Adecco: “Las habilidades determinarán que un empresario se decante por uno u otro candidato”

2016-junio-adecco-Victor-Tatay-Angeles-Tajuelo-02

Víctor Tatay, director regional de Adecco y María Ángeles Tajuelo, directora de Levante de Adecco Training

Los padres de hoy en día estamos cada vez más preocupados por el futuro laboral de nuestros hijos. Estamos viendo que el mercado de trabajo está cambiando a grandes velocidades, pero esta evolución no se deja entrever en el sistema educativo.

Para conocer los entresijos sobre esta cuestión y cómo ven ellos el futuro laboral y formativo, desde su papel de mediadores en el empleo, hemos conversado con Víctor Tatay, director regional de Adecco, aficionado al deporte y padre de Víctor junior de tres años y de Raquel que está a punto de nacer; y María Ángeles Tajuelo, directora de Levante de Adecco Training, apasionada también por el deporte y madre de una niña de 12 años con la que mantiene largas charlas sobre sus inquietudes, aspiraciones, amigas, trabajo… mientras pasean juntas. [mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

– ¿Cómo evolucionará el mercado de trabajo en los próximos diez años?

– Víctor Tatay: El 70 % de los empleadores afirman que el mercado de trabajo cambiará notablemente y que la automatización y la robotización de la industria destruirán puestos de trabajo pero los creará en la misma proporción en sectores y en puestos de mayor valor añadido. Con lo cual, aquel que no tenga ni siquiera estudios básicos tendrá un futuro incierto. Por ello, nuestros hijos deberán formarse o estarán perdidos.

Según los datos del Servef, en la Comunidad Valenciana hay 450.730 parados a fecha de mayo, de los que 217.881 no han conseguido el graduado escolar y 3.651 no tienen ningún estudio. A pesar de todo, desde mayo de 2015 al mismo periodo de 2016 el paro se ha reducido un 7%.

– ¿Cuáles son los sectores que tirarán de la economía?

– V.T.: Entre dichos sectores se encuentra el tecnológico, aunque no es un sector en sí mismo debido a su carácter transversal. Es decir, se necesitarán programadores de cualquier tipo de lenguaje (Cobol, Java…). De hecho, la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Contenidos Digitales (Ametic) apunta que de aquí a 2020 se generarán 850.000 empleos en este sector.

La segunda área que cobrará más importancia será el turismo y el ocio gracias a la importancia que está tomando para las personas aprovechar su tiempo libre y a la mejora de las infraestructuras.

El tercer gran sector sera bienestar y salud porque todos queremos sentirnos bien e irradiar una imagen sana y saludable. Y, por último, la cuarta parcela que cobrará gran relevancia será la energía.

– ¿Hacia dónde van las profesiones del futuro?

– María Ángeles Tajuelo: Las empresas van a necesitar perfiles más tecnológicos y digitales, de RR.HH. y expertos en el trato con personas como facilitadores, coach, etc., además de perfiles especializados en marketing y ventas.

A pesar de que la tecnología avanzará mucho, –tal y como ha comentado Víctor– las habilidades son un una cuestión muy importante y es ahí donde hay una gran distancia entre lo que se da en el sistema educativo y lo que piden las empresas. En las aulas se sigue trabajando por asignaturas y no se trabaja el desarrollo de habilidades y de competencias transversales y esto es justamente lo que más peso cobra en los procesos de selección.

En concreto, los empresarios requerirán  profesionales que sepan trabajar en equipo, gestionar el cambio y adaptarse a nuevas técnicas, estén orientados a los resultados de la compañía, sepan  comunicar y apuesten por la innovación. Todo estas actitudes  se deberían estar trabajando ya en las aulas, ya no en la ESO, ni siquiera en la Universidad. De hecho, nos encontramos con gente que no sabe hacer una presentación o trabajar en un proyecto concreto.

Resumiendo, las empresas están buscando, en primer lugar, habilidades personales y actitudes y, en segundo lugar, habilidades técnicas.

2016-junio-adecco-Victor-Tatay-Angeles-Tajuelo-04– V.T.: Efectivamente, la estructura se ha invertido, ya no son tan importantes los estudios de una persona como lo que sabe hacer.

– M.A.T.: En un proceso de selección se da por hecho que esa persona ya tiene conocimientos técnicos que ya se han tenido en cuenta en la criba curricular. Pero las habilidades sociales son las que van a provocar que un empresario se decante por uno u otro candidato y estas cuestiones ya lo están demandando actualmente muchos empresarios y los que no, lo harán en el futuro.

