La información económica de los líderes

Una planta en Argelia, crecer en el mercado internacional y mantener el liderazgo nacional, retos de Dulcesol

Archivado en: 

2014-febrereo-premios-dulcesol-Rafael-Juan-GerenteHace cinco años, el Grupo Dulcesol se marcó como un objetivo estratégico de primer orden la internacionalización, como palanca de crecimiento y diversificación.

“Durante este tiempo, hemos ampliado el equipo de personas dedicadas a esta área, la hemos dotado de autonomía organizativa y hemos invertido recursos financieros para potenciarla. Además, nuestra organización ha experimentado un notable cambio de orientación hacia el exterior. Hemos realizado un esfuerzo importante de adaptación de productos, formatos y  presentaciones a las exigencias de nuestros clientes”, manifiesta Rafael Juan, consejero delegado de Dulcesol.

Todos los departamentos y áreas funcionales de empresa, “sin excepción”, se han involucrado en el desarrollo de este proceso: calidad, marketing, administración, proceso de datos, producción, proyectos, logística, recursos humanos,… “toda la organización, en su conjunto, participa y trabaja activamente en la consecución de este objetivo”, aclara el máximo responsable de la firma.

Y el camino no está siendo fácil, dadas las características de los productos que fabrica, principalmente productos de bollería, pastelería y panadería industrial. “Los principales inconvenientes que nos encontramos a la hora de exportar son el coste de transporte, que incide mucho en el coste final en destino del producto, y las fechas de caducidad que exigen los clientes internacionales”, confirma Juan.

La solución para superar los inconvenientes pasa por “esforzarse, ser más competitivos en costes productivos y seleccionar bien el surtido que se exporta para cumplir con las expectativas de calidad de los clientes”, concreta el consejero delegado.

Aunque Dulcesol exporta a más de 30 países, su foco estratégico está puesto en el área más próxima a sus fábricas. “Nuestro objetivo es conseguir una buena cuota de mercado en los mercados definidos como estratégicos –Portugal, Francia, Italia, Reino Unido y el Maghreb– y aprovechar las oportunidades que se nos ofrezcan en el resto de países”.

Los resultados acompañan a los esfuerzos –en 2013 el crecimiento en los mercados exteriores fue del 31,2%– y las ventas al extranjero supusieron ya el 13% de la facturación total. “Para el 2014, nuestro propósito es seguir creciendo, aunque será complicado igualar el resultado de 2013”, confiesa Juan.

“En general, y aunque siempre hay excepciones, el sector de la alimentación es un sector que está menos influenciado por los ciclos económicos. No experimentamos grandes crecimientos en épocas de expansión pero, en contrapartida, nos afectan menos los periodos de crisis”, recuerda el empresario.

“En nuestro caso concreto, hemos logrado mantener el nivel de actividad e incluso crecer pese a la turbulenta situación económica de estos últimos años. En este sentido, hemos sido capaces de aumentar ligeramente el número de contrataciones, por lo que nos sentimos especialmente orgullosos”, indica Rafael Juan.

NUEVOS RETOS

2014-febrereo-premios-dulcesol-donutsDulcesol dispone de filiales comerciales en Portugal, Francia, Marruecos y Argelia, estas dos últimas en propiedad compartida con socios locales.

Pero sin duda, el proyecto más importante que aborda la empresa agroalimentaria es la ejecución de una planta de producción en Argelia que estará operativa a partir del tercer trimestre de este año. “En principio, la producción de esta planta se destinará exclusivamente al mercado argelino, aunque no descartamos, a medio plazo, abordar otros mercados vecinos”, explica el empresario, quien también prioriza consolidar el mercado marroquí.

Para Rafael Juan, los principales retos para este año pasan por la puesta en marcha de esta planta en Argelia, el crecimiento en los mercados internacionales estratégicos y mantener la posición de liderazgo en el mercado nacional.

De hecho, en España la firma sigue creciendo. Según Rafael Juan gracias “al posicionamiento de nuestra marca y que nuestra política de precios se adapta mucho mejor a un entorno de estancamiento de la demanda y racionalización de la cesta de la compra -lo que se ha dado en llamar compra inteligente-”.

Juan considera que la tendencia en el aumento del consumo de la marca de distribución se está frenando ligeramente, aunque no así en el sector agroalimentario. De hecho, esta línea de negocio supone para la compañía un 50% en valor en productos de pastelería, mientras en pan y en otras categorías la cuota es claramente más alta. “Debido a la situación económica el precio se ha convertido en un factor todavía más relevante en las decisiones de compra. Por este motivo, la marca de distribución ha crecido en cuota de mercado y es el segmento que más se ha incrementado durante los últimos años”.

No obstante, las ventas de productos con marca Dulcesol también han seguido aumentando. “Estamos satisfechos con el cierre del ejercicio 2013. Hemos registrado un buen crecimiento, tanto en producción como en facturación. El presente ejercicio se presenta con nuevos retos y queremos seguir en la senda de crecimiento tanto en el mercado nacional como internacional”, confía el máximo responsable.

DETECTAR OPORTUNIDADES

2014-febrereo-premios-dulcesol-croissantOtro de los objetivos estratégicos de la compañía es la diversificación. Muestra de ello es la nueva planta de alimentación infantil que arrancó fabricando potitos el pasado año. En 2013, Dulcesol lanzó al mercado una nueva línea de negocio de alimentos infantiles, desarrollando una gama de tarritos de frutas, carnes y pescados que comercializa tanto en el mercado nacional como en el exterior.

“En esta apuesta por la diversificación, la prioridad es consolidar esta nueva gama que se une a la bollería, al pan de molde y a las cremas de cacao”, confirma Juan.

En este sentido, la innovación es una de las claves para asegurar el crecimiento de la empresa. De hecho fue la primera empresa española de su sector en obtener la certificación UNE 166002:2006 en I+D+I. “Así lo entendemos y así lo practicamos. Somos una organización en permanente cambio a todos los niveles: productos, procesos y gestión. Solo así conseguimos adaptarnos a un mercado en permanente transformación”, pone de relieve Rafael Juan.

Hace años, que la compañía no dudó en apostar por la integración vertical, complementando su actividad principal con la explotación de una granja avícola destinada a la producción de huevos para su propio consumo, así como una planta ovoproductora para obtener el huevo líquido que abastece sus fábricas.

“Partir de los mejores ingredientes y elaborar productos de total confianza y calidad, según una larga tradición familiar” ha posicionado a este grupo de empresas de capital íntegramente valenciano, cuyos orígenes se remontan a la década de 1950, en la principal empresa fabricante de bollería y pastelería industrial de nuestro país, con la vista puesta, ahora más que nunca, en el exterior.

Suscríbete a nuestra newsletter