Plan de pensiones europeo

La Eurocámara aprueba la normativa del producto paneuropeo de pensiones

La medida, que ha contado con el apoyo de populares y liberales, no reemplazará los sistemas nacionales de pensiones "ya que es un producto adicional"

Archivado en: 

Con 338 votos a favor, 143 en contra y 139 abstenciones, ayer fue aprobado en el Parlamento Europeo el Reglamento con el que se pondrá en marcha el Producto Paneuropeo de Pensiones Individuales (PEPP por sus siglas en inglés). Esta normativa, que contó con el respaldo del Grupo de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa, del que forma parte Ciudadanos, y del Partido Popular Europeo, sienta las bases para impulsar los planes de pensiones europeos que se estima lleguen al mercado en 2021.

Se trata de un producto financiero que podrá contratarse a través de compañías de seguros, bancos, fondos de pensiones de empleo, empresas de inversión y gestores de activos y podrá disfrutarse en toda la Unión Europea con unas condiciones esenciales comunes. El objetivo de Bruselas es hacer frente al reto del envejecimiento poblacional, así como impulsar el mercado europeo para estos productos financieros, muy desarrollados en algunos países pero que apenas existen en otros.

Según la Comisión Europea, solo el 27% de los europeos entre 25 y 59 años deuda ha suscrito un producto de pensiones. “Los productos de pensiones paneuropeos brindarán una nueva posibilidad de ahorro a largo plazo utilizando los mercados de capitales, aliviando con ello la presión sobre la financiación pública“, señalan en un comunicado. En el Reglamento aprobado ayer se específica que el PEPPno debe tratar de reemplazar los sistemas nacionales de pensiones existentes, ya que es un producto adicional y complementario“.

Coespe alerta de los riesgos del PEPP

Pese a ello, señalan desde la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones (Coespe) que la aprobación del PEPP esconde un objetivo más amplio de privatizar los sistemas públicos de pensiones y explican que las “grandes” exenciones fiscales que tendrán estos productos repercutirán negativamente sobre las arcas públicas de los estados europeos. “Se calcula que en 10 años, alrededor de 2,3 billones de euros de dinero público que tendrían que haber ingresado los estados se va a derivar hacia los fondos de inversión, las entidades financieras y los seguros privados“, exponen desde Coespe.


“Unos sistemas de pensiones adecuados, sostenibles desde el punto de vista social y fiscal, se basarán en sistemas públicos y colectivos”

En esta línea, un informe presentado por la Confederación Europea de Sindicatos (CES) indica que debe excluirse el tratamiento fiscal ventajoso y muestran su rechazo a calificar los PEPP como equivalente a los sistemas de pensiones complementarios basados en convenios colectivos. “Unos sistemas de pensiones adecuados, sostenibles desde el punto de vista social y fiscal, se basarán en sistemas públicos y colectivos“, reza el texto presentado por la Confederación.

El producto paneuropeo no puede tener efecto alguno sobre el sistema público de pensiones español“, advierte Carlos Bravo, secretario de Políticas Públicas y Protección Social de CCOO, sindicato que forma parte del CES. Apunta que estos productos no pueden reemplazar parcialmente la cobertura de los sistemas públicos de pensiones. “No tienen capacidad de dar coberturas generalizadas, mucho menos universales, en materia de protección social“, señala Bravo.

Cartas a los eurodiputados

Desde Coespe solicitaron a los eurodiputados que votaran en contra del Reglamento del PEPP. La respuesta de Ernest Urtasun, eurodiputado de Catalunya en Comú, fue que votaría en contra de este producto financiero ya que “promueve alternativas estrictamente privadas frente a los sistemas públicos de pensiones“. Expone Urtasun que existe una “estrategia generalizada” para promover los planes privados como forma de reducir los gastos públicos en pensiones y que el PEPP se enmarca dentro de esta estrategia.

Los esquemas privados deben tener carácter de complementariedad y en ningún caso sustitutivo del sistema público. Menos aún, cuando se necesita utilizar fondos públicos para su financiación, que es lo que puede pasar con este producto mediante la promoción de incentivos fiscales“, expone el eurodiputado.

Por su parte, Sophie in’t Veld, eurodiputada holandesa del Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa, una de las impulsoras del PEPP, ha contestado a Coespe que “el Reglamento no afecta de ninguna manera al primer pilar (pensión estatal) ni al segundo pilar (pensión profesional) de las pensiones“. Explica que el PEPP es un producto de ahorro de pensiones complementarias, voluntario e individual del tercer pilar.

Concluye la eurodiputada exponiendo que el reglamento aprobado no crea productos PEPP sino que “se limita a regular un mercado ya existente, y ofrece una amplia protección a los consumidores“.

Suscríbete a nuestra newsletter