La información económica de los líderes

Para barrios, escuelas, polígonos y partidas rurales

El Ayuntamiento ultima inversiones de 33 millones para el gobierno que salga del 26 M

El alcalde de Alicante, el popular Luis Barcala, decide aplazar su aprobación para mantener el consenso con la oposición alcanzado en el tramo final de la legislatura

La Corporación municipal el día del Pleno del 11 de marzo que dio luz verde al proyecto de presupuestos |E3

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Alicante ultima  inversiones  por un valor superior de 33 millones de euros para barrios, escuelas, polígonos y partidas rurales, pero decide aplazar su aprobación para después de las elecciones  del 26 de mayo con el fin de posibilitar que los proyectos a ejecutar “sean fruto del consenso, como ha pasado en el tramo final de la legislatura“, según el comunicado hecho público hoy.

El alcalde de Alicante, el popular Luis Barcala, tras una reunión informal de la junta de portavoces, ha decidido aplazar “por las inminentes elecciones municipales” la aprobación de las inversiones financieramente sostenibles con cargo al remanente de Tesorería del ejercicio 2018.

Desde la Concejalía de Hacienda, el edil Carlos Castillo, junto al equipo de técnicos responsables de diferentes áreas del Ayuntamiento como Urbanismo, Infraestructuras, Cultura, Patronato de la Vivienda y Seguridad, continúan preparando el expediente “para poder tramitar la aprobación y tramitación de esas inversiones sostenibles a la mayor brevedad tras la toma de posesión del nuevo equipo de gobierno“.

Para que las inversiones puedan ser consideradas “financieramente sostenibles“, la ley estipula que deben tener una vida útil superior a cinco años, y admite inversiones en mobiliario o enseres siempre y cuando se encuentren asociados a ciertos programas de gasto. Se permitiría, por ejemplo, invertir en vehículos siempre y cuando se destinen a determinados servicios públicos.

Las distintas concejalías disponen de proyectos que pueden calificarse como sostenibles por un importe total de  33.381.990, 93 euros. Los ámbitos de aplicación son muy variados. Entre ellos se encuentra por ejemplo destinar cuatro millones de euros para polígonos industriales, la adquisición de instrumentos para la Banda Sinfónica Municipal o los más de tres millones de euros que se podrían destinar para adecuar las instalaciones de la Policía Local y para la adquisición de nuevos vehículos.

La renovación y pavimentación de calzadas y aceras de la ciudad de Alicante es otra de las grandes partidas de la que se podría beneficiar la ciudad de Alicante, con una inversión de hasta cinco millones de euros. A esto se sumarían los más de tres millones de euros necesarios para la urbanización de la Avenida de Niza en la Playa de San Juan, o los más de dos millones de euros imprescindibles para llevar a cabo el carril bici que unirá la Euipo con Urbanova.

Otro tipo de inversiones que se podrían financiar con el sobrante no ejecutado serían las relacionadas con la mejora en la eficiencia energética de centros escolares, instalaciones deportivas, áreas industriales o barrios, por un importe que podría alcanzar los 5 millones de euros.

Según las mismas fuentes, estas inversiones financieramente sostenibles estaban contempladas en la declaración institucional aprobada por el Pleno del 11 de marzo junto al proyecto de presupuestos para 2019 como parte del acuerdo alcanzado con los grupos de la oposición -a excepción del PSOE- que permitió al equipo de gobierno del Partido Popular sacar adelante el presupuesto. El importe de las inversiones incluidas en el documento alcanzaban los 43.233.323,58 euros.

El equipo de gobierno popular del Ayuntamiento de Alicante logró aprobar el proyecto de presupuestos municipales para 2019 a pesar de contar solo con ocho de los 29 concejales de la Corporación Municipal. Tras tres meses de negociación con la oposición, el Partido Popular consiguió la abstención de Ciudadanos, Compromís y Guanyar. Las piezas que faltaban para hacer posible lo improbable las puso la abstención de la edil no adscrita -y exintegrante de Guanyar- Nerea Belmonte y el voto a favor del segundo concejal no adscrito  y exmiembro de Cs, Fernando Sepulcre. Los votos en contra de los seis concejales del grupo municipal socialista – con quienes no se produjo acercamiento alguno- no pudieron impedir su aprobación.

La declaración institucional  que incluía las inversiones cuyos trámites administrativos está ultimando en estos momentos la Concejalía de Hacienda contó con los votos a favor de PP, Guanyar y los dos concejales no adscritos, el voto en contra de PSOE y Compromís y la abstención de Cs.

Suscríbete a nuestra newsletter