María José López, vicerrectora de Transferencia e Intercambio de conocimiento de la UMH

“Transferir conocimiento es un deporte de contacto que se ha de practicar cara a cara”

Acercar mucho más la Universidad Miguel Hernández al entorno empresarial y social para maximizar su utilidad es el principal reto a alcanzar

La vicerrectora en su despacho del campus de Elche |E3

Investigadora del grupo AERT-Elx y profesora del área de Economía Aplicada  la Universidad Miguel Hernández (UMH), María José López se encuentra al frente de uno de los vicerrectorados  de nueva creación- el de Transferencia e Intercambio de Conocimiento-  del equipo de Juan José Ruiz.  Para los próximos cuatro años se ha marcado como objetivo principal estrechar aún más la relación con el tejido empresarial y social del territorio donde se asienta para poder serle de máxima utilidad. ¿Cómo? Abriendo nuevas vías de diálogo y de escucha mutua para intentar casar la oferta universitaria de conocimiento con la demanda del entorno. Adiós a las torres de marfil.

– Añadir el término “intercambio” al de transferencia es algo novedoso. ¿Por qué lo consideraron necesario?

-Nosotros entendemos la transferencia de conocimiento desde la universidad al resto de agentes de la sociedad y del entorno como un deporte de contacto que se tiene que practicar cara a cara. No solo transferimos, sino que intercambiamos cosas. Es importante la opinión y las necesidades reales de los empresarios. ¿Qué retos tienen las empresas? ¿Qué retos tiene la sociedad? ¿Qué podemos resolver nosotros? Debemos hacernos estas preguntas para poder responder adecuadamente a sus necesidades. De ahí la importancia del intercambio. No podemos estar mirando desde arriba al resto de agentes como si estuviéramos por encima sino facilitar que se produzca ese feed back.

– ¿Quiere decir que la investigación universitaria ha de reconducirse hacia lo que demanda la sociedad?

– Digamos que lo que pretendemos con este vicerrectorado es hacerle un guiño a la sociedad para que sepa que queremos estar más cerca. Es cierto que desde la universidad tenemos que promover la investigación que llamamos “new new”, es decir, aquella que parece una locura. La investigación básica a veces es muy rara, pero no hay que olvidar que por esa vía conseguimos progresos científicos geniales. Esa es una función de la universidad. Pero también tenemos que ser capaces de generar conocimiento que sea útil para la sociedad. Y ahí es básico contar con la otra parte.

– Inmersos como estamos en la era de la digitalización, muchas veces asociamos el término transferencia a la investigación de corte tecnológico…

-Es verdad. Y es importante subrayar que cuando hablamos de transferencia no es solo tecnológica. También se da en las áreas de conocimiento sociales, jurídicas o artísticas. Hay que tenerlo en cuenta. Afortunadamente ya empezamos a oír, por ejemplo, que cuando se alude a las carreras STEM -acrónimo de los términos en inglés Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas-, se le añade la A de Artes también.

– ¿Cómo piensan, en la práctica, llegar a ese mayor acercamiento a los empresarios -y a la sociedad en general- que es necesario para que pueda darse ese intercambio?

Lo primero que tenemos que hacer es una labor interna de ordenar y vertebrar mejor el conocimiento teniendo en cuenta que somos una universidad multicampus -Orihuela, Elche, Sant Joan y Altea- que cuenta, en cada uno de ellos, con unas áreas diferenciadas de conocimiento muy claras. En segundo lugar hay que ponerlo en un lenguaje que sea comprensible si queremos llegar más a la sociedad y, finalmente, propiciar ese acercamiento. ¿De qué manera? Por ejemplo, siendo muy accesibles. Hay que acudir a los sitios y hay que recibir a la gente. Para nosotros es indispensable.

Otra vía nos la ofrecen ya las oficinas de transferencia de resultados de investigación, las OTRI. Desde ellas ya se facilita que el conocimiento salga al mercado pero vamos a impulsarlas porque creemos que hay margen de mejora.

Y contamos, por supuesto, con el excelente trabajo del Parque Científico que dirige Tonia Salinas. Cuando hablo de ordenar el conocimiento, mi enfoque consiste, como decía, en ver primero qué oferta tengo. En cambio, Tonia empieza por preguntarse qué es lo que demanda la sociedad y las empresas para, a partir de ahí, proponer soluciones. Pues en ambas direcciones vamos a trabajar. Porque me gustan mucho los dos caminos. Son complementarios.

