Aido celebra 25 años con la vista puesta en nuevos desarrollos tecnológicos

Aido

 

El Instituto Tecnológico de Óptica, Color e Imagen, Aido, cumple 25 años innovando para las empresas. Cuando un centro tecnológico celebra su veinticinco aniversario, lo primero que se puede decir es que es una entidad consolidada, que ha sabido ganarse el prestigio y el reconocimiento internacional en el desarrollo de las tecnologías ópticas aplicadas, también llamada fotónica.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]El presidente, Rafael A. Ros y Emilio Pérez, director de la entidad hacen balance de estos años en los que el instituto ha llevado a cabo más de 2.000 proyectos de I+D+i, 500.000 ensayos, un millón de alumnos en actividades formativas, 20.000 clientes satisfechos, más de cien personas en plantilla, 5.000 m2 de instalaciones y ocho millones de euros de inversión en equipamiento, entre otros hitos.

“Cuando una empresa, orientada para un fin y una misión como la nuestra, cuenta con profesionales altamente cualificados, el éxito está prácticamente asegurado”, asegura el presidente de Aido, Rafael A. Ros que, sin caer en la autocomplacencia –porque es consciente de que todo es mejorable–, valora muy positivamentes estos 25 años de trabajo.

rafael ros– Desde su perspectiva como empresario, sr. Ros, ¿cuál cree que ha sido la contribución de Aido en la evolución de la innovación en las empresas y, en especial, en las pymes?

– Para las pymes con inquietudes innovadoras, que no suelen tener medios tecnológicos ni recursos financieros propios para invertir en I+D+i, los centros como Aido son socios tecnológicos imprescindibles. Como empresario, puedo decir que en mi compañía hemos desarrollado proyectos innovadores que sin un centro como Aido hubieran sido imposible acometer.

Concretamente, entre otras iniciativas, hemos desarrollado equipos ópticos de última generación que nos han permitido abrir nuevas líneas de producto, internacionalizarnos y situarnos en una posición privilegiada en los mercados a los que van dirigidos.

Aido siempre ha apostado con coraje y valentía por la innovación. A menudo escuchamos que los valientes son los que se arriesgan, los que se la juegan y apuestan por una vida distinta; en nuestro caso es una lucha por crear nuevos productos y servicios para la empresa, cuya construcción se prevé de inicio siempre difícil, incluso imposible.

El coraje en Aido siempre ha sido representado como la fuerza al servicio de otros. Entendemos que aquello que queremos crear o cambiar tiene tanto sentido que nos puede llevar a arrastrar nuestros miedos. Así, en este tiempo, he sido testigo de cómo hemos sido capaces de levantarnos ante la adversidad.

– En el contexto económico actual, ¿cree que sigue vigente la necesidad de apostar por la I+D+i por parte de las empresas?

– La apuesta por la I+D+i no tiene fecha caducidad, siempre está en vigor. Si la investigación no es igual que el desarrollo tecnológico ni la innovación, lógicamente estos tres factores no deben de financiarse de igual forma. La Administración valenciana tiene que ver en sus medidas de apoyo una forma de retorno que en más o menos espacio de tiempo llevará a salvar la incertidumbre y la aversión al riesgo que los empresarios valencianos ven en la apuesta hacia la I+D+i.

Por lo tanto, es necesario que la Administración actúe pues de otra forma el mercado no intervendría. Es importante que se planifiquen objetivos científicos y tecnológicos y que sean acordes a los contemplados en las estrategias globales de la Administración central y en la dinámica europea del Horizonte 2020. Tiene que haber una estabilidad en el apoyo a los centros tecnológicos y a las pymes que apuestan fuertemente en estas áreas para no depender de convocatorias anuales. Por el contrario, hay que exigirles a los institutos una excelencia científica y un mayor dinamismo de oportunidades de cara al mercado.

Emilio Pérez, director de Aido

Emilio Pérez, director de Aido

Por su parte, Emilio Pérez, director de Aido, destaca que el instituto no para de abordar nuevos proyectos, “adelantándonos a las necesidades tecnológicas que en materia de fotónica van a requerir las empresas en los próximos años. Aunque es difícil exponer brevemente nuestras líneas de desarrollo tecnológico, algunas de ellas son el análisis hiperespectral, impresión funcional y electrónica, sensores ópticos,microfabricación láser, metrología óptica dimensional, TIC-MEDIA, y láser cladding, que es la aportación simultanea de polvo micro-granulado de un material metálico, cerámico u otros, junto con el aporte energético de un haz láser de alta potencia, consiguiendo que este aporte de material sea incorporado a un determinado sustrato. 

Entre los proyectos en los que Aido trabaja con empresas, Pérez destaca aquellos que cuentan con autorización de la empresa para su difusión, como el trabajo llevado a cabo para Kronomav, en el que se desarrolló un sistema 3D inmersivo, tanto en la imagen como en el sonido, para retransmitir en directo grandes eventos. También junto a Visiofish creamos un sistema automático de detección en tiempo real de malformaciones en alevines entre las especies acuícolas más comerciales. Otro ejemplo más, ha sido el desarrollo e investigación de nuevas tecnologías para la automatización de los procesos de montaje aeronáutico para Eads-Casa.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter