Presidente de la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos

Gomila: “Los grandes inversores actuales de apartamentos turísticos son los hoteleros”

El responsable de Fevitur critica con dureza los "populismos" utilizados para demonizar un segmento que sólo representa el 2 % del parque residencial

El presidente de Fevitur, Tolo Gomila. | E3

El presidente de Fevitur, Tolo Gomila, es el primero en aterrizar sobre la realidad que viven las viviendas turísticas alquiler turístico. Frente a los problemas localizados en cuatro grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Palma y València, este segmento del turismo vive su momento de ajuste interno. Los datos son claros: el número de alquileres baja.

La Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos ha decidido poner números al impacto de este segmento de alojamiento turístico. Frente al boom de principios de la década con la irrupción de Airbnb, los cambios en la normativos y la presión del propio sector han cortado de raíz la curva alcista.

Su máximo representante coincide en detrás de esta realidad está también el aumento de una gestión más profesionalizada, la lucha contra el intrusismo y lo más importante, una actitud propositiva para actuar allí donde surjan problemas.

Normalización

“Todos los fenómenos disruptivos han tenido las mismas fases. La administración siempre llega tarde”, pero para el responsable de Fevitur los actores presentes en la mesa sectorial de turismo han hecho un esfuerzo por normalizar y en los dos últimos años, se han dado importantes pasos.

Las modificaciones normativas han proporcionado “claridad fiscal y seguridad nacional”, indica Gomila. El representante de viviendas turísticas se refiere a los cambios en la Ley de Propiedad Horizontal por la que la comunidad de propietarios tiene voz ante un posible cambio de uso en una vivienda, en concreto, tres quintas partes pueden prohibir o limitar estos usos en las comunidades.


En València, el peso es la de vivienda turística respecto al parque residencial es del 2,2 %; en Palma, el 1,2 %; en Madrid, el 0,79 % y en Barcelona, el 2 %, según datos de 2018.


Por otra, la desincentivación que produjo el decreto 7/2009 sobre la Ley de Arrendamientos Urbanos. Básicamente, se ha quitado a este tipo de vivienda la bonificación fiscal del 60 % . También está la obligación de entregar trimestralmente el modelo 179 que obliga a los propietarios a cumplimentar ocho datos de identificación, similar al que hacen los hoteles. Entre esas obligaciones está la ficha de hospedaje.

“Una de las primeras cosas que hicimos (enero 2018) fue empezar a elaborar métricas”. Desde la Federación se han hecho estudios para medir el impacto de las viviendas turísticas sobre el parque residencial y de acuerdo con los datos que maneja Fevitur, en València el peso es del 2,2 %; en Palma, el 1,2 %; en Madrid, el 0,79 % o en Barcelona, el 2 %.

Para Tolo Gomila, las medidas de normalización han tenido mucho más incidencia que las medidas populistas. Pone dos ejemplos, uno en Palma de Mallorca donde, a pesar del año de moratoria, el precio subió un 27 % o en San Sebastián, donde medidas muy restrictivas sólo sirvieron para que la variación interanual del precio subiera un 20 %.

“Ha podido el populismo a la métrica“, resume. “El dato es demoledor: en Madrid, el peso de las viviendas turísticas es del 0,79 % y el de las viviendas vacías, el 18 %. Lo que hacen falta son políticas de mejora fiscal y seguridad de pago; así como políticas que activen el alquiler“.

fevitur-VT-comunidad

Fuente; Fevitur

“En la Comunidad Valenciana, la oferta ilegal se ha reducido porque se han encontrado herramientas para ello. La oferta, en general, está decreciendo por motivos obvios. Cualquier normativa es una limitación y en el fondo, es un tema de rentabilidad. Porque esto, de economía colaborativa no tiene nada y todo está mucho más profesionalizado“, explica.

El dato más concluyente está en que “mientras que en 2017, había 330.000 viviendas turísticas en España; en 2018, había 250.000″. En su opinión, esto demuestra que el sector vive un momento de “consolidación“.

Convivencia hotelera y con la administración

La proliferación de apartamentos turísticos y sobre todo, la aparición de plataformas supusieron un enfrentamiento con los hoteleros. La confrontación vino por el intrusismo y la falta de control más que por este formato turístico que tiene muchos años. Sin embargo, el presidente de Fevitur considera que ese momento “preventivo” inicial está más que superado.

Los grandes inversores actuales de apartamentos turísticos son los grupos hoteleros“. asegura. Y cita varios casos: Marriott ya tiene su propia plataforma Hostmaker; pero si vamos a Europa, encontramos casos como la francesa Accor o en España a Quique Sarasola. En definitiva, creo que “la vivienda turística es una oferta complementaria“.

Sin tocar las transferencias a las comunidades autónomas será necesario una definición armonizada de vivienda turística“. En segundo lugar, sería necesario “tener un registro de vivienda de uso turístico nacional”, asegura Tolo Gomila, en referencia a implantar una solución similar a la de los registros mercantiles.

Con 17 autonomías de por medio, Gomila reconoce que armonizar la definición es bastante complicado y que la mejor manera de hacerlo sería desde la LAU. De hecho las discrepancias y las iniciativas disparatadas de algunos ayuntamientos por limitar la declaración de vivienda turística se ha traducido ya en más de 23 sentencias ganadas. “Todas las experiencias que se han ido de madre, las ha tumbado la justicia porque no se ajustan a derecho“, añade.

Sin embargo, en su opinión hay comunidades que han querido avanzar de forma ordenada. “La Comunidad Valenciana ha desarrollado una buena ley de Hospitalidad“. Para el presidente de Fevitur, lo es porque se define y establece mecanismos operativos. “A nivel general, no tenemos una situación de conflicto, al contrario. Los problemas están muy localizados en ciudades como Palma, Madrid, Valencia y Barcelona, donde las fuerzas populistas han ofrecido un discurso falso. Se ha utilizado el impacto de las VT y los datos lo demuestran”.

Suscríbete a nuestra newsletter