La información económica de los líderes

Para este primer semestre

Cabify aumentará su oferta de movilidad en Alicante y Valencia

Mariano Silveyra cree que la solución pasa por la liberalización y reitera que la empresa abandonará la Comunitat si se apoya una propuesta 'a la catalana'

Archivado en: 

A la izquierda, Mariano Silveyra, presidente de Cabify, junto al resto de ponentes de la mesa en Fexdir. | Foto: AJ

El presidente de Cabify representó ayer a la perfección la disyuntiva que vive el sector del transporte discreccional. Mariano Silveyra aseguró que la plataforma apuesta por traer a la Comunitat Valenciana más alternativas de movilidad -patinetes y bicicletas eléctricas- en el primer semestre, al tiempo que se mostró rotundo a la hora de abandonar las dos ciudades -Alicante y València- si sigue adelante la propuesta de regulación de la Generalitat.

El responsable de la compañía habló durante el foro Fexdir de experiencia de cliente y sobre ella, expuso realidades que ya se viven en otros países europeos y de sudamericanos respecto a la movilidad. “España es el país más restrictivo“, apuntó en referencia al problema de licencias para operar tanto taxistas como VTC. Para el directivo de Cabify, “no tiene ningún sentido eliminar de raíz los 500 puestos que hay ahora ya creados. Impiden que se creen los 2.000 que ya estaban previstos y que se crearían a partir de nuevas licencias. El usuario necesita más opciones. El taxi, como única opción, es volver a los años 70“.

En la línea de lo que decía el responsable de Unauto esa misma mañana en Valencia, Silveyra dejó claro que imponer una demora de 15 minutos o una hora para contratar un VTC “no tiene ningún sentido“, pues el ciudadano lo quiere de inmediato. Esa demanda es, para el presidente de Cabify, igual para cualquier solución de movilidad.

El problema es que no hay licencias suficientes para crecer lo que nos gustaría. La ciudadanía lo demanda muchísimo pero no alcanzamos. Con los pocos vehículos que tenemos, el servicio no es el mejor“, señaló. El presidente para Europa y Asia de Cabify argumentó que ciudades como Alicante, donde su compañía opera desde hace unos meses con tan solo 20 vehículos, “se podría trabajar con 200, 300 ó 500″.

Esta exigua cantidad de vehículos representa para la plataforma una solución mejorable, pues la falta de unidades impide que el servicio se realice en los tiempos adecuados. De esta manera y debido a que “el usuario quiere más y mejores opciones de movilidad“, confía en que durante el primer semestre de 2019 se abra la mano y Cabify se convierta una plataforma multimovilidad que amplíe el número de licencias de VTC y también sirva para contratar taxis, motos y patinetes eléctricos en València y Alicante.

Avanzar antes que restringuir

Según Silveyra, los taxistas no van a perder su trabajo con la ampliación del número de VTC sino exactamente “todo lo contrario” ya que cuantas más opciones de movilidad haya, más usuarios dejarán aparcado su coche en casa. Como ejemplo, puso Madrid, donde desde 2015 se han multiplicado por 6 las licencias de VTC y, al mismo tiempo, el sector del taxi ha visto crecer la facturación entre el 15 y el 20 por ciento “año tras año“.

Para el directivo, hay “un hecho diferencial y es que, en 120 países, somos la principal plataforma del taxi. Hoy generamos entre el 30 y 40% de la demanda de taxi en Sudamérica”. Ante la posibilidad de llegar a acuerdos en España, aseguró que “todavía no nos hemos sentado con el sector, pero nos sentaremos a hablar con el sector, cuando pase toda esta locura de regulaciones que no aportan nada a nadie“.

Esto es así, según el directivo de Cabify, porque “cuando abres las opciones de movilidad, se benefician todas en sí mismas” puesto que al haber tantas alternativas “la gente se decide a dejar su coche en casa y se mueve en las opciones“. Silveyra se mostró crítico con la administración, por no estar buscando soluciones globales a la movilidad y moverse dentro del campo restrictivo.

“Nosotros somos una plataforma para contratar cualquier tipo de movilidad y al taxi lo incorporaremos en breve, como hacemos en Sudamérica”, de manera que “el taxi pueda seguir ofreciendo el servicio a pie de calle, en parada y le entre una demanda nueva a través de las aplicaciones móviles“.

Silveyra ha lamentado que las discusiones sobre posibles restricciones se hayan suscitado a partir de un “grupo de violentos que han retenido y secuestrado ciudades y que no van a ningún lado”, y ha repetido que la solución al taxi “no es matar a la competencia sino que reciba herramientas para que pueda competir mejor“. De esta manera, propuso que a los taxistas se les facilite su modernización, tarifas y horarios más flexibles e impulsar su agilidad en el ámbito de la precontratación, donde compiten con la VTC, “y no poner trababas a la competencia para hacerla desaparecer“.

Suscríbete a nuestra newsletter