Impuesto sobre Actividades Económicas

El 80% de las empresas valencianas no tributan correctamente el IAE

Su optimización puede suponer un ahorro de hasta 200.000 euros al año

El 80% de las empresas valencianas tributan incorrectamente el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) debido a errores censales y tributarios. Generalmente las empresas no se plantean su optimización y dan por buena la cuota tributaria del recibo, procediendo a su pago, según Ayming.

El IAE es un tributo local de devengo anual que cada vez tiene más impacto en la cuenta de resultados. Entró en vigor el 1 de enero de 1992 y se trata de un impuesto con un componente técnico fiscal complejo, del que el contribuyente desconoce que existe la posibilidad de revisar los elementos que determinan la cuota a pagar, determinando si efectivamente es acorde a la normativa y realidad tributaria.

Desde Ayming, grupo international de consultoría, sostienen que es recomendable que las empresas realicen siempre este análisis de elementos tributarios y revisen las ordenanzas fiscales, para detectar posibles bonificaciones, exenciones, o algún tipo de beneficio tributario en el pago del impuesto.

La cuota a pagar del IAE viene determinada por la actividad económica y por los coeficientes municipales, teniendo en cuenta el número de obreros, el importe neto de la cifra de negocio (INCN), el epígrafe de actividad económica (del que existen más de 900 diferenciadas), la superficie afecta (que se pondera en función de la población), el índice de situación y el recargo provincial.

Por su parte, los tres elementos del impuesto que dependen de la Administración local son: el recargo provincial, el índice de situación y las bonificaciones municipales. Esto quiere decir que existen distintos componentes (Tributarios y de gestión censal) que pueden ser estudiados y por tanto, son susceptibles de corrección, generando un ahorro y liquidez directa.

El procedimiento de optimización del IAE puede realizarse, bien por propia iniciativa del contribuyente, y de este modo analizar cuál es la realidad tributaria, así como detectar posibles ahorros, o bien por requerimiento de la Administración. Según datos de Ayming, empresas del sector industrial dedicadas a la actividad química han llegado a ahorrar 200.000 euros anuales, empresas dedicadas del sector farmacéutico hasta 51.000 euros, empresas del sector hotelero cerca de 8.000 euros y compañías del sector automovilístico han conseguido un ahorro anual de 42.000 euros.

Emilio García, Head of Property Management en Ayming, ha declarado que “cada vez son más las empresas que realizan este análisis con el objeto de evaluar el riesgo y aplicar las medidas necesarias para, en el menor tiempo posible, reducir el componente a cero, minorando la incertidumbre y mejorando de este modo su rentabilidad y competitividad”.

Suscríbete a nuestra newsletter