Aimplas presenta nuevos desarrollos en biomateriales

2013-dic-Redit-jornada-aimplas

Aimplas (Instituto Tecnológico del Plástico) dio a conocer nuevos desarrollos en biomateriales y una nueva tecnología para descontaminar el material reciclado y así poder ampliar el campo de aplicación del mismo. Entre los nuevos desarrollos con biomateriales cabe destacar el proyecto Bread4pla con el que se pretenden valorizar los residuos de la industria de la panadería y la bollería, que hasta ahora no tenían ningún uso, y conseguir envases de PLA (ácido poliláctico) biodegradables y respetuosos con el medio ambiente, que vuelvan a ser utilizados por la misma industria de la que proceden.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]La investigación que está financiada por el programa Life+ y cuenta con el apoyo del Ivace, los fondo Feder y el Ministerio de Ciencia, permitirá obtener envases 100% biodegradables y que procedan al menos un 95% de fuentes renovables.

En la misma línea se enmarca el proyecto Bugworkers, a través del cual se está desarrollando por primera vez un plástico biodegradable producido íntegramente a partir de la paja de trigo y con las propiedades requeridas para ser empleado en la fabricación de electrodomésticos de gama blanca y en el sector de la electrónica doméstica. Por otro lado, a través del proyecto Descontapol se investiga la eliminación o drástica disminución de sustancias críticas en materiales plásticos reciclados que inicialmente limitan su campo de aplicación, bien porque afectan a propiedades del material (por ejemplo presencia de volátiles que confieren fragilidad), bien porque están limitadas por la legislación (por ejemplo en contacto con alimentos) o porque constituyen un problema de rechazo por parte del cliente o consumidor (por ejemplo olores), entre otros aspectos.

Además de la mejora medioambiental propuesta en esta iniciativa se busca también una mejora de la competitividad, tanto de las empresas recicladoras que producen el material; como de las empresas transformadoras que lo usan ya que el coste de este tipo de materiales es considerablemente inferior.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter