La empresa ha recibido el premio al mejor logro en el desarrollo de circuitos fotónicos integrados

VLC Photonics es la única empresa española que diseña microchips fotónicos

El 93% de la facturación de esta spin off de la UPV proviene de las exportaciones a Europa, Norteamérica y Asia

Pascual Muñoz, doctor ingeniero en Telecomunicación y fundador de la compañía | Imagen: E3

La pyme valenciana VLC Photonics, spin off de la Universitat Politècnica de València, ha experimentado en los últimos cuatro años un incremento en su volumen de negocio de más de un 1.200% desde su fundación en 2011, con unos ingresos de cerca de dos millones de euros en 2018.

VLC Photonics es una empresa de ingeniería que transforma sistemas e instrumentos en microchips fotónicos, reduciendo el tamaño, coste y consumo, con mejora de prestaciones y empleando tecnologías de microfabricación en masa.

Pascual Muñoz, doctor ingeniero en Telecomunicación y fundador de la compañía, detectó una necesidad de mercado, ya que había demanda de microchips ópticos, pero no había nadie que los fabricara.

VLC cubre ahora no sólo el diseño, sino todo el ciclo de producción de chips ópticos: ingeniería, diseño, fabricación y prueba.

Se trata de la única empresa española que ofrece este servicio y la única en Europa, reconocida en estudios de mercado. Cerca del 93% de su cifra de negocio procede de la exportación a Europa, Norteamérica y Asica.

La empresa acaba de ser galardonada con el Premio al mejor logro en el desarrollo de circuitos fotónicos integrados del certamen internacional PIC Awards 2019, referencia mundial en el sector de la fotónica integrada. De este modo, se reconoce la contribución de VLC Photonics a la fabricación de equipos y la producción de circuitos fotónicos integrados y de dispositivos que los incorporen.

Los circuitos fotónicos integrados funcionan con señales de luz como, por ejemplo, las que emiten los láseres. VLC Photonics es capaz de miniaturizar sistemas que, de otra forma, son voluminosos y consumen mucha potencia.

Estos microchips se emplean en el sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones, aunque también se aplican en otros sectores, como el aeroespacial, el de la biotecnología y el de la instrumentación de precisión.

Suscríbete a nuestra newsletter