La información económica de los líderes

Hasta el momento se han retirado más de 6 millones de toneladas de cítricos sin salida comercial

Intercitrus prepara una campaña de promoción del consumo de naranja

La consellera presidió la reunión con el sector citrícola

El Consell y el sector citrícola han planteado este martes el inicio de una campaña de promoción de la naranja valenciana para fomentar su consumo a nivel nacional e internacional que se realizaría a través de la Interprofesional Citrícola Española Intercitrus.

La propuesta se ha realizado durante la reunión que ha mantenido la consellera de Agricultura, Elena Cebrián, con representantes del sector citrícola para acordar soluciones conjuntas frente a la crisis de la citricultura valenciana.

La reunión ha abordado también el avance de la retirada de producción para destinarla a la industria transformadora, la financiación de ayudas de minimis y créditos bonificados, y la regulación de los productos fitosanitarios y su efecto en los acuerdos comerciales internacionales.

En cuanto a los volúmenes de naranjas y pequeños cítricos retirados con destino a la producción de zumo para distribución gratuita, los últimos datos actualizados indican que en la Comunitat se han retirado 6.316.202 toneladas y es la principal autonomía en retirar pequeños cítricos, con el 64 % del total estatal.

Asimismo, se ha producido una ralentización en los envíos a transformación por parte de las organizaciones de productores de frutas y hortalizas (OPFH) debido a que ya se han librado de volúmenes almacenados y existe menos presión de existencias y a la calidad de los pequeños cítricos existentes en campo, menos apta para la industria.

También se ha dado cuenta de la creación de una línea de créditos bonificados para disponer de dinero circulante mediante el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), que oscilarán entre 30.000 y 50.000 euros a cuatro y cinco años.

Durante la reunión se han estudiado las ayudas de minimis, que podrían suponer hasta 15.000 euros por agricultor en tres años y cuyo importe definitivo dependerá del tipo de beneficiario, y se ha hecho hincapié en el requerimiento de controles en frontera a frutas y hortalizas procedentes de países no comunitarios. EFE

Suscríbete a nuestra newsletter