De hecho, en el apartado de consultoría estamos trabajando con muchas empresas desarrollando proyectos para identificar sus valores y cultura empresarial ya que quieren tenerlos definidos para que las nuevas incorpoporaciones encajen con la idiosincrasia de la compañía.

– En su opinión, ¿quién tendrá trabajo, el que lo haga para vivir o el que trabaja en lo que le gusta y lo hace por vocación?

– V.T.: Soy partidario de que la gente trabaje en algo que le apasione ya que los empresarios buscan que sus trabajadores se identifiquen con los valores de la compañía.

– M.A.T.: El reto y responsabilidad de las empresas está en conseguir que su mano de obra de baja cualificación considere atractivo el trabajo que realizan y estén motivados.

– ¿Qué debemos decirles a los jóvenes ante el futuro laboral?

– M.A.T.: Lo primero, y lo digo desde mi papel como madre, es que tienen que adquirir habilidades competenciales que deben desarrollarse de forma conjunta con los conocimientos técnicos.

A pesar de todo, cada uno tiene que estudiar una formación respecto a su vocación pero esta no le define profesionalmente. Por lo que lo importante para mí es estar siempre abierto al cambio, con ganas de aprender y de reinventarse y estas son cuestiones que la gente joven ya domina.

Si en las aulas no les enseñan a tomar decisiones, a trabajar en entornos colaborativos y a asumir compromisos y, además, los padres somos sobreprotectores ¿Cómo se van a desenvolver esos niños? Ante esta tesitura tenemos mucha responsabilidad todos como sociedad y como padres. Los estudiantes deben aprender a llevar a cabo un proyecto. De hecho, algunas empresas ya están demandando y contratando a personas por proyectos y los millennials ya están acostumbrados a trabajar de esta forma.

– V.T.: Los millennials sí que se comprometen pero lo hacen de otra forma. Son más creativos y más innovadores, están dispuestos a dar mucho más de lo que se les pide porque les gusta lo que hacen, sienten que es verdaderamente importante, están alineados con sus valores y creencias y existe una coherencia entre lo que le pide la empresa y lo que él puede ofrecer. Pero en el momento en que esa coherencia desaparezca se irán y será lo mejor que pase porque sino acabarán convirtiéndose en elefantes en la compañía.

– M.A.T.: Además, las empresas tienen que esforzarse por ser atractivas para retener y enamorar al talento.

– V.T.: Las empresas y las instituciones. ¿Cuántos extranjeros vienen a estudiar a España? Muy pocos. Y, ¿cuántos quieren trabajar en España? Nadie, porque en otros países europeos ganan un 15 o un 20 % más que en España y no somos capaces de poner en valor los atractivos de nuestro país y poner el acento en atraer talento joven.

Con lo cual, las empresas españolas tienen que conseguir que los mejores talentos europeos quieran trabajar en España porque de esta forma sí que generas valor añadido.

– ¿Cómo piensan que va a evolucionar la tasa de desempleo?

– V.T.: Pienso que descenderá, de hecho, es el mejor mayo de la serie histórica tanto en España como en la Comunidad Valenciana.

A pesar de todo, las empresas tienen que invertir en formación para que sus trabajadores adquieran habilidades competenciales porque sino no seremos competitivos.

– M.A.T.: Las empresas ya se están concienciando de la importancia de dichas actitudes que comenta Víctor, sobre todo en un tejido industrial como el de la Comunidad Valenciana. Si los perfiles seleccionados no tienen estas competencias, el empresario tendrá que desarrollarlo.

– ¿Qué papel está jugando Adecco en este sentido en la formación de las empresas?

– V.T.: Hemos puesto en marcha el Observatorio para la Innovación en el Empleo (OIE) ya que nos dimos cuenta que la brecha que se produce entre el universitario o el estudiante de FP, desde que acaba sus estudios hasta que se pone en contacto con una empresa es irrecuperable. De hecho, cuatro de cada cinco currículos están mal hechos. De esta forma, el estudiante no va a incorporar nunca al mercado laboral porque es incapaz de demostrar su valía. A todo ello hay que sumarle tanto la incertidumbre como la frustración que sufre el egresado después de dejar la universidad o la FP. ¿Y ahora qué?

– M.A.T.: Una frustración que choca con su ego ya que estos jóvenes tienen una titulación de estudios superiores, un máster, idiomas…     

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter