La información económica de los líderes

Vicente Navarro, CEO de la empresa de investigación y desarrollo industrial Bioithas

“La Esclerosis Múltiple es una enfermedad que se ha globalizado”

Su proyecto, un kit que predice la respuesta al tratamiento de la EM, ha sido seleccionado por el Programa Horizonte 2020 de la UE

Vicente Navarro, CEO de Bioithas |E3

La Sociedad Española de Neurología apunta que la Esclerosis Múltiple (EM) es, tras los accidentes de tráfico, la principal causa de discapacidad entre los jóvenes. Es, además, una patología con un importante impacto socioeconómico para quien la padece. D De ahí que haya hoy en día multitud de estudios e investigaciones cuyo objetivo es intentar paliar, en la medida de lo posible, los efectos negativos de esta enfermedad. Es el caso de la empresa alicantina de investigación y desarrollo industrial Bioithas, que va a percibir 50.000 de financiación procedente del Programa Horizonte 2020 de la Unión Europea para poder desarrollar un kit de diagnóstico rápido que predice la respuesta al tratamiento de EM. Su director, Vicente Navarro, explica que es un proyecto que llevaba desarrollándose desde hace un año y medio y asegura que si se consolida “lo veremos por todo el mundo en cuatro años”.

– Más allá de la ayuda económica, ser seleccionado por el programa de investigación mejor financiado de la Unión Europea supone  en sí mismo un reconocimiento    

-Es importante, pero todavía lo es más el hecho de poder optar a la segunda fase del programa, en la que se establece el interés y la viabilidad del proyecto a nivel científico y comercial. Esta primera fase era solo para presentarlo y que vieran en qué consistía. Obtuvo una puntuación de 14,37 sobre 15 y ahora tenemos seis meses para presentar el plan de negocio.

-¿En qué se van a invertir esos 50.000 euros de ayuda de fondos europeos?

-Ese dinero es precisamente  para invertirlo en el estudio de viabilidad industrial que vamos a encomendar a una consultora. Es ahí donde se examina el potencial para poder comercializar del proyecto.

-A pesar de que hay muchas investigaciones sobre la cura de la enfermedad, los estudios reflejan que los casos de EM se han duplicado en las dos últimas décadas.

-Lo que está pasando es curioso. Hasta hace pocos años se estudiaba como prevalente en determinadas áreas en función de la latitud.  Ahora se ha globalizado, no hay distribución geográfica. Se cree que esto está motivado por la dieta y sobre su impacto en los microorganismos de los intestinos. De hecho, en Bioithas hemos descubierto que se puede detectar en heces la presencia de bacterias que podrían pronosticar la enfermedad para luego intensificar el tratamiento con años  incluso de antelación. En eso consiste nuestro proyecto.

– Como empresa centrada en la investigación, ¿cuál es su línea principal de trabajo? 

-Nuestra especialidad y nuestro mayor conocimiento está en la microbiota – conjunto de microorganismos presentes en los tejidos- y  su relación con determinadas enfermedades. Probablemente somos el grupo más reconocido a nivel internacional en este aspecto. Por ejemplo, tenemos un producto para tratar dermatitis atópica que es el más vendido en el mundo. El estudio clínico para ese tratamiento se hizo en Alicante y fue el primero de ese tipo en publicarse en revistas internacionales con un gran impacto en el mundo.

-En sus investigaciones se recurre a pruebas con pacientes, ¿cómo es el proceso de selección?

-Cuando desarrollamos una idea lo hacemos basándonos en publicaciones previas. Luego probamos esos conocimientos previos desarrollando un protocolo de estudio con humanos sabiendo que no va a haber ningún efecto negativo porque está contrastado con diferentes informes. En base a estudios piloto seleccionamos a un pequeño grupo de pacientes, unas veinte personas. Si los resultados son positivos se ejecuta posteriormente un ensayo clínico en el que pueden participar entre 70 y 120 pacientes. Todo el proceso lo supervisan comités de ética.

-¿Qué relación mantiene con el sector público?

-Nosotros colaboramos con el Parque Científico de la Universidad de Alicante. Pero además, cuando planteas un estudio piloto o un ensayo clínico, necesitas pacientes, por eso contactamos con hospitales de toda España. Nuestros tratamientos se están utilizando en la sanidad pública y, de hecho, la están recetando muchos pediatras y dermatólogos. Con respecto al kit de predicción de la respuesta al tratamiento de EM, nuestra idea es que si se consolida el proyecto lo veamos en cuatro años no solo en hospitales de España, sino en los de todo el mundo.

-En general, ¿qué papel cree que están jugando los avances tecnológicos en el sector de la medicina?

-La tecnología va por delante de la investigación. Hay a nuestra disposición avances tan grandes que hacen que para la cantidad de datos que nos puede ofrecer la tecnología se necesiten años para luego poder interpretarlos. La solución es invertir en investigación no solo para tener muchos datos, sino para saber cómo influyen, cómo procesarlos. Hace poco se ha descubierto que más de la mitad de nuestros genes son bacterianos. Para dar ese tipo de respuestas hace falta investigaciones en salas de laboratorio, a nivel pre clínico y humano, y todo ello requiere una gran inversión. Nosotros somos empresarios y nos estamos autofinanciando, pero siempre necesitas una ayuda extra.

Suscríbete a nuestra newsletter