Prevé reforzar la lucha contra el fraude y la evasión fiscal

El Pleno del Consell aprueba el estatuto de la Agència Tributària Valenciana

El objetivo es que pueda alcanzar una autonomía e independencia funcionales que le permitan asumir tareas hasta ahora delegadas en otras administraciones

La portavoz del Consell, Mónica Oltra |E3

El pleno del Consell ha aprobado hoy el estatuto de la Agència Tributària Valenciana  que culminará la creación de este organismo – aún sin fecha de inicio- y sentará la base de la “modernización de la administración tributaria” de la Generalitat. Así lo ha anunciado la vicepresidenta y portavoz del gobierno autonómico en la rueda de prensa posterior al pleno.

Mónica Oltra ha destacado que la nueva agencia permitirá a la Generalitat mejorar la ayuda y asistencia al contribuyente, asumir su propia recaudación ejecutiva y reforzar la lucha contra el fraude. “La sangría más grande que tienen las arcas públicas es precisamente el fraude y la evasión fiscal, más allá de los tipos impositivos, y, por tanto, ese es el margen de mejora que aumenta los ingresos de las administraciones públicas“, ha afirmado.  El objetivo es que pueda alcanzar una autonomía e independencia funcionales que le permitan asumir tareas hasta ahora delegadas en otras administraciones o colaboradores tributarios y que, por el momento, no era posible realizar de forma directa por parte de la Generalitat Valenciana.

La vicepresidenta y portavoz del Consell,  ha explicado que  con el nuevo Estatuto de la Agencia Tributaria Valenciana se cumple el compromiso del Seminario de Gobierno de Invierno realizado en Vinaròs-Benicarló en enero de 2018. Oltra ha destacado que “este diseño estratégico” de la Agencia Tributaria Valenciana “pretende dotar de eficacia y autonomía a este organismo de cara a los retos que la gestión del sistema tributario valenciano nos plantea y que ha de contribuir a una mejor financiación de la Comunitat Valenciana, más racional, más autónoma, más eficiente y más eficaz“. La nueva Agencia  se estructura en cinco departamentos: Gestión, Inspección, Recaudación, Informática y Valoración.

Una de las novedades más importantes “es la creación de un nuevo y necesario Departamento de Informática, que reforzará la autonomía y eficiencia del instituto” y lo dotará del “apoyo informático necesario para poder realizar todas las funciones que se incluyen en la gestión de los tributos propios y cedidos”.  Otro de los aspectos a destacar es el refuerzo de la colaboración institucional entre las diversas administraciones.
Se crea también la Oficina de Calidad y Estadísticas Tributarias y se introduce un nuevo enfoque en la organización del trabajo, con equipos que permitirán una mayor especialización, eficiencia y aprovechamiento de economías de escala, para lo que se crean los departamentos de Gestión, Inspección y Recaudación.

Oltra ha añadido que es “muy aventurado” avanzar una fecha de inicio de la puesta en marcha de este organismo porque la situación “precaria” de la administración “alarga muchas veces los procesos“, aunque ha afirmado que el objetivo es que “esté lo antes que pueda estar“.

Suscríbete a nuestra newsletter