Florida Universitària cumple 20 años con el foco puesto en la innovación e internacionalización

2014-abril-florida-2

Empar Martínez, directora general de Florida Grup Educatiu

Este curso académico 2013-2014 Florida Universitària celebra su vigésimo aniversario. Lo que hace veinte años empezó como una diplomatura en CC. Empresariales adscrita a la Universitat de València (UV), hoy son casi diez titulaciones superiores en cinco áreas de especialidad diferentes: gestión empresarial, ingeniería, turismo, tecnologías de la información y videojuegos, y educación. Florida Universitària es una de las piezas que integra la oferta de Florida Grup Educatiu, una de las más brillantes realizaciones que el movimiento cooperativista valenciano puso en pie en 1977, y que hoy cubre la oferta formativa completa: desde infantil hasta másteres de postgrado. Empar Martínez es la directora de Florida Grup Educatiu y Florida Universitària. Con ella mantenemos la siguiente entrevista sobre los 20 años de la oferta universitaria del centro cooperativo.  

[masinformacion post_ids=”23083,23111″]

– ¿Por qué y cómo nació Florida Universitària hace 20 años?

– Porque había una demanda de formación en gestión empresarial que la Universitat de València era incapaz de atender por pura saturación de sus aulas. Estamos hablando de clases con más de 200 alumnos en Económicas.

Florida, que desde sus orígenes ha estado siempre muy pegada al entorno inmediato, detectó la necesidad que había entre las empresas de profesionales especializados en gestión. Y, por otra parte, el modelo de cooperación público-privado nos es muy cómodo y conocido, por lo que fue relativamente sencillo alcanzar el acuerdo con la Universitat de València para sacar adelante la diplomatura en Empresariales como centro adscrito.

– En ese acuerdo con la Universitat de València algo influiría el hecho de que Florida no era un recién llegado al mundo de la docencia.

– En efecto, fuimos pioneros como centro universitario adscrito, pero llevábamos más de 15 años impartiendo docencia en FP, secundaria y formación para la empresa, tanto continua como para desempleados, y eso, sin duda, contribuyó a desatascar cualquier duda que pudiera haber sobre nuestra capacidad como centro docente.

C

– ¿Qué supuso para Florida desembarcar en el mundo de la formación universitaria?

– Desde luego no se trataba simplemente de ampliar la oferta educativa con un curso más. El reto era crear un centro universitario, con todo lo que eso conlleva: crear una fundación para la intermediación laboral y la gestión de prácticas en empresas, poner en marcha una escuela de idiomas como primer paso en el proceso de la internacionalización, crear un departamento de Relaciones Internacionales para la gestión de convenios de colaboración con centros universitarios en el extranjero, establecer dichos convenios, poner en marcha un aula para emprendedores, etc.

– Hoy, Florida mantiene también relaciones de acreditación con la Universidad Politécnica. ¿Cómo surgió esto?

– Uno de los principios básicos de Florida es su orientación a resolver las necesidades de las empresas en materia de formación, y una vez habíamos atendido, en la medida de nuestra posibilidades, las necesidades relativas a la gestión empresarial, vimos que también existía una demanda de titulados superiores con formación en ingeniería.

Estamos hablando de un momento en el que la industria del mueble y del sector metalmecánico en esta comarca estaba en pleno crecimiento. Y nuevamente repetimos el proceso de acercamiento a la universidad, en este caso a la Politécnica, que es donde estaban encuadradas las ingenierías.

MODELO FLORIDA

– ¿Podemos hablar de un modelo Florida como algo diferenciado del resto de modelos docentes?

– Nosotros pensamos que sí. Tenemos unas señas de identidad propias y claramente definidas desde nuestros orígenes, que se sustentan en tres compromisos que para nosotros son básicos: compromiso con las necesidades de la empresa, compromiso con la innovación y compromiso con el entorno social. Atender esos tres compromisos es algo que está presente siempre en todas nuestras decisiones y, por tanto, eso es lo que inspira nuestro modelo de actuación.

En el año 1991, en el marco de un amplio proceso de reflexión estratégica en el que de una u otra forma participamos muchas personas, formulamos nuestra Misión como centro formativo, que definimos de la siguiente forma: “La Misión de Florida es la formación de la persona, para conseguir su correcta inserción social y profesional”.

A la vista de la situación económica y laboral actual, no parece que sean necesarios cambios significativos en la definición de nuestra Misión, aunque yo hoy añadiría una coletilla: “… conseguir su correcgta inserción social y profesional, siendo emprendedor en su entorno”.

2013-nov-Florida-02

– El emprendimiento, la innovación, veo que para usted es algo fundamental en el modelo.

– Ha sido así desde nuestro orígenes, y no nos ha ido mal. Por ejemplo, cuando en España el sistema educativo estaba con el BUP y el COU, nosotros ya éramos uno de los cuatro centros experimentales que estaba desarrollando el modelo de Enseñanzas Medias. Por eso, cuando luego llegó la Logse, nosotros llevamos años de ventaja.

Tiempo después, cuando en el ámbito universitario empezó el debate sobre el llamado “modelo Bolonia” o Espacio Europeo de Educación Superior, mientras la mayoría estaba a vueltas con la regulación normativa (algo en lo que los centros no tenemos competencia para decidir), nosotros empezamos a plantearnos de forma radical el cambio de metodología educativa en las aulas, porque esa sí es nuestra competencia.

Por eso, cuando definitivamente se implantan lo grados, nuevamente nosotros tenemos el modelo bastante rodado: grupos de trabajo, competencias escaladas por cursos, prácticas en empresas, prácticas internacionales, etc.

EL FUTURO

– ¿Cuáles son los retos del futuro?

– Acabamos de actualizar nuestro Plan Estratégico y hemos establecido cuatro ejes básicos de desarrollo hacia el futuro para nuestra propuesta formativa: la internacionalización, la innovación, la capacitación organizativa y el desarrollo de la marca.

– ¿Qué se entiende en Florida por fomentar la internacionalización?

– Desde el principio Florida apostó por preparar a las personas para operar en el mundo, pero lo cierto es que durante estos últimos años el foco lo hemos puesto especialmente en el entorno europeo. Es relativamente habitual para cualquier alumno de Florida Universitària tener experiencias de internacionalización en el Reino Unido, Francia, Alemania, Dinamarca, Noruega o Finlandia. Y no estoy hablando solo de los “erasmus”, sino de experiencias específicas.

Para el futuro inmediato estamos pensando en abrir el foco de prioridades también hacia Latinoamérica. Hemos hecho ya gestiones con centros formativos en Colombia o Perú, e incluso tenemos convenios firmados ya allí, pensando en nuestros alumnos del área de turismo o de educación, aunque en principio no está cerrado a nada ni a nadie.

– Y en materia de innovación, ¿por dónde va a ir la apuesta de Florida?

– La innovación como principio para la acción está en el modelo desde el principio, lo que nos permite, por ejemplo, revisar sistemáticamente los contenidos de la oferta formativa, para ir adaptándola a las necesidades que vamos detectando en cada momento.

Dicho de otra manera: lo que se enseña en los grados hoy tiene significativas diferencias con los contenidos que se impartían hace años, porque las realidades a las que se tienen que enfrentar los alumnos cuando acaban su formación son radicalmente distintas.

Por otra parte, dado que en Florida no hay recursos ociosos, nosotros no podemos permitirnos el lujo de poner en marcha propuestas que no se sustenten sobre demanda real y consistente, por lo que antes de lanzar nuevas ofertas tenemos que estudiar muy bien su viabilidad.

Suscríbete a nuestra newsletter