La información económica de los líderes

La portavoz de la Fiscalía de València presenta su nuevo libro sobre el trato judicial a las víctimas de violencia de género

“Balanza de género”, un zasca de la fiscal Susana Gisbert a la justicia patriarcal

 / 

susana gisbertSusana Gisbert, portavoz de la Fiscalía Provincial de València, le suministra un potente zasca a la justicia patriarcal con su libro “Balanza de género“. Con este título, la autora pretende concienciar y hacer entender que sin una justicia que lleve puestas las gafas de la igualdad, las víctimas de la violencia de género en lugar de ser protegidas por ella serán doblemente victimizadas: primero por el maltratador y después por las sentencias o decisiones judiciales injustas.

Gisbert describe que una cosa es la igualdad en el papel y otra la realidad con la que las mujeres se encuentran en los tribunales. “En 1978, nuestro ordenamiento jurídico daba un vuelco radical con las palabras todos somos iguales ante la ley‟, consagradas en la Constitución, afirma Gisbert. Pero del dicho al hecho hay un buen trecho.

“No basta decir que somos iguales para que realmente lo seamos. De eso trata este libro. No se puede concebir la igualdad sin tener en cuenta los obstáculos que impiden que sea una realidad. Obstáculos de todo tipo que están firmemente arraigados en nuestra sociedad, aunque a veces ni siquiera seamos conscientes. Esos obstáculos tienen un nombre: machismo. Y una fórmula para combatirlos: la igualdad”, explica Susana Gisbert

“La perspectiva de género es uno de esos medicamentos, tal vez el más potente, y hay que prepararse para saber aplicarlo. Ojalá las generaciones posteriores no lo necesiten, porque ya se les haya aplicado la vacuna, que no es otra que la educación en igualdad. Mientras tanto, la Justicia que, según esa misma Constitución emana del pueblo y a él pertenece, habrá de aplicarse a fondo para atajar ese machismo endémico que arrastramos desde la noche de los tiempos”, añade.

“La perspectiva de género es absolutamente necesaria para pasar de la mera igualdad formal que propugnan las leyes a la igualdad real entre hombres y mujeres a la que debemos aspirar como sociedad”, concluye Susana Gisbert.

 

Suscríbete a nuestra newsletter