La información económica de los líderes

Elecciones municipales del 26 M

Alicante: beneficios fiscales a colectivos vulnerables, nuevas empresas y acciones ecológicas

Los principales partidos coinciden en sus programas en favorecer con rebajas y bonificaciones a los contribuyentes incluidos en estos tres ámbitos

Fachada del Ayuntamiento de Alicante |E3

En la ciudad de Alicante, los principales partidos que se presentan a las elecciones municipales reflejan en sus programas, a través de sus propuestas en materia fiscal, sus criterios, filosofía y prioridades políticas en esta materia.  A pesar de sus diferencias, todos ellos coinciden fundamentalmente en tres aspectos: prestar atención a los colectivos más vulnerables, incentivar la creación de nuevas empresas y premiar las acciones encaminadas a la preservación del medio ambiente.

El alcalde de Alicante y candidato a la reelección por el Partido Popular, Luis Barcala, se ha comprometido a “seguir bajando los impuestos y tasas municipales de forma responsable” en los próximo cuatro años. “Es una forma de compensar el sacrificio de los alicantinos durante los años de crisis económica, y de fomentar el empleo y la generación de riqueza. El dinero tiene que estar en los bolsillos de los ciudadanos”, afirma. El actual equipo de gobierno popular ya aplicó una primera bajada lineal del 5% del IBI, además de bonificaciones en otros impuestos como el IAE y el ICIO.

En su programa electoral proponen bonificar el IAE a las empresas situadas en polígonos industriales, a aquellas afectadas por obras en la vía pública que duren más de tres meses, y a las que cuenten con un plan de transporte colectivo para sus empleados. También se verán beneficiadas aquellas que utilicen energías renovables, mejoren su eficiencia energética o instalen punto de recarga de vehículos eléctricos en la vía pública en un radio de 25 metros de su lugar de actividad.

Además se plantea una bajada del IBI y bonificaciones por aprovechamiento energético, actividades culturales de interés municipal, equipamientos culturales, espacios de artes en vivo o comercio cultural. Respecto al ICIO, se verá bonificado en todo lo relacionado con la instalación de energías renovables para autoconsumo, aprovechamiento térmico o solar. Las bonificaciones serán del 90% por acciones que resuelvan problemas de accesibilidad y movilidad funcional en las construcciones, por los gastos de los informes de evaluación de edificios, así como por obras nuevas o de reforma para inicio de una nueva actividad económica inferiores a 300.000 euros.

También se contemplan rebajas del ICIO para actuaciones del programa ‘Alicante Futura’ y la implantación de empresas innovadoras o tecnológicas, especialmente de rehabilitación y recuperación de espacios portuarios, industriales o de interés económico. En lo que respecta al Impuestos de Vehículos (IVTM), se verán beneficiados los híbridos y eléctricos.

A diferencia de la opinión del PP, las bajadas lineales no son, para el PSPV-PSOE y su candidato a alcalde, Francesc Sanguino, un recurso apropiado.”Estamos en total desacuerdo con bajadas lineales e indiscriminadas de impuestos que ahonden en desigualdades sociales y no respondan a la capacidad económica de los sujetos pasivos, en particular cuando se trata de personas físicas”, según recoge el programa socialista.

Su propuesta sobre la orientación de la recaudación de impuestos y tasas se “por principios de proporcionalidad con el poder adquisitivo de los sujetos pasivos, y, en su caso, por facilitar a las personas que lo precisen, el pago fraccionado de las obligaciones fiscales”.

Las bonificaciones y facilidades para la instalación de nuevas empresas, se prevén mantener, aunque podrán ser”revisadas y ajustadas de acuerdo con las prioridades del programa electoral centradas en la generación de un ecosistema de empresas de base tecnológica, que se asienten en la parte del Distrito Digital ubicada en Alicante, así como en polígonos industriales modernizados, transformados progresivamente en parques industriales y tecnológicos”. El objetivo es, afirman, generar riqueza y empleo de calidad, estable y con buenos salarios, resultado de una apuesta por la actividad económica basada en la creación de valor.

Según afirman desde el PSOE, la normativa fiscal del Ayuntamiento de Alicante ya diferencia y regula los beneficios fiscales que, en principio, se tiene intención de mantener, salvo en lo que atañe a la bajada lineal del IBI,“una medida electoralista que ha privado de una recaudación de 2,5 millones de euros cuando para las personas de capacidad económica media-baja, la reducción ha sido de diez euros por término medio”.

