La Diputación de Alicante selecciona espacios de enorme atractivo

“Imprescindibles” recopila parte de la riqueza cultural alicantina

Estas cinco propuestas invitan a realizar un recorrido por la Costa Blanca y presenta singularidades como el museo de los bomberos en Alcoi

Interior de una de las salas del Marq, un museo imprescindible

Dentro de unos días arrancan las Hogueras y con ellas, el verano. Dicen que es la época del año en la que más tiempo dedicamos al ocio. Independientemente de los gustos, es interesante conocer la oferta cultural creada por la Diputación de Alicante alrededor de lo que podríamos denominar “imprescindibles” de Alicante. Historia, literatura, arte, música, pensamiento… y que nos se transforman en enclaves magníficos para conocer la Costa Blanca. En definitiva, un recorrido por museos y centros que son capaces de despertar la curiosidad del visitante local y del turista.

Una de las primeras paradas obligatorias es el Museo Arqueológico Provincial de Alicante. El Marq es, sin duda, un referente de la cultura nacional e internacional. La llegada de importantes exposiciones han traído a la provincia piezas únicas que no han visitado ningún otro museo de nuestro país. Por un lado, está el propio museo enclavado cerca del Castillo de Santa Bárbara y por otra parte, está su rica red de yacimientos arqueológicos que disponen de visitas guiadas para los menos expertos y una web con nutrida información si se quiere ir por libre.

adda-imprescindibles

Sala de conciertos del Adda

Con el galardón de “Mejor Museo Europeo del Año” en 2004 o la Medalla al Mérito Cultural del Consell, el Marq ofrece una perspectiva didáctica sobresaliente. Sus instalaciones se distribuye en tres áreas: cinco salas para la exposición permanente que abarcan desde la Prehistoria hasta la Edad Moderna y Contemporánea; un espacio central en tres ambientes que ilustran la arqueología de campo, la urbana y la subacuática y una tercera zona que acoge las exposiciones temporales, estructurada en tres salas. A ello hay que sumar la puesta en valor de los yacimientos de especial relevancia en la provincia, como la Sala de Arte Rupestre de Castell de Castells y la musealización del Pla de Petracos (declarados Patrimonio de la Humanidad), así como los enclaves de la Illeta dels Banyets, el Tossal de Manises y la Torre Almohade de Almudaina.

Otro de los imprescindibles, es el Museo de Bellas Artes Gravina (Mubag). Enclavado en el corazón de la ciudad, a pocos pasos del Ayuntamiento, este edificio alberga una gran parte de la colección pictórica iniciada por la Diputación de Alicante en el siglo XIX. Esa época supuso el esplendor de la pintura alicantina que dio a conocer nombres de fama internacional como Antonio Gisbert, Emilio Sala, Fernando Cabrera o Lorenzo Casanova, entre otros, y el Mubag ofrece una muestra única, fruto de la colaboración con centros de la talla del Museo del Prado y el Museo Sorolla, de Madrid, o el Museo de Bellas Artes de Valencia

En la exposición “El siglo XIX en el Mubag. De la formación a la plenitud de un artista”, el museo reúne lo más sobresaliente de la pintura alicantina de la época para dar a conocer la carrera y los logros de destacados autores que contribuyeron a dar fama a la llamada escuela valenciana, hoy referente en la Historia del Arte de España. La muestra se complementa con dos espacios que se renuevan temporalmente: el del “Reconocimiento internacional” –que recoge los logros en el extranjero de artistas locales- y “El artista destacado”, que profundiza en la trayectoria de un artista a través de un atractivo montaje expositivo.

La Diputación de Alicante tiene previsto acometer, en breve, una importante reforma de sus instalaciones, por lo que es aconsejable llamar o visitar su web antes de realizar la visita durante este verano.

Vibrar con la música

Otra de las artes escénicas es la música. El Auditorio de la Diputación de Alicante es un edificio moderno de grandes líneas que se ha convertido en pocos años en un hervidero de conciertos y actividades. Durante el periodo estival, el Adda prepara una agenda de conciertos amplia y variada, donde es aconsejable ir previa retirada o compra de la entrada. Y es que el auditorio da cabida tanto a compositores noveles como a primeras figuras de la música nacional e internacional y se ha convertido en un espacio imprescindible para todos aquellos amantes de este arte.

iac-gil-albert-imprescindibles

Fachada del Instituto Juan Gil-Albert

También el Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert es un punto de referencia con décadas de historia para el ámbito cultural de la provincia: publicaciones, exposiciones, la revista Canelobre, ayudas de investigación y, en definitiva, múltiples propuestas culturales en forma de conciertos, conferencias, mesas redondas, proyecciones o congresos. Por otra parte, el centro dispone de una Biblioteca especializada en temas de la Comunitat Valenciana, con más de 18.000 volúmenes, y un depósito de documentación con varios legados, que incluye la colección digitalizada de toda la prensa de la provincia de Alicante de los siglos XIX y XX, resultado de un proyecto pionero que comenzó con su microfilmación en los años ochenta y ha seguido desarrollándose desde entonces.

Al norte de la provincia de Alicante, junto al río Barxell y enmarcado por el espectacular paisaje alcoyano, el primer museo de bomberos de la Comunitat Valenciana. El Muboma ofrece contenido innovador destinado a dar a conocer la importancia de esta profesión. A través de las diferentes salas y vitrinas se pueden observar las herramientas y los recursos técnicos y humanos que han permitido el desarrollo de este oficio a lo largo del tiempo. El espacio expositivo va acompañado de una guía al visitante mediante un discurso novedoso e interactivo, que incluye numerosos audiovisuales, textos y paneles.

La arquitectura y el contenido

Ya de vuelta a la ciudad alicantina, el Palacio Provincial es uno de los imprescindibles de la arquitectura alicantina. Este edificio del arquitecto Juan Vidal es la actual sede de la institución, pero la Diputación ha querido mantenerlo abierto a la ciudadanía reservando espacios expositivos en su interior. Es interesante también poder dar una vuelta por sus jardines y sobre todo, sorprende la fuente instalada en la parte trasera del edificio. Una confección de corte intimista, sobria, pero fiel a su composición original y que brinda sombra y un lugar donde sentarse, si el sol aprieta.

Suscríbete a nuestra newsletter