La información económica de los líderes

Nuevo sistema para llevar la contabilidad de los Impuestos Especiales

Asociada Senior Dpto. IVA, Aduanas e Impuestos Especiales
Deloitte
Logo firma

Los integrantes del importante sector bodeguero de la Comunitat Valenciana, así como los del resto de España, tienen un nuevo frente abierto. El motivo de su inquietud es el Proyecto Silicie (Suministro Inmediato de Libros Contables de Impuestos Especiales -IIEE-), implantado por Hacienda, que les va a exigir la llevanza de sus libros de registros en la sede electrónica de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (Aeat) a partir del 1 de enero de 2020.

Y es que en la nueva era de la digitalización, la Administración tributaria española está a la cabeza. Desde la entrada en vigor de la Ley de acceso electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos se ha avanzado mucho en sistemas de cumplimiento de las obligaciones tributarias por vía telemática, contribuyendo a que la Agencia Tributaria sea actualmente unos de los organismos más avanzados tecnológicamente y más envidiados también por países vecinos.

Si Google o Facebook conocen nuestros intereses, gustos y aficiones, la Agencia Tributaria no se queda corta en el manejo de nuestros datos fiscales, los de todos los contribuyentes, para ejercer control y evitar el fraude.

En este sentido, el establecimiento del SII (Suministro Inmediato de Información) en el IVA supuso en los dos años pasados un hito de enorme relevancia cualitativa en términos de digitalización de las relaciones con la Hacienda pública. Pues bien, en este proceso les llega ahora el turno a los Impuestos Especiales.

En efecto, la modificación del artículo 50 del Reglamento de los IIEE, introducida a través del Real Decreto 1512/2018, de 28 de diciembre, establece la obligación de la llevanza de los libros contables de estos impuestos en la sede electrónica de la Aeat mediante el suministro de los asientos contables.

Esta novedad está encaminada a incrementar el control, en este caso, sobre los operadores de IIEE. La preparación para este nuevo sistema implicará un esfuerzo relevante para sectores como el bodeguero de cara a adaptar los actuales procesos “manuales” de llevanza de los libros contables.

En abril se publicó el Proyecto de Orden que regula el cumplimiento del Silicie, con el fin de que los afectados presentaran las alegaciones oportunas. Si las mismas prosperan, previsiblemente se suavizarán las obligaciones. Pero, en todo caso, la suerte ya está echada.

¿Quiénes están obligados?
El sistema afecta a los Impuestos sobre el alcohol y bebidas alcohólicas (aquí es donde entran el vino, bebidas fermentadas, cerveza, productos intermedios y alcohol y bebidas derivadas), al impuesto sobre hidrocarburos y al impuesto sobre las labores del tabaco.

Entre otros, están obligadas las fábricas. Y las bodegas son consideradas como fábricas a efectos de IIEE en la medida en que elaboran en régimen suspensivo un producto sujeto al Impuesto Especial sobre el Vino que, a pesar de quedar gravado a tipo cero, está sujeto a las normas formales de los IIEE.

Frente a esta obligación general se establece la posible exoneración para los elaboradores de vino y bebidas fermentadas cuya producción anual no supere los 100.000 litros y para los destiladores artesanales. Pero lo cierto es que, tal y como se ha articulado este límite, pocos bodegueros quedarán fuera del sistema, teniendo en cuenta que la mayoría supera el límite con creces.

¿Qué libros e información suministrar?
Los obligados deberán suministrar los libros que reflejen los procesos de fabricación, movimientos de productos y de existencias (incluido el movimiento de materias primas), las diferencias que se pongan de manifiesto con ocasión del almacenamiento, fabricación o circulación, y las precintas suministradas en su caso.

Si bien el borrador de Orden no hace referencia a las fábricas de vino y bebidas fermentadas, sí señala que, siempre y cuando el tipo impositivo del impuesto siga siendo cero, estos obligados podrán suministrar los datos de elaboración de forma agregada conforme a lo establecido en el Real Decreto 739/2015, de 31 de julio, sobre declaraciones obligatorias del sector vitivinícola.
Es decir, se iguala la norma sectorial y la normativa de los IIEE, de tal forma que las declaraciones que presentan respecto de los procesos de producción en el Infovi, se suministrarán mensualmente de forma agregada, pero solo respecto del libro de materias primas y de producción. No obstante, el movimiento de existencias sí deberá suministrarse diariamente, salvo para aquellos productores de vino que su producción anual no supere los 10.000 hectolitros, en cuyo caso también se presentará mensualmente.

Plazos para contabilizar y suministrar la información
En el caso de los productores de vino, respecto del libro de materias primas y de la producción, los datos se agregarán mensualmente, y se tendrá el plazo de 24 horas para presentarlos una vez que se tenga la obligación de presentar esa información en el Infovi.

En cambio, respecto del movimiento de los productos terminados, los movimientos que se producen cada día deberán notificarse a las 24 horas siguientes. Aquí es donde los obligados se podrían enfrentar con la dificultad de suministrar la información con tanta inmediatez.

Se ofrecen tres opciones para presentar la información: telemática, a través de formulario en sede electrónica; importación de fichero plano de texto; y a través de servicios web.
En definitiva, una vez que se publique el texto definitivo de la Orden, veremos cómo se concretan los requisitos y plazos del nuevo sistema Silicie, pero no cabe duda de que debemos acostumbrarnos a estos nuevos sistemas telemáticos de reporte y cumplimiento de obligaciones tributarias, porque Hacienda sigue la senda de la digitalización y no va a haber quien la pare.

Como en cualquier proceso de renovación, esta digitalización puede aprovecharse como mecanismo de mejora de gestión y control interno de datos y procesos.

Suscríbete a nuestra newsletter