampliando los servicios hasta ofrecer a demanda los proyectos de interiorismo, jardinería y hasta piscina.

Una vez finalizada la fabricación, las casas se trasladan por módulos en enormes camiones hasta su punto de implementación, donde en un sólo día quedan montadas, se realiza el solapado de los distintos módulos, se sellan las cubiertas y se hacen las conexiones. Posteriormente, un equipo remata los detalles para dejar la vivienda lista para habitar.


Los sistemas más avanzados de climatización y eficiencia energética


La construcción se realiza con todas las garantías. Las casas se climatizan mediante sistemas de aerotermia y, además, tienen una inercia térmica muy alta, lo que permite ahorrar energía y que dispongan de un certificado Clase A de eficiencia energética.

La fabricación de viviendas es una solución para aquellas zonas donde el sector de la construcción está saturado, existe mucha demanda y poco oferta, lo que encarece los precios y dilata enormemente los plazos. Por ello, Casas InHaus tiene en Baleares uno de sus mejores mercados. “El cliente no te compra mano de obra, te compra la casa. Te compra confort, acabados. Tratamos que la mano de obra sea lo más eficiente posible. Que la inversión del cliente se realice en lo que verdaderamente valora”, asegura Rubén Navarro.

Casas InHaus ha empezado a exportar, lo que supone todo un acontecimiento, dado que en Europa la vivienda prefabricada tiene una larga trayectoria. Pero su calidad y garantía les hace competitivos con otras empresas de larga experiencia. Francia ya cuenta con una de sus casas.

Si hasta el momento el trado se ha realizado directamente con el cliente, ya son los promotores los que han empezado a dirigirse a la firma. Para el futuro, hay en perspectiva un crecimiento más allá de las casas unifamiliares e incluso de la construcción residencial: residencias de estudiantes o de mayores, hospitales, hoteles u oficinas están en la carpeta de los proyectos.

Unifamiliar implementado en Castellón

 

 

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter