La información económica de los líderes

Joachim Neumann protagonizó una historia de amor en el subsuelo de Berlín

Archivado en: 

2016-oct-destinos-berlin-1

Un 13 de agosto de 1961, la República Democrática Alemana (la antigua Alemania Oriental), decidió construir un muro para evitar que los berlineses del este y demás ciudadanos de la zona RDA huyeran al oeste, a la entonces conocida como República Federal Alemana. Lo que inicialmente, de la noche a la mañana, fue una alambrada con espinas, fue evolucionando hasta crear una estructura fronteriza sin antecedentes en la historia. La gente seguía intentando pasar de un lado al otro, así que esa iniciativa original fue ampliando su estructura, creando un muro y posteriormente zanjas, antiblindados, fosos, puestos de vigía, etc. 

2016-oct-destinos-berlin-BaixauliParece que estamos hablando de algo lejano, pero ocurrió hace prácticamente cuatro días y Berlín ha guardado cuidadosamente zonas y elementos que nos recuerdan lo que ocurrió y có mo se vivió esta situación. Es un elemento de nuestra historia contemporánea que podemos visitar y ver directamente para poder entender lo que significó.

Conocer el Berlín del subsuelo, el de los túneles y subterráneos, es recibir una clase de historia magistral. Inicialmente, la gente trataba de cruzar el muro levantado por los funcionarios de la RDA por encima, hasta que llegó un momento en que los intentos empezaron a realizarse bajo tierra.

Ciudad bajo tierra

Con anterioridad, Berlín se había convertido en el centro neurálgico del Tercer Reich en la Segunda Guerra Mundial y esto la convirtió en objetivo militar de primer nivel para los ejércitos aliados, por lo que la ciudad fue prácticamente arrasada. Los constantes bombardeos a los que se vio sometida forzaron a su población a sobrevivir en el subsuelo. La población y el ejército habían desarrollado importantes estructuras subterráneas, destinadas a este fin. Verdaderas fortalezas antiaéreas, pasadizos, túneles, escaleras, etc.

Parece fácil dividir una ciudad, a vista de calle, pero es realmente complicado hacerlo por debajo, cuando líneas de metro, desagües, canalizaciones, etc., se comparten. En este subsuelo se desarrolla una historia estremecedora, por todos los intentos que hubo para cruzar de una parte de la ciudad a la otra, construyendo túneles y pasadizos.

Hoy, adentrarse en una visita por el subsuelo de Berlín, es un recorrido apasionante por la historia; duro y sobrecogedor, pero un testimonio claro de lo que supuso para la ciudad esta situación y de lo que en ella ocurrió. Además de por muchas otras razones, por sí solo esto ya merece un viaje a la capital de Alemania.

2016-oct-destinos-berlin-2Joachim Neumann

Y en este contexto aparece la historia de Joachim Neumann. Nacido en Friedrichshain en 1939, creció en Berlín y se trasladó a Cottbus (parte oriental de Alemania) para estudiar ingeniería civil. Allí le sorprendió la construcción del muro y a partir del momento en que él y sus compañeros de estudios tuvieron que firmar un documento por el que se comprometían a defender al Estado de la RDA mediante el uso de armas en cualquier momento en que pudieran ser movilizados, empezó a pensar seriamente como escapar a Occidente.

Lo consiguió con una extravagante historia a través de la estación de Friedrichstrasse, en diciembre de 1961, con el pelo teñido de rubio, pareciéndose a la joven de un pasaporte falso. Pero había un problema: su novia se había quedado en el Este. Así que decidió continuar sus estudios en Berlín Occidental en la Universidad Técnica y buscó el contacto con agentes para preparar la fuga de ella, ayudando por supuesto a familiares y amigos. A partir de ese momento se especializó en ingeniería para la construcción de túneles y protagonizó una apasionante historia de construcción de túneles entre las dos alemanias, con el objetivo de traer a su novia a la parte occidental.

2016-oct-destinos-berlin-5Más de 70 túneles

La primera vez que participó en los trabajos de excavación, fue para la creación del conocido como túnel 29, por el que consiguieron sacar a 29 personas de Berlín Oriental. Cuando el túnel tenía ya casi 40 metros de largo, de repente empezó a filtrar agua por causa de una tubería que reventó aún en la parte occidental. Tuvo que intervenir el departamento de Obras Públicas del Berlín Occidental. El problema de las filtraciones de agua se repitió en la parte del Berlín Oriental, y esto obligó a adelantar la fecha de la fuga a la noche del 14 al 15 de septiembre de 1962, motivo por el que no pudo participar en ella la novia de Joachim Neumann.

Poco tiempo después, el grupo de fugas con el que estaba relacionado nuestro personaje comenzó a trabajar en otro túnel. Llegaron al sótano del número 45 de la Brunnen Strasse en febrero de 1963. Cuando abrieron el túnel los agentes de la policía secreta de Alemania Oriental estaban esperando en el sótano. Varias personas habían sido detenidas en el este de Berlín, incluyendo la novia de Joachim Neumann. Después de estar retenida en un centro de detención provisional durante ocho meses, fue condenada a dos años de prisión.

Joachim Neumann nunca dejó de concentrarse en sus estudios y participar en diferentes proyectos de escape. El túnel que iba desde el 79 de la Bernauer Strasse al 54 de la Strelitzer Strasse sufrió un sabotaje: alguien desde el lado oriental de Berlín lanzó un explosivo con gas lacrimógeno en el túnel.

No fue hasta el famoso túnel 57, tras una rocambolesca serie de situaciones, cuando su novia se presentó ante él y fue una de las 57 personas que lograron escapar a través de este túnel en el transcurso de dos noches. Finalmente se casaron en 1965. Joachim Neumann ha trabajado en la construcción y planeamiento de más de 70 túneles y su mayor proyecto fue el túnel bajo el Canal de la Mancha. Su historia, singular y una de entre muchas en Berlín, merecen algo más que un viaje. 

Suscríbete a nuestra newsletter