La información económica de los líderes

Tecnología, nuevos operadores y baja rentabilidad amenazan al sistema bancario español

El exceso de capacidad del sector financiero es una preocupación que el Banco de España comparte con la presidenta del Consejo del Mecanismo Único de Supervisión, Danièle Nouv, manifestó hoy el subgobernador de la entidad reguladora, Javier Alonso, durante su intervención en el VIII Encuentro Financiero.

Alonso señaló que ese exceso de capacidad impide a las entidades financieras competir con las garantías necesarias en un entorno cada vez más complejo, por lo que resulta aconsejable una corrección ordenada de dicho exceso de capacidad para mejorar la eficiencia del sistema.

“A día de hoy -aseguró-, los bancos españoles están más capitalizados, más saneados y mejor preparados para poder hacer frente a posibles shocks económicos adversos”. Tras realizar un repaso a la evolución de la rentabilidad y solvencia, Alonso aseguró que desde el comienzo de la crisis los bancos han dotado con más de 310.000 millones (casi el 25% del PIB) las dotaciones por saneamiento.

Añadió que los activos dudosos han descendido en cerca de 90.000 millones, lo que deja el ratio de morosidad en España en torno al 8,6%,

Sin embargo, en opinión del subgobernador, el crédito no presenta signos de recuperación, lo que deja la rentabilidad bancaria en niveles ínfimos que hacen peligrar su viabilidad a medio y largo plazo.

Los bajísimos tipos de interés han  sido un factor clave en la recuperación económica, pero han reducido la rentabilidad del negocio bancario a lo que se añade la adopción de nuevas tecnologías y la entrada de nuevos competidores que pueden tener efectos más profundos sobre el sistema.

Innovación tecnológica y otros desafíos
Tras reconocer que la innovación tecnológica trae nuevas oportunidades de mejora en las entidades financieras al reducir costes y dar la posibilidad de ampliar el abanico de servicios a los clientes, Alonso señaló que el proceso no está exento de riesgos, acentúados por la rapidez de los cambios y la aparición de interdependencias. El subgobernador del Banco de España citó expresamente peligros como fraudes, ciberataques, uso indebido de información personal … en suma, amenazas para la estabilidad del sistema.

Tecnología que, además, exige fuertes inversiones para que los proyectos resulten rentables. “El desarrollo tecnológico está siendo a su vez catalizador de nuevas empresas que pueden llegar a competir con las entidades bancarias en segmentos específicos de la cadena del negocio bancario.”, subrayó Alonso, que citó explícitamente las plataformas de crowdfunding, los iniciadores de pagos o los proveedores de servicios de información.

Ante esta situación y un entorno de menor población y envejecimiento de la misma, Alonso recomienda al sistema bancario una estrategia que le permita garantizar su viabilidad a medio y largo plazo, con mejoras en la eficiencia operativa, reducción del exceso de capacidad, priorizar la atención al cliente y mejorar la comercialización.

Sin embargo, el subgobernador reconoció que existen restricciones al mantenerse las fronteras entre los países de la zona euro que limitan la eficacia de estas medidas. Por ello recomendó a los bancos que cuiden a sus clientes, “que son su mejor activo” y les conminó a recuperar la confianza perdida durante la crisis, haciendo un ejercicio de transparencia y manteniendo un elevado nivel de seguridad en sus servicios.

Suscríbete a nuestra newsletter