La información económica de los líderes

Dos premios Nobel en Ainia: sin productividad no hay prosperidad

Cómo conseguir una economía competitiva y sostenible que genere prosperidad y calidad de vida a las personas en el nuevo entorno macroeconómico global donde la tecnología, la innovación y el conocimiento son elementos diferenciales, ha sido el punto de partida de la charla-coloquio entre el Dr. Roger Kornberg, Premio Nobel de Química 2006, y el Dr. Finn Eirling Kydland, Premio Nobel de Economía 2004, ambos jurados de los Premios Rey Jaume I.

premios nobelEsta charla-coloquio, que se ha celebrado previa a la Asamblea General de asociados, ha estado moderada por el director general de Ainia, Sebastián Subirats.

Bajo el título “Las Claves de la nueva productividad”, la charla-coloquio ha permitido a los más de 120 asistentes, entre empresarios e investigadores, analizar la estrecha relación entre conocimiento, tecnología, productividad, empleo, educación y prosperidad, todos temas interrelacionados para avanzar en la calidad de vida de las personas.

“Las naciones no pueden aumentar en prosperidad sin un crecimiento en productividad”, han sido palabras del destacado economista Kydland, quien ha señalado también la importancia de una apuesta continuada y sostenible en las políticas públicas por la I+D+i y la educación. “La educación debe adaptarse a las nuevas profesiones. Será clave la formación continua”, ha señalado.

Respecto a la productividad y el empleo, considera que si bien a largo plazo mejoras en productividad generan avance y prosperidad social, y, en este sentido, la industria 4.0, la robotización y digitalización aportan valor necesario para incrementos en productividad, también incide especialmente en el papel de las políticas públicas para la formación profesional; unas políticas públicas que permitan preparar el mercado de trabajo, generando nuevos perfiles profesionales acordes al demandas del mundo digitalizado actual y futuro y basado en el conocimiento, limitando así las consecuencias en el corto plazo, en lo relativo a la destrucción de empleo consecuencia de la transición de los cambios sociales y productivos que atrae el nuevo entorno global y digitalizado.

Por su parte, el Dr. Kornberg ha señalado la microbiología como una oportunidad para la medicina personalizada del futuro. El Nobel de Química, y miembro del jurado de los Premios Rey Jaime I, ha destacado también la necesidad de aumentar el conocimiento sobre el genoma humano para combatir enfermedades y mejorar la calidad de vida de las personas. Asimismo, el Dr. Kornberg ha apuntado que “una organización como Ainia posee la capacidad para traducir los descubrimientos y desarrollos en avances y aplicaciones”.

Ante el desafío demográfico, el Nobel de Química ha destacado que hay que apostar por la biotecnología para el desarrollo de una agricultura sostenible que permita producir más alimentos de forma sostenible y dar respuesta a la demanda creciente de los mismos por parte de la población mundial. “La química del futuro tiene el reto de reducir toxicidad y aumentar la sostenibilidad y eficacia”, ha indicado.

Suscríbete a nuestra newsletter