La información económica de los líderes

La patronal lamenta que las políticas dedicadas al tejido empresarial crezcan por debajo de la media

La CEV, en contra del aumento de la fiscalidad a las empresas en los PGE

Pese a que la financiación a las CC.AA. aumenta un 6,2 %, lo considera insuficiente y urge una reforma del Sistema de Financiación Autonómica

Archivado en: 

Salvador Navarro, presidente de la CEV | Imagen: Vicente A. Jiménez

Dado que el objetivo de déficit se reduce del 2,7 % en 2018 al 1,3 % en 2019 y los gastos aumentan un 5,1 %, la reducción casi a la mitad del objetivo del déficit se basa en un notable aumento de los ingresos tributarios. Dentro de estos, la figura sobre la que se prevé el mayor incremento es la del Impuesto sobre Sociedades (13,7 %), seguida del IVA (9,4 %) y los Impuestos Especiales (6,7 %).

La CEV considera que esta estimación, en un entorno de ralentización, es excesivamente optimista. Además, dado que el proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado incluye nuevas medidas fiscales al tejido empresarial, la CEV insiste en que, precisamente por adentrarse en un entorno de ralentización, lo último que se debe hacer desde la política económica es aumentar la fiscalidad de las empresas y lastrar sus niveles de competitividad.

A falta de un análisis más detallado y profundo del proyecto de ley de los PGE correspondientes al ejercicio 2019, desde la CEV se observa una serie de claroscuros cuantitativos y cualitativos.

El cuadro macroeconómico en el que se basan los presupuestos es realista y coincide con las previsiones que maneja la Confederación en su último informe de coyuntura. Se prevé una ralentización en el avance de la economía nacional, que podrá crecer en este ejercicio en el entorno del 2,2%. La economía real, por tanto, seguirá creciendo, aunque a tasas algo menores, y se seguirá generando empleo, aunque a menor ritmo.
Este matiz cualitativo es relevante, ya que el proyecto de presupuestos se basa en una economía que está ralentizando su crecimiento hasta el 2,2 %, y su presupuesto de gastos consolidado crece un 5,1 %; cerca de 3 puntos por encima del crecimiento del PIB real.

Con respecto a este incremento en el presupuesto de gastos, la CEV comparte la sensibilidad de avanzar en las políticas sociales, que crecen un 6,4 %, pero lamenta que las políticas dedicadas al tejido empresarial crezcan por debajo de la media: 0,2 % las políticas de comercio, turismo y pymes; 1,6 % las políticas de industria y energía y 1,8 % las políticas en I+D+i civil.

Urgente una reforma del Sistema de Financiación autonómica

Con respecto a la financiación territorial, pese a que la financiación a las CC.AA. aumenta un 6,2 %, este aumento sigue siendo insuficiente. Urge una auténtica reforma del Sistema de Financiación Autonómica; más justo y más equitativo. El desfase anual para las arcas autonómicas es de tal magnitud que supera, con creces, el total de las Inversiones territorializables que los PGE han previsto para la Comunitat Valenciana. Y ello, pese a ser los presupuestos de este año generosos con la Comunidad. Este desfase continúa lastrando los niveles de bienestar social y competitividad.

El informe de la CEV explica también que las inversiones territorializables en la Comunitat Valenciana ascienden en el proyecto de presupuestos a cerca de 1.190 millones de euros. Esto supone un incremento del 61% con respecto a lo presupuestado en 2018 y se aproximan al peso de la Comunidad en términos de PIB y población. Por tanto, -continúa el informe- es un presupuesto que, en inversiones y a nivel global, nos sitúa en el entorno de lo que debería ser lo habitual, aunque no lo ha sido en los últimos 15 años.

Sin embargo, en términos per cápita, la Comunitat Valenciana todavía se sitúa, con 239 euros/habitante, por debajo de la media nacional.

El comunicado califica de “grave” la situación de la provincia de Alicante, donde en términos de PIB debería obtener un 40 % más de inversión –cerca de 100 millones de euros más- y en términos de población incluso un 50 % más. De hecho, la inversión per cápita en la provincia de Alicante es 128 euros inferior que la media nacional. Este nuevo desfase lastrará los niveles de competitividad y bienestar de las empresas y los ciudadanos de la provincia de Alicante.

Por todo ello, desde el punto de vista empresarial y regional, la CEV valora el aumento de las inversiones en esta Comunidad, pero entiende que existe recorrido de mejora en el trámite parlamentario. Con respecto a los gastos e ingresos corrientes, lamenta que las políticas dedicadas al tejido empresarial sigan creciendo por debajo de la media y que el alza de los ingresos y la reducción del déficit recaigan fundamentalmente sobre la fiscalidad empresarial. Por último, desde la CEV se insiste en la necesidad de una reforma del sistema de financiación autonómica que, entiende debe quedar al margen de los ciclos políticos.

Suscríbete a nuestra newsletter