La información económica de los líderes

Estrategias en femenino plural: Marca personal e imagen profesional

 / 
Consultora de RRHH y Marca Personal/ Consultora en Presencia y Comunicación Personal
Cristina Mulero

Cristina Mulero

maria-angeles-sanchez

María A. Sánchez

Suele definirse la Marca Personal como la “huella que dejamos en los demás. Aquello que piensan de nosotros cuando piensan en nosotros”. El ‘Personal Branding’ es el proceso estratégico que seguimos para que las percepciones de los demás sean acordes a aquello que queremos comunicar. En un entorno profesional, esto es sumamente importante ya que logramos  posicionarnos en la mente de clientes, compañeros, jefes, proveedores, colaboradores… con los atributos y características que nos son propias y nos hacen valiosos y relevantes desde un punto de vista profesional.

Me gustaría hacer una reflexión a cerca de la marca personal aplicada a nosotras, las mujeres.

Es paradójico comprobar que siendo las mujeres hasta un 11% más comunicativas que los hombres, a la hora de “comunicar” nuestra marca, de visibilizar nuestro talento, parece que estamos en desventaja. Es evidente que hay una escasez de referentes femeninos, especialmente en áreas ligadas con la tecnología y las ciencias. Se da la circunstancia de que en estas áreas  es donde mayor demanda de talento hay por parte de las empresas. Quizá esta falta de referentes femeninos en estos sectores, y también en la alta dirección, puede estar relacionada con el menor interés de las generaciones más jóvenes (niñas y adolescentes femeninas) por formarse  en ciencias y tecnología… A la vez que ver con enorme dificultad el acceso a puestos de dirección en las empresas.

Considero que en este aspecto hay un doble beneficio en trabajar la “Marca Personal” de las mujeres. Por un lado, aprovechamos nuestra mayor capacidad empática y nuestra superior  tendencia a la comunicación y establecer relaciones interpersonales, para dar visibilidad a nuestros talentos (“aquello que no se comunica, no existe”) y con ello, ampliar nuestras opciones en el mundo profesional. De otro lado, nos convertimos en referentes para otras mujeres, a menudo más jóvenes, nuestras hijas, sobrinas, alumnas, amigas… y ser fuente de inspiración para todas ellas. Además, también lo seremos para el otro género, pues nuestros hijos, sobrinos, hijos de amigos y compañeros…ellos también integran de forma natural la presencia femenina en todos los ámbitos de vida.

Me gustaría concluir que hoy día, los medios sociales, han democratizado nuestras opciones para llevar más lejos y, por consiguiente, generar más impacto y difusión, nuestra voz y nuestro mensaje. Aprovechemos, las mujeres,  siempre silenciadas en los libros de texto y en otros medios de comunicación dominados mayoritariamente por hombres donde el papel de la mujer, muchas veces,  aún sigue respondiendo   a estereotipos, las redes sociales para alzar nuestra voz, desde la propia diversidad de cada mujer, para comunicar y dejar esa huella de valor que es nuestra marca personal. Una Marca Personal en Femenino Plural.

Imagen Profesional

Hablar de la mujer, es hablar de asumir la capacidad femenina de llevar adelante diferentes temas a la vez. Los mejores tratados sobre salud física y mental, recomiendan lo contrario: poner la atención en la respiración y vivir el ‘aquí y ahora’. Suelo recomendar la respiración consciente y la meditación para lograrlo.

Con respecto a la presencia, esa tendencia a la ‘multitárea’, hace que en muchas ocasiones utilicemos el mismo vestuario de tiempo libre que para el trabajo, descuidando así la ‘Imagen de Marca Personal’. No tener bien diferenciado  el ‘uniforme profesional’, resta mucha eficacia comunicativa, además de seguridad y bienestar personal.

“Si mis amigas me dicen lo mucho que favorece a mi cuerpo el vestido que llevo, tengo que hacer un gran esfuerzo para no ponérmelo al día siguiente, para ir al trabajo, aún sabiendo que, como me dijiste, su largo, la mezcla de colores y el suave tejido, me restan rango y credibilidad profesional”. Me comentaba Carmen, una cliente a la que asisto regularmente en su Imagen de Marca Personal y Belleza Saludable.

Esta situación se repite a menudo. Es un hecho que a la mujer le (nos) gusta gustar. Con la melena, el maquillaje, con la sonrisa  y haciendo visibles las curvas del cuerpo. Lo que no es nada contraproducente, si no se supera el ‘umbral de los símbolos’. Cuando se traspasa, se entra en ‘el mundo del adorno y lo sensual’ y cuesta el doble de esfuerzo transmitir profesionalidad.

 ¿Cómo lograr la máxima eficacia? 

La respuesta está en adquirir la información (para saber), la respiración (para retener el impulso) y el entrenamiento (para adquirir el hábito) y  renovación, de la mirada, para no ‘perdernos de vista’ y de armario, para no acumular nada que no utilicemos.

Información sobre la belleza científica en el estilo de peinado, la postura corporal y el vestuario profesional. De la mano de expert@s, bibliografía y observación… mirar a nuestro alrededor, a mujeres profesionales que creemos que desprenden ese ‘halo’, esa presencia que nos gustaría adquirir y mantener.

Respiración consciente, antes de elegir, para una situación, en el trabajo (que creamos importante o no, la vida está llena de imprevistos), un estilo de cabello, una pieza de ropa, sonreír (sin estridencias y con la boca no demasiado abierta: que quepa apenas un dedo entre los dientes) y, por supuesto, antes de hacer cualquier comentario en el ámbito profesional, para asegurarnos de que nos es útil y favorece a quienes están cerca. La actitud impulsiva no es buena compañera profesional.

Entrenamiento constante, para definir nuestra presencia profesional (nuestra imagen de marca personal) y crear nuestros uniformes de trabajo. Con cada ‘uniforme de trabajo’, es importante hacerse muchas fotografías… incluso filmaciones. Esta es la mejor herramienta para no ‘perdernos de vista’. En este proceso, el espejo no sirve.

Cada temporada, añadiremos un par de piezas básicas, para que el fondo de armario siempre esté actualizado. Eso si: que nos encante, que favorezca mucho, a nuestra personalidad y a nuestras características físicas. Importante: que entren a nuestra vida nuevas piezas  de vestuario profesional y que salgan. Lo que no nos pongamos en un año, fuera de nuestras vidas. Porque lo que no aporta energía, la resta…

Bienvenida al mundo de la armonía y la congruencia entre el ‘ser’  y el ‘parecer’.

Suscríbete a nuestra newsletter