La información económica de los líderes

La reestructuración financiera no ha finalizado

Uno de los puntos donde hay consenso general entre todos los encuestados que han contestado a este tema, es el relacionado con el proceso de reestructuración financiera vivido por las empresas con motivo de la larga crisis de la que empezamos a salir: las necesidades de reestructuración y saneamiento financiero de las compañías no están superadas en muchos casos. “Aún queda recorrido en este punto”, asegura Sergio Gordillo. “Veremos nuevos procesos de reagrupamiento, fusiones e integraciones de empresas en algunos sectores para ganar tamaño y en otros sectores y empresas, los pasivos financieros existentes no son sostenibles a medio plazo”.

[masinformacion post_ids=”47315,47334,47364,47368″]

De la misma opinión es el presidente de Artemio Milla: “asistiremos a procesos de compra-venta de compañías”. Gonzalo Boronat considera que parte de esos procesos de reestructuración financiera que se producirán en el futuro próximo se deberán a que “muchos de los realizados estos años pasados se han quedado cortos”. En cualquier caso, dado el esfuerzo acumulado, “las futuras reestructuraciones financieras serán de menor cuantía”. A pesar de esa menor cuantía necesaria en las reestructuraciones financieras futuras, en opinión de Manuel Marco, “las empresas que no consigan la financiación necesaria se encuentran en riesgo de insolvencia”.

La socia de Iberaudit Kreston en Valencia, Esther Fernández opina con relación a este tema que “la banca sigue negando el crédito en condiciones razonables a las compañías que lo necesitan y han sobrevivido a la crisis”. Y para Roberto Martínez, “este tipo de procesos nunca pueden darse por finalizados en un mercado tan competitivo como este”.

Reconociendo la persistencia del problema, el socio fundador de CPL, Ignacio Cort incorpora en este punto un aspecto diferente: las necesidades de saneamiento financiero subsisten porque “en muchos casos, no se han analizado a fondo las causas del problema y no hay planes de negocio coherentes y creíbles, identificando las necesidades financieras a corto, medio y largo plazo”.

Por su parte, tanto David Mor como Fernando Hermenegildo abordan la cuestión desde una perspectiva diferente. “Las necesidades de saneamiento y reestructuración financiera siguen estando ahí en muchos casos, lo que supone una oportunidad de crecer mediante adquisiciones para las empresas más saneadas y con mejor proyecto” (David Mor). “Las necesidades de reestructuración financiera persisten, lo que supone una oportunidad para las empresas que quieran acelerar su proceso de crecimiento mediante compras” (Fernando Hermenegildo).

Con relación a la situación financiera de las empresas, un aspecto positivo generado por la crisis en el que coinciden casi todos los encuestados, es que el endémico problema de excesiva dependencia financiera de la empresa valenciana (desequilibrio entre fondos propios y endeudamiento financiero), se ha reducido en buena medida, pues las compañías han tenido que sanear los balances con aportaciones de fondos propios de una u otra manera, ante el cierre de la financiación bancaria sufrido estos últimos años. En cualquier caso, pese a los avances realizados, buena parte del tejido empresarial de la Comunidad Valenciana mantiene una alta dependencia aún de la financiación externa. 

Suscríbete a nuestra newsletter