La información económica de los líderes

El Comité Económico presentó la Memoria de 2018

El CES pide medidas contra la despoblación y constata el crecimiento económico en 2018

Alertó de los efectos sobre el automóvil y la cerámica de las guerras comerciales China-USA y de las bolsas de marginación de acceso a la vivienda entre los jóvenes

Carlos Alfonso Mellado (tercero por la izquierda) presentó la Memoria del CES CV 2018.

La falta de infraestructuras y el despoblamiento de zonas rurales de la Comunitat Valenciana, en especial de la provincia de Castellón, son dos de las carencias de las que alerta el  Comité Económico y Social  de la Comunitat Valenciana (CES CV), cuyo presidente Carlos Alfonso Mellado, presentó hoy en Castellón la Memoria sobre la Situación Socioeconómica y Laboral de la Comunitat Valenciana en 2018. Un acto celebrado en la sede del Consell y en el que el CES reclamó una financiación justa para la Comunitat como elemento clave para poder revertir la actual situación económica.

Mellado recordó que el problema del despoblamiento del interior requiere adoptar medidas para atajarlo y puso de relieve que la provincia de Castellón es una de las que más lo padecen, dado que la mitad de sus 135 municipios tienen menos de mil habitantes. Por ello instan a poner en práctica políticas que frenen la despoblación de municipios del interior, en especial las que no tienen una marcada actividad industrial.

La Memoria del CES también alerta de un problema social que aumenta como son los casos de violencia sobre la mujer,  que se han convertido en una lacra, con 124 mujeres fallecidas en los últimos 15 años a manos de sus parejas y ex parejas.

Mellado indicó también que han aumentado las situaciones de marginación que se dan en el acceso a la vivienda, en especial de los jóvenes y alertó sobre las bolsas de marginación que existen en la Comunitat.

El presidente del Comité Económico reiteró la constatación de la “deficiente financiación de nuestra Comunitat no nos permite presentar una situación más favorable de la misma”. Por ello, reclama “una adecuada financiación de nuestra Comunitat y una adecuada política de inversiones públicas en la misma con cargo a los Presupuestos Generales del Estado”. Algo que “es urgente”.

La Memoria del CES-CV constata el crecimiento de la economía, aunque no en la medida de lo esperado, al mismo tiempo alertó de que problemas externos como el brexit o la guerra comercial entre China y Estados Unidos afectan a la economía de la Comunitat, en especial al sector industrial, eje de la economía.

Apuntó que tanto el sector del automóvil como el cerámico son los afectados de esa incertidumbre que generan esos problemas geopolíticos, por lo que se recomienda a las empresas estar pendientes de la evolución de esa situación, dado el carácter marcadamente exportador de la economía valenciana. En contrapartida, los sectores primario y de la construcción tuvieron un buen comportamiento.

En la Memoria se detecta una desaceleración del crecimiento económico, pese a que el Producto  Interior Bruto (PIB) creció en 2017 “a precios de mercado y en términos constantes”, aunque, matiza, el crecimiento fue inferior al previsto, por la “ralentización del consumo privado, una menor formación bruta de capital fijo y una desaceleración de la demanda externa”.

La Memoria del CES plantea la necesidad de profundizar para lograr un modelo productivo mejor, “en cambios estructurales que se basen en la productividad y en el valor añadido, un modelo productivo fundado en el conocimiento, la innovación, la apertura hacia el exterior y la reindustrialización, entre otros elementos configuradores del mismo”.

Suscríbete a nuestra newsletter