Nuevas convocatorias en los programas de ayuda a la I+D+i empresarial

Director de B.I. Consulting 

2013-oct-OPI-Manuel-marco-BI-consultA día de hoy, el I+D+i se ha integrado en la mayoría del tejido productivo y de servicios del Estado español como clave de la competitividad. Para llevar a cabo este tipo de actividades, existen al alcance de las empresas españolas un amplío abanico de oportunidades que, mediante subvenciones y/o préstamos, suponen un importante incentivo para realizar este tipo de proyectos.

Este es el caso del actual marco operativo europeo, Horizonte 2020, que representa el mayor programa público de inversiones en el mundo, para impulsar la investigación, la innovación y la competitividad. A partir de Horizonte 2020, se ha definido el Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación, con una clara orientación internacional, reflejada en su estructura y en la estrecha alineación con los objetivos en materia de I+D+i establecidos en Horizonte 2020.

Dicho Plan es el instrumento de la Administración General del Estado en el que se recogen las actuaciones de fomento e impulso en materia de I+D+i, y contribuye, mediante la financiación de dichas actuaciones, a la consecución de los objetivos y prioridades incluidos en la “Estrategia española de ciencia y tecnología y de innovación”.
Las actuaciones de la Administración General del Estado contenidas en el Plan Estatal se ordenan en cuatro programas, en los que, a excepción del segundo, se integran las ayudas para las empresas:
1º. Promoción del talento y su empleabilidad en I+D+i.
2º. Fomento de la investigación científica y técnica de excelencia.
3º. Impulso al liderazgo empresarial en I+D+i.
4º. I+D+i orientada a los retos de la sociedad.

Oportunidades disponibles

Estos programas, coordinados por el Ministerio de Economía y Competitividad, se despliegan en subprogramas, en su mayor parte de carácter plurianual, en los que se incluyen distintos programas de ayuda. Las principales oportunidades a tener en cuenta por parte de las empresas son las siguientes:

> Promoción del talento y su empleabilidad en I+D+i: Incluye líneas de financiación para la contratación de personal dedicado a actividades de I+D+i y/o su gestión, que alcanza el 100 % de los costes de contratación, más costes indirectos. En total, hay 116,5 millones de euros a disposición de las empresas y organismos de investigación.

> Impulso al liderazgo empresarial: Programa gestionado íntegramente por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (Cdti), adscrito al Ministerio de Economía y Competitividad. Financia proyectos de I+D+i individuales y en cooperación, para grandes y pequeños consorcios, que pueden ser anuales o plurianuales, con convocatorias específicas y otras abiertas durante todo el año. En total, este programa cuenta con más de 430 millones de euros para proyectos de I+ D y 250 millones de euros para proyectos de innovación.

> I+D+i orientada a los retos de la sociedad: En este programa se incluye la nueva ayuda Retos Colaboración, que sustituye al subprograma Innpacto, y que este año cuenta con 550 millones de euros, con los que pretende promover e incentivar los proyectos en colaboración de empresas y organismos de investigación.

También cuenta con el programa Retos Empresa, con el que Cdti va a financiar aquellos proyectos que respondan a las demandas tecnológicas orientadas a los retos de la sociedad, con una bolsa de ayudas disponible de 341 millones de euros.

Adicionalmente a estas interesantes vías de financiación, según hemos mencionado al inicio, se abre un nuevo abanico de oportunidades a nivel europeo, con el nuevo programa operativo denominado Horizonte 2020, que integra por primera vez los tres principales programas europeos de financiación que existían de la I+D+I: 7º Programa Marco de I+D, Programa de Competitividad e Innovación (CIP), y las actuaciones del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT). Se pretende con ello cubrir el ciclo completo de la idea hasta su comercialización en el mercado, tendiendo puentes sobre el periodo conocido como “valle de la muerte”, en el que las empresas invierten recursos, pero esta inversión aún no revierte en beneficios. Su objetivo general se llevará a cabo a través de tres prioridades, que se refuerzan mutuamente:

a) Ciencia Excelente: Cuyo objetivo es reforzar y ampliar la excelencia de la base científica de la UE, así como a consolidar el espacio europeo de investigación para hacer que el sistema de investigación e innovación de la Unión resulte más competitivo a escala mundial.

b) Liderazgo Industrial: Con el objetivo de acelerar el desarrollo de las tecnologías e innovaciones que sustentarán las empresas del mañana y ayudar a las Pymes innovadoras europeas a convertirse en empresas líderes en el mundo. 

c) Retos Sociales: Esta parte responde directamente a las prioridades políticas y retos sociales expuestos en la estrategia Horizonte 2020. Propone estimular la masa crítica de esfuerzos de investigación e innovación necesaria para alcanzar los objetivos políticos de la Unión. Resalta el importante apoyo que se va a dar a la Pyme, destinando un 7% del presupuesto de cada reto social a ellas.

Un proyecto-una financiación

Este nuevo marco operativo intentará simplificar los procedimientos y las subvenciones, incorporando la fórmula: un proyecto-una financiación. Subvención hasta 100 % de los costes elegibles (limitado hasta un máximo del 70% para proyectos próximos al mercado), unificando el mismo porcentaje para todos los beneficiarios y actividades.

Introducirán nuevas formas de financiación de la innovación: pago contra resultados (“output based funding”); compra pública pre-comercial y compra pública innovadora; premios (de reconocimiento y para inducir actividades futuras), instrumentos financieros ampliados: prestamos, garantías, capital, etc.

El nuevo programa de financiación europeo se presenta como una alternativa adecuada para reactivar las líneas de I+D e innovación en las empresas, y será a partir del 11 de diciembre cuando se lanzarán las nuevas convocatorias de los programas de trabajo bianuales (2014-2015), en las que se definirán los “topics” estratégicos de cada prioridad.

Esta es, sin duda, una gran oportunidad para las empresas españolas, de obtener fondos europeos para sus proyectos, principalmente para las Pymes, que contarán dentro de la prioridad de Liderazgo Industrial, con un programa específico de ayudas, como gran novedad.

A la vista de todos los incentivos disponibles, podemos concluir que comienza para las empresas un período de grandes oportunidades. Es muy importante, pues, realizar un buen análisis y una buena planificación de los proyectos y convocatorias a los que éstos pueden optar. Ésta será la clave del éxito para la optimización de las oportunidades.

www.biconsultores.com

Suscríbete a nuestra newsletter