El Clúster de Seguridad Industrial valenciano: un modelo voluntario que trasciende lo obligatorio

2016-junio-Circulo-Alicante-Martinez-Canales-COITI-Alicante

Antonio Martínez-Canales, decano del Colegio de Graduados e Ingenieros Técnicos Industriales de Alicante

Existen nuevas realidades que conforman un nuevo concepto de la seguridad en la industria y la energía bajo la cual deben desarrollarse las infraestructuras, viviendas, locales y edificación en general. El paradigma de un modelo de seguridad basado en el reglamento para la infraestructura de la calidad y la seguridad industrial que fue promulgado a través del Real Decreto 2200/1995 se encuentra huérfano todavía de un gran salto cualitativo: la liberalización de los servicios.

 

 

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

Ya por aquel entonces se trataba de adaptar la regulación de la actividad industrial en España a la derivada de nuestra pertenencia a la Unión Europea y a una constitución del mercado interior, lo que implicaba, entre otras cosas, la necesidad de compatibilizar los instrumentos de la política industrial con los de la libre competencia y la libre circulación de mercancías y productos, particularmente a través de la normalización, de las reglamentaciones e instrumentos de control, así como el nuevo enfoque comunitario basado en la progresiva sustitución de la tradicional homologación administrativa de productos por la certificación que realizan las empresas y otras entidades, con la correspondiente supervisión de sus actuaciones por los poderes públicos.

En el mismo cambio de paradigma nos encontramos, pero en este caso en el ámbito de las personas y los servicios, por tanto, no pueden aplicarse las mismas soluciones. Se están dando los pasos de una supuesta liberalización, pero en ningún caso puede asimilarse con la liberalización del mercado de los productos promulgado hace ya más de 20 años.

La “declaración de conformidad” para los productos, no puede sustituirse por una “declaración responsable” para todos los servicios: son mercados completamente diferentes y agentes implicados absolutamente distintos, por lo que la solución debe encaminarse hacia una certificación de personas en algunos campos.

Nos encontramos ante dificultades comunes a todos los agentes: un grado creciente de intrusismo profesional, falta de reciprocidad para ejercer nuestra actividad en otros países de la UE o incluso en otras comunidades autónomas, y un grado excesivo de incumplimiento del nuevo marco normativo (gestión de la calidad y de las reclamaciones…).

Por ello, es necesaria una iniciativa a nivel regional y en cooperación con la Administración competente en la materia, que aglutine a los diferentes agentes implicados, conformando un Clúster1 con el objetivo fundamental de posicionar a la Comunidad Valenciana en referente de la seguridad industrial a nivel internacional. Por tanto, la definición trasciende al concepto tradicional de clúster en lo económico, ya que en este caso adquiere también una dimensión social y medioambiental, al tratarse de un sector que afecta de manera significativa a esos dos ámbitos: el medioambiente y a las personas.

Seguridad industrial para el ciudadano y el medioamabiente

Por tanto, debemos establecer unos principios fundamentales que garanticen la seguridad industrial para el ciudadano y el medioambiente, a través de conceptos como el trabajo colaborativo, la mejora continua, la adaptación a los nuevos progresos tecnológicos por parte de los agentes del sistema de seguridad industrial (proyectistas, directores de obra, mantenedores, instaladores, organismos de control…), orientación al ciudadano, la coopetitividad para el sector, la mejora de la cadena de valor, la gestión de buenas prácticas, la legislación inteligente o el rigor técnico.

Para finalizar, el Clúster agrupa ya a diferentes agentes en la Comunidad Valenciana: asociaciones de empresas instaladoras y mantenedoras, compañías distribuidoras, colegios profesionales, organismos de control, asociaciones de empresarios, universidades, servicios de prevención, plataformas sectoriales y la propia Administración.

Debemos ser capaces de aglutinar esfuerzos partiendo de posiciones comunes que nos permitan crecer y aportar un valor a la sociedad. Para ello se establecerán cuatro líneas estratégicas: implantación de sistemas de gestión en los servicios de seguridad industrial que fomenten la transparencia, una mejor información al ciudadano, y una mejor supervisión y control de los agentes; impulsar el clúster en toda la comunitat; diseñar procedimientos para la elaboración de planes de inspección industrial y, por último, crear el observatorio de la seguridad industrial de la Comunidad Valenciana.     

 1. Clúster que apareció en la década de los 90 considerado como una agrupación de agentes, empresas o instituciones con el objetivo común de mejorar su sector y analizar ventajas competitivas para el mismo. 

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter