El Marf se presenta ante las pymes como alternativa a la financiación bancaria

2014-feb-marf-1La escasez de financiación empresarial ha evidenciado con más fuerza que nunca que las pymes requieren alternativas a la financiación bancaria. Tal y como expone Isabel Giménez, directora general de la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros (Febf)necesitan poner en marcha de forma autónoma, mecanismos de supervivencia sostenibles a largo plazo, independientemente del ciclo económico. Pero esto supondrá en el caso español, alterar usos y costumbres, apelando hacia fuentes de financiación diferentes a la traidicionales”. Y en ese sentido, Giménez profundiza en el capítulo ‘La financiación de la pyme y la crisis’ del Observatorio sobre la reforma de los mercados financieros europeos (2013), que edita la Fundación de Estudiso Financieros, sobre una serie de alternativas financieras como son el crowdfunding, el capital riesgo, los business angels, la titulación de créditos de pymes, el MAB o el Mercado Alternativo de Renta Fija (Marf). Todo un conjunto de opciones financieras cuyo objetivo es aumentar la competitividad de la economía española y sobre todo, de la pyme.

[masinformacion post_ids=”19045,19028″]

Precisamente para dar a conocer una de las últimas alternativas financieras que se han presentado en el mercado, Deloitte celebró el pasado mes de enero en las instalaciones de la Febf una jornada en la que se expusieron los requisitos de acceso al Marf, mercado que ha arrancado este otoño, asi como sus costes y trámites. Salvador Navarro, tanto en su función de presidente de la CEV como de empresario, recalcó durante la presentación que realizó del encuentro, la importancia que tiene un canal de financiación alternativo como puede ser el Marf, sobre todo, “si se enmarca en una economía muy bancarizada como la española”.

Juan Corberá, socio director de Levante de Deloitte, secundó la opinión de Navarro y aún más, cuantificó en un 93%, la dependencia de las pymes a la financiación bancaria. “Esta dependencia, además coincide con un ciclo económico donde las entidades han tenido dificultades para dar financiación. Una coyuntura que las pymes ahora pueden aprovechar para dejar de estar en manos de los bancos” apuntó Corberá.

Entre los actores invitados a esta jornada destacó la participación de Gonzalo Gómez Retuerto, director gerente del Marf. En su opinión, la financiación para empresas ha cambiado motivada por la situación de la banca y su reestructuración en un marco de crisis donde ha habido menos predisposición a financiar. Así, consideró que “se trata de una situación estructural, que se va a quedar”.

El Marf se puso en funcionamiento el pasado mes de octubre. En 2013 fueron 13, las empresas que han emitido bonos en el mercado de capitales, lo que a juicio de Gómez Retuerto evidencia que “existe una demanda potencial de inversión en España, como preámbulo de un nuevo ciclo económico en el que los inversores quieren participar”.

¿QUÉ ES EL MARF?

El Marf se configura como una iniciativa para canalizar recursos financieros a un gran número de empresas solventes que pueden encontrar en este mercado una vía para obtener financiación mediante la emisión de títulos de Renta Fija. Se dirige de forma principal a inversores institucionales, españoles y extranjeros que desean diversificar sus carteras con valores de renta fija de compañías de mediana dimensión, habitualmente no cotizadas y con buenas perspectivas de negocio.

2014-feb-marf-2El Marf, explicó Gómez Retuerto, ofrece a las empresas unos requisitos de acceso más flexibles que los existentes en los mercados regulados de deuda, permitiendo una mayor agilidad y simplificación en la tramitación de las emisiones, así como un menor coste de las mismas. Así, por ejemplo no se requiere que la contabilidad siga los estándares internacionales o tampoco necesita folleto sino que basta un documento informativo a la hora de incorporar los valores al mercado. Junto a estas ventajas, el director gerente del Marf, añadió que las emisiones de bonos van dirigidos a inversores cualificados y por encima de los 100 millones de euros (fondos de pensiones, compañías de seguros, family office, banca privada, entidades de crédito, de inversión colectiva así como fondos de inversión libre  o empresas con excedente de tesorería).

Otro de los actores que participan en el proceso de incorporar los valores al Marf son los Asesores Registrados, cuya función es la de asesorar a las empresas que acuden al Marf en cuanto a los requisitos normativos y otros aspectos de la emisión en el momento de su preparación y que deben extender su asesoramiento a lo largo de la vida de la emisión.

Como empresa de servicios, Deloitte está presente en este proceso como asesor registrado. Juan Carlos Cid, socio responsable de Marf en Deloitte expuso la propuesta de valor que aporta esta firma, que como asesor cuenta con un equipo multidisciplinar (formado por expertos en mercados capitales, analistas financieros y en finanzas corporativas ) que ofrece a las pymes una visión integral a la salida de la emisión.

Además, Cid señaló que “Deloitte, además, ofrece a las pymes como valor añadido su labor de auditor de cuentas para también favorecer y facilitar la calificación del rating”, que necesitarán las pymes a la hora de colocar sus emisiones.

A juicio de Juan Carlos Cid, el proceso de preparar la documentación para los inversores puede durar hasta tres meses. En este punto hizo especial hincapié en el papel del marketing dentro del esquema de emisión al destacar que “cuanto más conocido sea el valor más éxito tendrá en su colocación”.

Según señaló el experto de Deloitte, el Marf es un canal de financiación interesante para compañías inmersas en una expansión internacional, con Ebitda en torno a los 12 millones de euros y para una emisión de entre 10 y 15 millones de euros. Además recordó que para acceder al Marf no se establecen límites por tamaño, actividad, Ebitda, volumen de negocio, etc.

Suscríbete a nuestra newsletter