V. Soler: “Los presupuestos son factibles y cada partida está documentada”

El conseller de Hacienda reiteró la viabilidad de los presupuestos, respondiendo a todas las dudas planteadas ayer en la comisión de Les Corts

Archivado en: 

“Nunca he estado tan tranquilo con los presupuestos como ahora”. Esas fueron las palabras del conseller de Hacienda, Vicent Soler, ante las diferentes cuestiones planteadas ayer en la Comisión de Economía de Les Corts en la que se trataron los Presupuestos para el próximo año. Así, la Conselleria que preside Soler contará con un presupuesto de 332 millones para 2019, un 10 % más, algo no convenció a todos los diputados presentes.

En primer lugar, Soler reconoció que los polémicos 1.325 millones forman parte de la reivindicación por una financiación autonómica y aún con la insistencia de los representantes del Partido Popular y Ciudadanos del engaño que supondría para los valencianos contar con esa cuantía, el conseller no dio el brazo a torcer y lo calificó como una partida con “marca de la casa” que no modificarán. Insistió en que algunas de las injusticias reclamadas se han resuelto o están en ello, como el mes de IVA mal pagado que reconoció Montoro.

En cuanto a la sentencia del Tribunal Supremo acerca del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, -durante la intervención de Soler todavía no se conocía la sentencia por la que el cliente seguirá asumiendo el cargo-, expuso que la decisión final no tendría un gran impacto sobre las arcas públicas, ya que el pago se efectuaría en cualquier caso y el Ministerio ya había prometido asesoramiento y ayudas a las autonomías para la gestión, que habría sido compleja y habría requerido de un mayor número de técnicos.

El incremento de la plantilla de la Agencia Tributaria también se puso en entredicho, a lo que Soler respondió que lo único que ha disminuido ha sido el número de interinos, empleados que están siendo sustituidos por funcionarios, quienes, a su parecer, son los que realmente tienen que ocupar los puestos. “Comenzamos con 12 funcionarios, otros 18 entrarán este mes de una OPE de 2016 y otros 25 más que llegarán a principios de 2019 de una oferta de empleo público del año pasado”, comentó.

Foto EFE | Manuel Bruque

El conseller también quiso aclarar el criticado incremento de la recaudación de la Generalitat con el impuesto al juego. “Hemos diseñado una política sancionadora para acabar con la población ludópata y cada euro que recaudemos lo dedicaremos a seguir combatiendo contra ello, como así lo recoge la propia ley”.

Las calificaciones de la CEV sobre los presupuestos, a su parecer “demasiado optimistas”, también llegó a la comisión de Les Corts en un debate tenso e introductorio al ambiente que se respiraba en el pleno. “Es verdad que estamos ante una desaceleración económica, que no quiere decir decrecimiento, pero estoy seguro de que los empresarios prefieren un gobierno transparente y libre sobres bajo el brazo”, respondió Soler.

Desde el Partido Popular retaron al Govern del Botànic y lo acusaron de no haber leído la reforma legislativa que elimina el tramo autonómico del impuesto al gasóleo, ya que los Presupuestos incluyen una partida de ingresos procedentes de ellos. A este reproche, Soler le rebatió que quizás habían sido ellos quienes no la habían leído bien, pues lo recogido en el presupuesto corresponde a los ingresos de los últimos meses de 2018 y así se aprecia en la reducción de la partida en comparación con años anteriores.

Pese a la insistencia del conseller por explicar la procedencia de cada partida en “los presupuesto más sociales de la historia de la Comunitat”, la oposición los tachó de “ficticios” y señaló la peligrosidad de apoyarlos en el juego, referenciando el aumento recogido del impuesto al juego; en el ladrillo, como alusión al incremento anunciado en la recaudación del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados; y en la alta tasa de mortalidad, recordando la partida de ingresos procedentes del Impuesto de Sucesiones.

Suscríbete a nuestra newsletter