La información económica de los líderes

Investigadores del Instituto Agroforestal del Mediterráneo de la UPV

Hallan en el propio cotonet un método para detectar esta plaga

Este trabajo es el primer paso serio para trabajar bajo un método no químico y precoz contra un insecto que llega a condenar a la mitad de los cítricos

Investigadores de la UPV avanzan en la lucha contra la plaga del cotonet. | Foto: UPV

Hallado un nuevo aliado contra la plaga del cotonet de les Valls.  Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia han logrado aislar e identificar la feromona del cotonet de les Valls, cuyo uso permitirá la detección precoz de la plaga. Este insecto puede causar pérdidas del 50% en la cosecha de cítricos y permitirá desarrollar métodos de control ecológicos.

El cotonet de les Valls (Delottococcus aberiae) es un melazo que se alimenta de la savia de las plantas, lo que puede llegar a debilitarlas notablemente. Además, excreta una sustancia pegajosa rica en azúcares llamada melaza que provoca el crecimiento de hongos y bacterias que dañan y deprecian las cosechas.

Uno de los sectores más afectados por esta plaga es el de los cítricos, aunque también daña a otros cultivos tropicales como el café y guayabo y subtropicales y templados como el olivo y el peral.

El investigador del grupo de Ecología Química Agrícola (CEQA) del Instituto Agroforestal del Mediterráneo, Vicente Navarro, explica a la agencia Efe que este cotonet “fue detectado en 2009 en la zona de les Valls, seguramente proveniente de Sudáfrica“. “Desde entonces su zona de influencia no ha parado de crecer y los daños que provoca se ha ido observando en zonas cada vez más lejanas al punto de introducción”, añadió.

Respecto a otros melazos, advierte, “el cotonet de les Valls resulta especialmente dañino porque cuando está presente durante el cuajado provoca la deformación o la reducción del tamaño de los frutos”. Los enemigos naturales de otros cotonets no resultan eficaces contra este melazo porque el de les Valls requiere menores temperaturas para su evolución y empieza a reproducirse cuando los depredadores y parasitoides que hay en la zona aún no pueden hacerlo.

Una alternativa al control químico

En este contexto, el único control posible, hasta ahora, era el control químico con insecticidas de amplio espectro que provocan desequilibrios o el aceite parafínico en agricultura ecológica. 

En la búsqueda de nuevos tratamientos alternativos, investigadores del grupo de Ecología Química Agrícola (CEQA) han conseguido aislar e identificar la feromona sexual de esta variedad de insecto, lo que resultar clave en el desarrollo de nuevas estrategias para luchar contra él. Este descubrimiento es el resultado de cuatro años de investigación y de la colaboración con la empresa Ecología y Protección Agrícola (EPA) y de la Generalitat por medio de dos convenios de Investigación firmados en 2017 y 2018.

La feromona identificada es una molécula totalmente nueva que ha sido objeto de patente por la UPV y EPA y que ha demostrado tener una gran actividad, lo que supone una nueva herramienta para luchar contra esta importante plaga.

Además de posibilitar la detección precoz de la plaga, la feromona permitirá estudiar el ciclo biológico y determinar los momentos óptimos de tratamiento, así como desarrollar métodos de control como la confusión sexual o la atracción y muerte, lo que supondría una solución ecológica y respetuosa con el medio ambiente.

Según Vicente Navarro, “los primeros resultados son muy alentadores y con los ensayos previstos durante 2019 esperamos poder desarrollar un método de control eficaz a medio plazo“. El investigador destaca el apoyo que ha obtenido la UPV de los financiadores y colaboradores de la investigación: “El Servicio de Producción Ecológica de la Conselleria de Agricultura nos ha proporcionado ese empujón final que faltaba gracias al convenio firmado estos años, y la empresa valenciana EPA SL ha apostado por el desarrollo de una síntesis comercial para esta nueva feromona“.

“Esta colaboración demuestra que cuando el sector público y privado trabajan coordinados se pueden alcanzar objetivos que benefician claramente a la sociedad“, ha concluido

Suscríbete a nuestra newsletter