La información económica de los líderes

Declaración del inspector José Antonio Delgado ante la Audiencia Nacional

Retribuciones disparatadas y exceso de directivos en la Bankia de Rato

El inspector del Banco de España asegura que ellos estaban más preocupados por el porvenir de la entidad que sus propios gestores

José Antonio Delgado durante una comparecencia ante el Congreso de los Diputados

El inspector del Banco de España José Antonio Delgado ha dicho este lunes en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia que las retribuciones en la entidad eran “disparatadas” y en absoluto acordes con un momento de grave crisis económica.

Delgado se ha referido a la gobernanza de BFA y de Bankia, que no eran exactamente iguales; ya que, en el caso de la matriz, se mantenían “estructuras del pasado, consejeros procedentes del mundo de la política y con poca capacidad”.

En Bankia, sin embargo, hubo una “cierta mejora”, si bien la política de retribuciones era “disparatada” y no se aplicaba “ninguna medida acorde con la crisis”.


Los gestores de Bankia y los inspectores del Banco de España mantenían opiniones irreconciliables sobre la situación de la entidad


Ha calificado la solvencia de Bankia de “mala”, ya que según él se puede tener una situación de partida “mala, o buena, pero si esa situación de partida no refleja la realidad, pues no se puede hacer nada, ellos la califican de buena y nosotros de mala, porque hay deterioros no reconocidos”.

Según Delgado, la situación de Bankia no era viable se trataba de “una situación sostenida, ya que de partida que no era la óptima” pues no reflejaba toda la morosidad que se arrastraba desde 2005.

Delgado ha leído un correo electrónico enviado “a la superioridad del Banco de España” el 22 de marzo de 2012, relativo a una reunión celebrada el 6 de ese mes con el entonces presidente de Bankia, Rodrigo Rato, y en la cual los inspectores detallaron los problemas que detectaron en la entidad.


“No cumplían ni con sus propias cifras”, declara el inspector del Banco de España José Antonio Delgado


En concreto, problemas de liquidez, que hacían difícil cumplir con los requisitos de capital principal, un “exceso de directivos”, y líneas de gestión “no claras”; por todo ello, se expone que debía ser gestionada como una empresa “en crisis”, aunque también se explica en la misiva que “estábamos más preocupados nosotros que los gestores del banco”.

Respecto a la reformulación de las cuentas de 2011 llevada a cabo por el equipo de José Ignacio Goirigolzarri a su llegada a la entidad, Delgado ha asegurado que se debió a que afloraron deterioros procedentes de las cuentas de las cajas.

En concreto, se ha referido a una cartera minorista refinanciada de Bancaja, que “no cumplía los requisitos y que sin embargo estaban calificados de normales”.

Incluso, ha señalado, “con sus propias cifras no cumplían” con los requisitos de capital que exigían los decretos para reestructurar el sistema financiero aprobados por el Gobierno en 2012, “pero además faltaba lo gordo, lo que no había aflorado”. EFECOM

Suscríbete a nuestra newsletter