Por su parte, la coalición Compromís y su candidato a alcalde Natxo Bellido, apuestan por una fiscalidad progresiva con atención a los sectores vulnerables como mujeres, jóvenes, familias monoparentales o numerosas, y personas con diversidad funcional. Esta medida se complementaría con una bolsa de ayudas para el pago de los impuestos.

También proponen tener en cuenta la perspectiva medioambiental bonificando los impuestos relacionados con aquellas actuaciones dirigidas a la rehabilitación energética, y aplicando recargos a las acciones que no respetan el medio ambiente.

Compromís contempla también en su programa aprobar un plan local de gestión de residuos domésticos y asimilables, según lo establecido en el Plan Integral de Residuos de la Comunidad Valenciana (PIRCA). Con ello esperan impulsar la recogida puerta a puerta -o equivalente- y un sistema de identificación de usuario que permita aplicar políticas económicas y fiscales a favor de la recogida selectiva.

Dentro de sus medidas de fomento del autoempleo y generación de empresas promovidas por mujeres, se prevén programas de subvenciones para el inicio de la actividad con beneficios fiscales. Asimismo, apuestan por incentivar con exenciones fiscales a las empresas que utilicen el valenciano en la producción de sus productos, especialmente, con respecto al etiquetado y la rotulación de cara al consumidor.

Para Unidas Podemos, como afirma su alcaldable Xavier López,la fiscalidad señala el tipo de ciudad que queremos. Nuestro modelo es el de una ciudad inclusiva -y por ello proponemos una fiscalidad progresiva-, con un tejido de comercio de cercanía fuerte, lo que requiere bonificaciones a este tipo de comercio y, sobre todo, una ciudad en transición ecológica”. Para lograr esa transición apuestan por un “ambicioso plan de ayudas y bonificaciones”. 

En este sentido, prevén aplicar criterios bioclimáticos y de eficiencia energética en la  construcción de nuevas viviendas, beneficiando vía IBI la máxima calificación, y, a través del ICIO, la mejora en este ámbito en las obras de rehabilitación. Asimismo, prevén “democratizar el sistema energético”  favoreciendo el IBI de las viviendas con instalaciones para la generación de energía renovable para autoconsumo.

También contemplan crear incentivos y bonificaciones fiscales para las empresas dedicadas a la generación de energías limpias e implantar gravámenes fiscales a actividades contaminantes.

En su programa incluyen además incentivar con rebajas en el IBI a los pequeños propietarios para que alquilen sus viviendas no ocupadas y “desactivar la especulación” recargando el IBI a” los grandes tenedores de vivienda vacía”.También se comprometen a elaborar un censo de entidades privadas con exención total o parcial del IBI y otros impuestos para la revisión -y eliminación si procede- de ese “privilegio”. Unidas Podemos plantean además implementar el tramo municipal de la “tasa turística autonómica” en el caso de aplicarse.

Ciudadanos, según su candidata a la alcaldía de Alicante Mari Carmen Sánchez, se posiciona  a favor de bajar los impuestos “de manera responsable siempre que sea posible”. Como aspecto novedoso, Sánchez propone “bajar el tipo al mínimo legal permitido, que sería un 0,4, cuando ahora mismo en Alicante lo tenemos a un 0,63%”. Además “se muestran a favor de generar bonificaciones en el IBI a aquellas familias en riesgo de exclusión social así como también a las mujeres víctimas de violencia de género”.

“Impuestos los mínimos”, podría titularse a nivel general el programa fiscal de Ciudadanos, según su alcaldable, porque su intención es “dejar el dinero en el bolsillo de los vecinos”. También se comprometen a revisar las bases catastrales que se aplican a ciertos tributos municipales para evitar subidas encubiertas, así como a comprobar que “las multas estén dirigidas a la prevención y corrección de conductas, nunca a recaudar”. En este sentido, hacen especial hincapié en el tema de la limpieza.

Potenciar y facilitar el emprendimiento forma parte también de su propuesta fiscal. “Vamos a incentivar la apertura de nuevos negocios mediante la bonificación de impuestos locales, con exenciones de tasas de licencia”, asegura.

Suscríbete a nuestra newsletter