Las cooperativas valencianas de trabajo asociado facturaron más de 800 millones de euros en 2014

La empresas de trabajo asociado en la Comunidad Valenciana ya suman 1.886 que engloban a más de 21.000 socios cooperativistas, lo que se interpreta, por parte de Fevecta, como un dato muy positivo. “Las cooperativas -afirmó su presidente Emilio Sampedro– se han mostrado como la fórmula de creación de empleo más eficiente. Creamos empleo de calidad y estable, porque las cooperativas tenemos planes a largo plazo, no buscamos la rentabilidad rápida, sino la sostenibilidad”. La facturación en conjunto ascendió a 802.475 millones de euros. 

El cooperativismo y la economía social se han revelado como las fórmulas más eficientes de creación de empleo, según los datos aportados hoy Fevecta A lo largo de 2014, el Servicio al Emprendedor de la Federación Valenciana de Cooperativas de Trabajo Asociado asesoró a un total de 294 grupos de emprendedores, que sumaban más de un millar de personas. 

fevecta_marzo2015abaja

Emilio Sampedro y Paloma Tarazona

La tarea de asesoramiento desembocó en la creación de 49 nuevas cooperativas que han generado 153 empleos fijos y de calidad. Según manifestó Paloma Tarazona, directora de Fevecta, el asesoramiento tiene muy en cuenta las posibilidades reales de la iniciativa empresarial y sino lo ven muy claro aconsejan no seguir adelante. 

Eficientes en la creación de empleo

Incluyendo las surgidas del Servicio al Emprendedor, en la Comunidad Valenciana se crearon el pasado año un total de 230 nuevas cooperativas, lo que supone un incremento del 4,8% sobre 2013, y la generación de 367 puestos de trabajo fijos y de calidad, según recalca Sampedro, quien recordó que, según las estadísticas del Ministerio de Empleo, en febrero menos del 10% de los contratos fueron indefinidos.

emilio sampedrobajaSampedro afirmó que recientemente el director general de Trabajo Autónomo y Economía Social, Miguel Ángel García, reconoció que con la fórmula cooperativista durante la crisis podrían haberse salvado un millón de empleos.

Este buen comportamiento de las cooperativas como generadoras y mantenedoras del empleo contrasta con el cada vez más reducido apoyo por parte de las administraciones. Sampedro señaló que las aportaciones de la Generalitat al Servicio al Emprendedor se han reducido en más del 70% entre el 2011 y 2014, pasaron de 1,45 millones a 400.000 euros. Esto significa que el coste de creación de los puestos de trabajo ha pasado de 2.400 a 473 euros.

Estas cantidades contrastan con las admitidas por el Sepe en un informe, que evalúa en 14.000 euros el coste de colocar a cada demandante de empleo.

Esta reducción de las ayuda al servicio de asesoramiento no se ha trasladado a las prevista para la constitución de las cooperativas de trabajo asociado, según reconoció Tarazona, si bien recalcó que se están recibiendo con más de dos años de demora, en el mejor de los casos. Una deuda que la propia directora de Fevecta evaluó en unos 2 millones de euros.

Sin embargo, sí que está previsto el reparto de ayudas comunitarias hasta 2020, ayudas que no pasarían por las administraciones públicas, sino a través de la Confederación Española de Trabajo Social, Cepes, que actuaría como interlocutor con las autoridades europeas. Los fondos previstos -a falta de que el gobierno central firme los acuerdos- hasta esa fecha ascenderían a 2,4 millones, si bien cada proyecto presentado debe ir con una financiación del 50%. 

Reinvindicaciones en campaña electoral

En otro orden de cosas, Sampedro manifestó que se están reuniendo con los partidos políticos con el fin de que incorporen sus demandas a los programas electorales. Demandas que se resumen en seis puntos: 

  1. Eliminar las trabas que dificultan el desarrollo de la actividad empresarial coopeativa y la constitución de nuevas sociedades.
  2. Dotar adecuadamente los presupuestos de los programas destinados a la creación de empresas y empleo en el sector cooperativo.
  3. Promover la gestión cooperativa en determinados servicios públicos de ámbito local.
  4. Incluir el fomento cooperativo como elemento transversal en todas las políticas activas de empleo.
  5. Priorizar el cooperativismo como modelo de emprendimiento, especialmente entre los jóvenes.
  6. Reclamar una participación institucional adecuada.

Sampedro, en este último punto, señaló que reclaman ser considerados participantes en la futura Ley de Participación y Colaboración Institucional que en la actualidad está en trámite. Esto supondría recibir el mismo trato que sindicatos y patronales o, lo que es lo mismo, participar en el reparto de fondos, “la igual que los otros agentes sociales -recalcó Sampedro porque somos los que más estamos haciendo en el fomento de empleo”.

Suscríbete a nuestra newsletter