La información económica de los líderes

Volver a los mercados y el problema de la deuda

La deuda acumulada por las comunidades fue uno de los problemas que mayor discrepancia generó en el seno de la comisión.“Fue un debate largo e intenso”, reconoce Francisco Pérez. Aunque la comisión considera necesario poner fin a los mecanismos extraordinarios de financiación, para que las CC.AA. vuelvan a una situación de normalidad, donde el mercado atienda sus necesidades de liquidez, reconoce la dificultad que ello entraña, dado el volumen de deuda acumulado por muchas comunidades y, en particular, por algunas como la valenciana.

[masinformacion post_ids=”119796″]

Por este motivo, la comisión coincide en la necesidad de abordar una reestructuración de la deuda, para conseguir que las obligaciones contraídas se puedan atender de manera realista y viable. “Un instrumento para lograrlo puede ser alargar los plazos de devolución e, incluso, introducir carencias; otro, acortar los tipos de interés o, incluso, anularlos; y un tercero, establecer quitas o condonaciones”.

En este sentido, la mayoría de miembros de la comisión consideró que en ningún caso eran aconsejables las quitas o condonaciones, por generar un problema de riesgo moral; esto es: “Si se te perdona una deuda en la que has incurrido, considerarás que puedes seguir incurriendo en nuevas deudas de las que otros darán cuenta”. 

Sin embargo, frente a esa posición, algunos miembros, encabezados por la delegación valenciana -de ahí el voto particular que suscribe Fco. Pérez-, objetan dos razones: Sin condonaciones, para algunas comunidades la vuelta al mercado no es un escenario realista porque, aunque se bajen los tipos y se alarguen los plazos, el volumen de deuda es tal, que no es factible la vuelta al mercado”, opina Pérez.

En segundo lugar, “no me hablen de riesgo moral, sin analizar las causas de mi endeudamiento”. En el caso de la Comunitat, los datos demuestran que este “no se produce por gastar más, sino a pesar de hacer ajustes y gastar menos; por lo tanto, no se trata de un comportamiento de riesgo moral, sino de un problema de bajos ingresos”, defiende Pérez.

Por ello, Francisco Pérez, como representante de la posición valenciana, ha dejado constancia en el documento de la fuerza argumental de su voto particular.

“Hay comunidades que son señaladas por haber cumplido peor el déficit y haber recurrido más que otras a los fondos de financiación extraordinarios o por haber reducido menos sus gastos. Sin embargo, todo ello sucede al tiempo que siguen gastando menos que otras por habitante o por unidad de necesidad, de modo que se puede decir que están haciendo más esfuerzo de manera permanente que otras, y no menos, y al no señalar esto, se ignora que esas comunidades disponen de menos recursos”.

Precisamente por la contundencia de su argumentación, Pérez entiende que “no hay por qué suponer que la opinión mayoritaria es la que tiene más posibilidades de salir adelante” en una reforma en la que se debe seguir trabajando.

Suscríbete a nuestra newsletter