El jueves se celebra el Día Mundial del Agua

Los españoles, entre los más eficientes de la OCDE en el consumo de agua

El 78% del empleo en todo el mundo está relacionado con el uso del agua

El consumo de agua en España está por debajo de la media de la OCDE y es la mitad que en países como Estados Unidos o Canadá. En los últimos años se ha reducido sustancialmente el consumo de agua por persona y día en España, según informa la Cátedra Aquae con motivo de la celebración el próximo jueves, 22 de marzo, del Día Mundial del Agua

El 78% de los puestos de trabajo en el mundo dependen del agua. En España, uno de cada cinco trabajadores está empleado en un sector intensivo en este recurso, recuerda la Cátedra Aquae de Economía del Agua, con motivo de la celebración este jueves, día 22, del Día Mundial del Agua 2018.

Fruto de la colaboración entre Fundación Aquae y la Uned, la Cátedra aprovecha la efeméride para poner el foco de atención en el papel estratégico del agua en los procesos productivos, tanto primario como secundario. El agua es un input clave para las industrias energética, alimentaria, químico-farmacéutica, papelera o textil.

El agua, desde su captación hasta que es devuelta al medio ambiente y en sus diferentes usos intermedios, es esencial para crear y apoyar el empleo, tanto directo como indirecto. Del 78% de la población activa mundial que depende del agua, el 42% (1.400 millones de puestos de trabajo) lo hace de forma intensa.

Además de los puestos de trabajo en la agricultura y la industria, entre los sectores con empleos fuertemente dependientes de este preciado recurso se cuentan la silvicultura, la pesca y la acuicultura; la minería y la extracción de recursos; el suministro de agua y el saneamiento, así como la mayoría de tipos de generación de energía. En esta categoría también se incluyen algunos empleos del sector sanitario, el turismo y la gestión de ecosistemas.

El otro 36% de la población activa mundial (1.200 millones de personas) es moderadamente dependiente del agua. Aquí se incluyen actividades como la construcción, el ocio y el transporte, en las que el agua no es un factor decisivo, pero si necesario.

La directora de la Cátedra Aquae de Economía del Agua, Amelia Pérez Zabaleta, subraya que “el 95% del empleo en la agricultura depende directamente del agua lo que, unido a la creciente necesidad de producción de alimentos, vinculada al aumento de la población, incrementarán considerablemente el número de personas con trabajos relacionados con este recurso en el futuro”. Lo mismo sucederá en otros sectores intensivos en agua (energía, farmacéutica, química), en los que un crecimiento de la población y la producción requerirán de un mayor número de personas trabajando en dichas industrias.

Agua: motor económico de una sociedad

El agua es decisiva en la producción de energía. Por ejemplo, el pasado año, un periodo de sequía, la generación hidroeléctrica se vió reducida a la mitad, pasando del 14,8% al 7%.

Otros datos impactantes son, por ejemplo, que para producir una bolsa de patatas fritas se precisan 185 litros de agua, un consumo que se dispara en otros productos, como la carne, donde se precisan 15.000 litros para producir un kilo de carne.

Pérez Zabaleta alerta que el crecimiento demográfico esperado -con una población de 9.700 millones de habitantes en 2050- implicará una mayor producción de alimentos y, por tanto, de consumo de agua. Para ello, añade, “resulta esencial invertir en una agricultura y ganadería más eficiente en el uso del agua”.

En el sector textil el agua es absolutamente clave, tanto en la producción de la materia prima como en los procesos de tinte y acabado. Un ejemplo: para producir un kilo de algodón se necesitan 10.000 litros de agua, es decir, que la huella hídrica de una sola camiseta de 250 gramos es de 2.500 litros de agua de media global. Lo mismo ocurre en el sector papelero y del cartón, que representa el 27% del consumo de agua por parte de la industria (para producir una hoja se necesitan 10 litros de agua).

¿Cuánta agua se consume en el mundo?

Según datos de la OCDE, los países que más agua utilizan (recursos hídricos totales por volumen de población) son Estados Unidos (con 1.282 m3/habitante), Canadá (1.017) y Australia (870). “Resulta especialmente alarmante que algunos de estos países son precisamente aquellos con mayores problemas de escasez de agua. Estos países deberían tomar medidas para tratar de contener el consumo, a través de la mejora de la eficiencia, el fomento de una economía circular o la concienciación ciudadana”, explica la directora de la Cátedra Aquae.

En España, el consumo está en 799 m3/hab, es decir, por debajo de la media de la OCDE (819). El caso de España revela que se ha ido reduciendo el consumo hídrico de forma sustancial en los últimos años, mientras que en países como Estados Unidos o Canadá duplicaban el consumo por persona y día.

Suscríbete a nuestra newsletter