El alcalde asiste a la Junta Local de Seguridad para hacer las últimas comprobaciones

El Medusa ultima su dispositivo de seguridad por tierra, mar y aire con 1.500 agentes

El mayor macrofestival de España contará con asistencia y prevención ante agresiones sexuales, cierre aéreo antidrones y dispositivo marítimo en la playa

Andreu Piqueras (izq.), Jordi Mayor (centro) y José Roberto González (der.) durante el recorrido de inspección por el recinto del Medusa.

El Medusa Sunbeach Festival, que da comienzo mañana, contará con más de 1.500 efectivos dedicados a la seguridad del evento, de los que 750 serán guardias civiles. Este es el año en el que más recursos se han destinado a los operativos de seguridad, que también incluirá el cierre del espacio aéreo y la presencia de embarcaciones de la Guardia Civil para controlar la costa. Asimismo, se han incrementado también el número de agentes de seguridad privada que vigilarán el recinto.

El alcalde de Cullera, Jordi Mayor, acompañado del subdelegado del gobierno en la Comunitat Valenciana, José Roberto González, han visitado el recinto para comprobar junto a efectivos de la Policía Local y la Guardia Civil que se cumplen los requisitos de seguridad para la realización del festival.

Tal y como ha concretado Andreu Piqueras, miembro de la organización del evento, también habrá un hospital disponible las 24 horas cuyo acceso estára señalizado por todo el recinto. Este dispondrá además de salidas de emergencia muy espaciosas que permitan desalojar el lugar en caso de incidentes, como el de la tercera edición, cuando se tuvo que sacar a las 7.000 personas del cámping por las intensas lluvias que dejaron la zona inhabilitada durante unos días.

También contará el evento con el conocido como punto violeta, un servicio de prevención y asistencia ante agresiones sexuales. Se repartirán unas pulseras para “dejar clara la intención de que no queremos ninguna agresión sexual”, ha desvelado el alcalde de la localidad, y se colocarán pancartas por el municipio para concienciar de que el festival es “un espacio seguro donde no cabe la violencia machista“. “Que sepan los que tengan la osadía de hacerlo que la justicia actuará con rotundidad y que serán puestas inmediatamente a disposición judicial y pagarán por lo que hagan“, ha asegurado Mayor.

guardia-civil-medusa

Guardias Civiles durante el recorrido de inspección en el recinto del Medusa. | Foto: Javi Gracia

Esta será la quinta edición en la que los socialistas de Cullera tendrán la responsabilidad de gobierno de la ciudad. Durante la junta de seguridad in situ a un día del inicio de la celebración, las autoridades han realizado un recorrido para inspeccionar que todo lo que se ha diseñado y lo que está en el plan de emergencia se ha plasmado en las instalaciones. “Todos los técnicos municipales y fuerzas y cuerpos de seguridad del estado ya llevan días acudiendo al recinto para comprobar que todo lo que se pone en el papel está en la realidad. Pero si hay alguna carencia, aún estamos a tiempo de corregirla“, ha revelado Mayor.

Según la máxima autoridad local, “el nivel de excelencia que está adquiriendo este festival a nivel organizativo nos da una tranquilidad antes del inicio del festival“. “Esperamos que la mejor noticia sea la participación de los dj, la afluencia de gente, el impacto económico y que no tengamos que lamentar cualquier otro incidente“, ha deseado.

El subdelegado del gobierno en la Comunitat, Roberto González, ha asistido también a la junta local de seguridad aportando su conocimiento como exintendente de la Policía Local de València. Se ha referido al cierre aéreo en un radio de 2 kilómetros como un aspecto importante del dispositivo: “La técnica avanza y los drones están al alcance de cualquiera. Una de las medidas de seguridad que se establecen es tener el espacio aéreo libre de intrusos y de personas que puedan invadir el espacio“.

Por otro lado, ha insistido en la utilidad de que la gente que asista al festival descarge la aplicación gratuita AlertCops, del Ministerio del Interior, ya que “permite una interacción muy rápida con los cuerpos y fuerzas de seguridad y da cuenta de cualquier actuación, incluso aportar fotos y vídeos a la denuncia o al aviso que se quiera trasladar a las fuerzas de seguridad“.

La app dispone de geoposicionamiento, con lo cual la actuación de las fuerzas de seguridad es inmediata en la zona. Apunta González que es “bastante más rápida” que llamar al 112. Además, toda persona que se encuentre en la zona, a través de esta geolocalización, tendrá acceso a los mensajes y alarmas de seguridad que la Guardia Civil o las fuerzas de seguridad necesiten lanzar.

Suscríbete a nuestra newsletter