– Partiendo de su enfoque ,¿cómo piensan ordenar a nivel interno esa oferta de conocimiento?

– Trabajando con los departamentos y los grupos de investigación. Quiero decirles a los profesores que son mis aliados e intentar implicarles más. Es cierto que ya hay muchos que son activos en transferencia. En contratos, convenios y prestaciones de servicios logramos facturar casi dos millones de euros en el curso 2017/2018.  Esto es transferencia pura y dura. Además supone una fuente de ingresos adicional para nuestra universidad. No obstante, aunque son cifras buenas, hay bastante margen de mejora. Debemos sensibilizar más al profesorado para que sea más activo en transferir.

-¿Por dónde tienen previsto a empezar en este sentido?

Lo primero que debemos hacer es completar el equipo. La idea es contar con dos vicerrectores adjuntos. Uno de ellos es José Antonio Belso Martínez, vicerrector adjunto de Emprendimiento, Empresa y Entorno, pero falta nombrar a la persona que llevará el vicerrectorado adjunto de Conocimiento e Innovación social. Son tiempos de sentarnos para diseñar bien cómo queremos hacerlo todo. Sí puedo adelantar que en noviembre ya tenemos previsto realizar una ronda de reuniones con el profesorado para explicarles qué se hace desde el parque científico y qué queremos hacer.

– Alicante es una provincia de pymes. ¿ Cree que el tamaño – y la atomización-  dificulta esa tarea de hacer saber al tejido empresarial que la universidad es una opción con la que poder contar? ¿Como llegar mejor hasta ellos?

– El proyecto ‘Elche Campus Tecnológico’ va por esa línea. Aunque aún están por definir los detalles de su contenido, se trata de crear un ecosistema donde el investigador, el estudiante y el empresario puedan interactuar. Es un poco como decir: ni en tu casa ni en la mía. No tienen que venir a la universidad ni nosotros a su empresa, a menos que así lo precisen.

Tenemos otro proyecto muy interesante que entronca con ese mayor acercamiento que buscamos. Desde el parque científico se están empezando a hacer, como experiencia piloto, trabajos de fin de Grado (TFG) colaborativos entre equipos multidisciplinares de estudiantes que se centran en resolver pequeños retos o necesidades que tenga la empresa. Pues quizás sea una buena idea que esa interacción estupenda entre el empresario, el tutor y el estudiante se produzca en el espacio que tendremos en el campus tecnológico. Generar cosas nuevas nos puede traer muchas cosas bonitas que se perderían si no nos atrevemos a hacerlas.

– Entiendo que el uso que se va a  dar a ese espacio es todavía una hoja en blanco donde caben distintas posibilidades…

– Sí. También se podría plantear la organización allí de acciones formativas dirigidas a empresarios.¿ Por qué no?Puede ser otra posibilidad.  La verdad es que estamos en pleno diseño de su contenido. La voluntad por ambas partes – Ayuntamiento de Elche y UMH- es plena, pero hay que esperar a la firma del convenio que formalizará lo hablado. Paso a paso.

-Qué otras propuestas novedosas, aunque aún estén en fase de borrador, le gustaría destacar?

-Pues, por ejemplo, vamos a iniciar el diseño de un proyecto de mecenazgo y patrocinio en la universidad. Ya hay cosas, pero dispersas. Tenemos una cátedra en Ruanda -a la que llamamos nuestro quinto campus- y también cátedras de mecenazgo donde una empresa o institución aporta dinero para se investigue sobre una determinada cuestión. ¿Qué es lo que queremos hacer? Unificarlo todo y contar con una oficina que pueda gestionar este tema mejor y que sea activa en la búsqueda de fondos. Ya hemos constituido un grupo de trabajo con todos los departamentos y jefes de servicio que tienen que ver de alguna manera con el mecenazgo en la universidad.

– Transferencia es un término bastante más amplio de lo que en principio parece… 

-Se puede transferir de muchas maneras. Otro punto muy importante de este vicerrectorado es, por ejemplo, el alumnado porque transfiere nuestros conocimientos de forma activa. Cuando salen, venden universidad allí donde van a trabajar. De hecho, pensamos llevar a cabo acciones comunes con el vicerrector de Estudiantes José Juan López.

–  Investigación, estudiantes…hay temas comunes a otros vicerrectorados. 

– Una de las características de este nuevo vicerrectorado es precisamente su carácter trasversal. Va a ser un trabajo de equipo.

Suscríbete a nuestra newsletter