La Febf apuesta por la formación y por diversificar las fuentes de financiación para aumentar la competitividad

2015-feb-febf25-Isabel-Gimenez

Isabel Giménez, directora general de la Fundación

La Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros celebra 25 años de trabajo con el objetivo de consolidar la Comunidad Valenciana como plaza financiera de referencia y mejorar la cultura financiera y bursátil, tanto de la sociedad en general, como de los agentes que participan en los mercados financieros.

 [mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

La Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros (Febf) es una entidad sin ánimo de lucro nacida en 1990 con el objetivo de consolidar la Comunidad Valenciana como plaza financiera de referencia. Compuesta por un amplio grupo de empresas industriales y de servicios, entidades financieras y despachos profesionales, lleva 25 años dedicando sus esfuerzos al estudio y realización de distintos proyectos encaminados, fundamentalmente, al apoyo de los mercados financieros de la Comunidad Valenciana.

Con esta finalidad, ha desarrollado numerosas actividades formativas y por sus instalaciones han pasado más de 30.000 alumnos. “Estamos orgullosos de contribuir al aumento de la cultura financiera en nuestro territorio, con más de 4.000 artículos divulgativos publicados, la edición de 243 boletines y cerca de 1.000 posgraduados en materia financiera y jurídica. Además, acercamos las finanzas a la sociedad, con un diccionario de términos económico-financiero, explicados de manera sencilla y accesible a través del canal de televisión de la red de autobuses de Valencia, y contamos con un Aula Financiera, que celebra una media de dos actividades semanales de formación gratuita, a la que han asistido más de 6.000 personas este año”, indica su directora general, Isabel Giménez.

Respaldo de sus patronos

En estos años de crisis, Giménez se siente satisfecha de que la Fundación haya conseguido el respaldo de las principales entidades “para seguir luchando juntos por consolidar la plaza financiera valenciana, transmitiendo el mensaje de que la formación es competitividad y de que las fuentes de financiación alternativas generan empresas más fuertes y más grandes”. “Con la colaboración de las instituciones del Patronato y del Consejo General de Socios se va a seguir apostando por sumar valor”, asegura.

Admite que el ajuste del sector bancario, sin duda, nos ha afectado como territorio. “Tras una crisis sin precedentes, por su profundidad y su prolongación, en la que han desaparecido el 50% de las pymes, parece más necesaria que nunca la diversificación de las fuentes de financiación, además de apostar por la cualificación de equipos y la innovación en todos los sectores”, insiste Giménez.

En materia de publicaciones, en 2004 se editó un estudio sobre los factores dinamizadores de la Comunidad Valenciana como plaza financiera, en 2012 “El Sector del Capital Riesgo y su influencia clave en la recuperación de la economía española”, y en 2014 una obra sobre “Los emprendedores y la recuperación económica: cómo desarrollar y financiar más proyectos empresariales con éxito”, textos que abordan, a través de las primeras firmas del país, diferentes aspectos clave para la financiación de pymes. De hecho, la formación, la difusión, la investigación y el fomento de la red de relaciones para convertirse en un foro de encuentro y debate, son las principales líneas de trabajo de la Febf, “siempre con el fin de consolidar a la Comunitat como plaza financiera de referencia, algo clave para su competitividad”, apostilla Isabel Giménez.

“Creemos firmemente en la importancia de la educación e investigación como fuentes de conocimiento y crecimiento en nuestra Comunidad, de ahí el valor de la labor desempeñada por la Febf. El mejor desarrollo económico pasa necesariamente por extender y mejorar la cultura financiera y económica a la sociedad. En esta tarea se trabaja conjuntamente con todo el colectivo de socios y patronos para ofrecer actividades de interés para profesionales y empresas”, argumenta Giménez defendiendo la “absoluta necesidad” de una institución como la Febf en Valencia.

Volcados a la empresa

El apoyo a las empresas, fomentando profesionales informados; y el suministro de herramientas y plataformas de debate de valor añadido, son dos de sus principales áreas de trabajo. Además, coincidiendo con este 25 aniversario, la Febf tiene previsto publicar un estudio en marzo sobre “Perspectivas del Gobierno Corporativo para la Economía Española”, y en 2016 el estudio “Retos y Perspectivas para las Entidades Financieras”.

Otra de las áreas de actividad de la Fundación está centrada en la investigación. La responsabilidad social corporativa, las perspectivas económicas y del sector financiero, y los emprendedores, son algunos de sus ámbitos de estudio más recientes. También el nuevo papel de las entidades financieras en un contexto global de nuevas tecnologías y creciente intermediación, así como popularizar las fuentes de financiación alternativas.

Para Isabel Giménez, sin duda, las empresas bien dirigidas y sostenibles, preocupadas por atender a todos sus ‘stakeholders’, son las que están en mejores condiciones para lograr sus objetivos.

Y los inversores, en especial los profesionales, otorgan una importancia creciente a las buenas prácticas en esta materia, al comprender la incidencia directa sobre el valor de sus inversiones. “Pero la relevancia del buen gobierno trasciende al interés concreto de una empresa y de sus inversores. El gobierno corporativo es un medio para frenar gestiones cortoplacistas perjudiciales y para limitar la asunción de riesgos excesivos, garantizando así un sistema financiero más fuerte y un crecimiento más sostenible, que redundará en beneficio de toda la sociedad”.

El profesional del futuro

Según la directora de la Febf, los puntos fuertes de la formación que oferta la Fundación son, fundamentalmente, su claustro de profesores –profesionales en contacto con el día a día empresarial–, y las prácticas profesionales integradas en los programas, que actúan como plataformas de desarrollo de los alumnos, dándoles a conocer y consolidando su experiencia.

“Además, al contar con una única promoción anual en cada programa, se evita la masificación y se garantiza una atención personalizada a cada alumno, para potenciar su inserción profesional”.

En un entorno de difícil empleabilidad, Giménez considera que los analistas financieros tienen una importancia creciente en unos mercados financieros cada vez más competitivos, en los que se potencian las prácticas de gobierno corporativo y la transparencia.

“El sector financiero y bursátil va a necesitar cada vez más a asesores financieros capaces de demostrar sus conocimientos y competencias. Hoy en día, los ciudadanos tienen un fácil acceso a la información, pero lo que realmente hay que conseguir es que el cliente entienda los diferentes productos a su alcance, y adaptar las inversiones a sus necesidades a corto y largo plazo”, opina Giménez.

Por otro lado, asegura que las empresas requieren abogados internos capaces de dar respuesta a todas las novedades legislativas y a un mercado global, de ahí la importancia de una especialización jurídica en estos ámbitos, y también personas con conocimientos específicos de control de gestión y terorería.

 

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter