Crece la percepción de riesgo entre los responsables de las grandes empresas mundiales

2016-junio-BDO-Enric-Domenech

Enric Doménech, responsable del área de Risk Advisory en BDO

El 87 % de los líderes empresariales consideran que el mundo se ha convertido en un lugar con mayor riesgo, según el informe Global Risk Landscape, elaborado por BDO, una de las principales organizaciones internacionales de servicios profesionales. Para más de la mitad de los líderes empresariales encuestados (56 %), la mayor amenaza es el aumento de la competencia, seguida por la desaceleración económica (43 %). Mitigar los riesgos se ha convertido en una cuestión primordial para la mayoría de empresas consultadas. [mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

Para la realización de este informe, que se inició a comienzos de 2016, BDO ha consultado a 500 altos directivos de las principales empresas de 44 países de Europa, Oriente Medio, África, Asia y América, acerca de lo que consideran que son los mayores riesgos a los que se enfrentan sus empresas en la actualidad y en el futuro.

Más de un 60 % de los encuestados considera que el aumento de la competencia continuará siendo el principal riesgo que impactará en los próximos diez años. Sin embargo, tres cuartas partes de los entrevistados en Europa, Oriente Medio y África (región Emea), consideran que la capacidad de aprovechamiento de los cambios tecnológicos, así como los esfuerzos por innovar para mejorar la satisfacción de los clientes, puede suponer un cambio significativo y añadir valor a los negocios, disminuyendo, por tanto, el riesgo del aumento de la competencia.

El riesgo de desaceleración económica es más alto en el área Emea que en el resto, tal como lo perciben un 44 % de los encuestados. Las empresas más pequeñas en tamaño siguen manteniendo el foco en la reducción de costes como vía para superar la crisis económica.

 

Tecnología y regulación

El informe Global Risk Landscape de BDO señala también a la tecnología y a la regulación como factores de riesgo clave. La tecnología es percibida a la vez como riesgo y oportunidad. El Internet de las Cosas (IoT), el Big Data y la analítica avanzada, permiten la creación de empresas y el crecimiento en los sectores que afronten la transformación digital. Sin embargo, las nuevas tecnologías traen consigo algunos de los otros grandes riesgos identificados por las empresas consultadas, como la ciberdelincuencia o el fracaso a la hora de innovar.

En cuanto a la regulación, el informe concluye que, si se aplica bien, puede ayudar a las empresas a desenvolverse en su entorno y minimizar los riesgos. No obstante, la carga normativa y la sobrerregulación generan preocupación, ya que pueden obstaculizar el crecimiento y la innovación de las empresas.

2016-junio-BDO-graficaEn opinión de Enric Doménech, socio a cargo del área de Risk Advisory de BDO, “el mundo se está convirtiendo en un lugar en el que existen cada vez más riesgos y estos son cada vez más globales, algo que se ha visto agudizado por la actual incertidumbre económica y política en muchos países. Las empresas se enfrentan a riesgos de diversos tipos: tecnológicos, económicos, regulatorios, de competencia y a un panorama político más incierto, por nombrar algunos. Cada uno de estos riesgos requiere una respuesta medida y calculada, en espacios de tiempo apropiados”.

– Parece deducirse como algo alarmante el aumento de la percepción de riesgo entre los encuestados, pero la asunción de riesgos es consustancial a la actividad empresarial. ¿No es esto contradictorio?

Enric Doménech.- Por supuesto que en toda actividad empresarial hay implícito el factor riesgo, que el empresario debe evaluar, establecer su nivel de asunción y proyectar la rentabilidad esperada del negocio, ajustada al riesgo que este conlleva.

Los resultados del estudio realizado lo que reflejan es que, en esta evaluación de riesgos existentes en la actividad empresarial, factores externos, como el aumento de la competencia, la desaceleración económica, la incertidumbre política, la necesidad de adaptarse a las nuevas tendencias tecnológicas con seguridad o el incremento de la presión regulatoria, entre otros factores, hacen que los riesgos a los que están expuestos los negocios se hayan incrementado de forma notable.

Esto supone que, para una misma rentabilidad esperada del negocio, el empresario deba asumir mayores riesgos o invertir más recursos en controlar y minimizar los riesgos hasta unos niveles que considere aceptables, lo que puede generar una reducción de los márgenes de contribución. De ahí la afirmación de muchos líderes empresariales encuestados de que vivimos y desarrollamos nuestra actividad empresarial en un entorno global de mayor riesgo.

Medidas preventivas

– Afirman en el resumen de la encuesta, que mitigar el riesgo “se ha convertido en una cuestión primordial para la mayor parte de las empresas consultadas”. ¿Qué medidas preventivas pueden y deben adoptar las empresas para mitigar los riesgos?

E.D.- Cada riego tiene sus sistemas y medidas mitigantes. Por ejemplo, un riesgo de incumplimiento regulatorio puede tener como medida preventiva establecer los niveles de supervisión adecuados para garantizar que se está cumpliendo en todo momento con toda la normativa aplicable a la compañía. O ante un riesgo de amenaza competitiva se pueden destinar inversiones en innovación del producto o fidelización del cliente.

Lo más importante es realizar una correcta evaluación de los riesgos de la compañía, estableciendo un nivel de prioridad según su importancia por la probabilidad y el impacto que cada riesgo puede suponer. A partir de esta priorización, se pueden establecer las medidas mitigantes más adecuadas sobre los riesgos que pueden suponer una mayor amenaza para la compañía, con una base de proporcionalidad.

– Desde BDO afirman que es clave para afrontar esta situación en las compañías, “establecer políticas y modelos de buen gobierno corporativo”. ¿Podría indicarnos algunos ejemplos al respecto?

E.D.- Para conseguir un desarrollo sostenible de las empresas es esencial el desarrollo de una cultura de valores éticos adecuados en las compañías, la mejora del grado de confianza en la empresa de los grupos de interés y el establecimiento de medidas de transparencia, haciéndose necesario para ello el establecimiento de modelos de buen gobierno corporativo.

Como ejemplos de medidas de buen gobierno corporativo están la definición y aprobación de una adecuada estructura, composición, funciones y responsabilidades de los consejos de administración y de sus comisiones necesarias, así como de la alta dirección de las empresas; el establecimiento de políticas de control, gestión y supervisión de riesgos bajo la responsabilidad del consejo; el desarrollo de códigos de conducta, mejora y aseguramiento de los sistemas de información al consejo, para garantizar la toma de decisiones con toda la información correcta y necesaria; el aseguramiento de la información transparente y fiable a terceros, para proteger los intereses de los grupos de interés; la adecuación de los sistemas de control interno sobre la información financiera y los sistemas de control y prevención del fraude y la corrupción; y la mejora de las políticas y la transparencia sobre las acciones de responsabilidad social corporativa, etc.

– La mayoría de las empresas encuestadas en Europa, Oriente Medio y África (región Emea), consideran que los cambios tecnológicos y las innovaciones orientadas a la satisfacción del cliente ayudarán a reducir el riesgo que supone el aumento de la competencia. ¿En qué se fundamenta esta opinión?

E.D.- Está demostrado, y el mercado así lo percibe, que ante un riesgo de aumento de la competencia, las innovaciones tecnológicas que permitan situar nuestros productos y servicios mejor ante los clientes y aseguren una mayor satisfacción de los mismos, serán unas excelentes herramientas para fidelizar al cliente, fortalecer nuestros productos y erigirse como barrera de entrada importante ante nuevos competidores.     

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter